Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Hacienda exprime más 150 millones y beneficia a Codere

Las empresas de juego online y el ministerio de Hacienda vuelven a estar en el ojo del huracán. Según recoge la agencia de noticias Bloomberg, el ministro Cristóbal Montoro arrancó de algunas de las principales firmas del sector de apuestas por Internet más de 150 millones de euros en concepto de una serie de impuestos atrasados por los que dichas empresas debían tributar. Además de las arcas públicas, el gran beneficiario de esta operación fue la empresa Codere, principal rival de los operadores online. Hacienda ha publicado un desmentido negando el tráfico de influencias en el que asegura que emprenderá acciones legales contra Bloomberg.

Compañías como Betfair o William Hill -ambas con sede en Reino Unido- tuvieron que plegarse a las exigencias del ministerio de Hacienda, al ser advertidas de que corrían el riesgo de perder los permisos para operar en España. Estos requerimientos apuntaban directamente las apuestas que sus clientes habían realizado entre los años 2008 y 2011 a través de sus webs con sede fuera España.

Estas compañías, que aseguraban que las leyes esgrimidas por el Gobierno databan de 1966 y 1977 y, por tanto, no podían aplicarse al negocio del juego online, se vieron obligadas a pasar por caja para evitar la exclusión del mercado del juego, valorado en 27.000 millones de euros.

La maniobra tuvo como principales beneficiados al Tesoro español pero también a la empresa Codere -con sede en Madrid-, cliente del lobby Equipo Económico del que, hasta el año pasado, era socio el hermano de Cristobal Montoro. Además, el presidente de dicho lobby es Ricardo Martínez Rico, cuyo hermano Felipe es el jefe del gabinete del ministro de Hacienda.

Según fuentes consultadas por Bloomberg, esta empresa presionó al Gobierno en nombre de Codere para que sacara adelante esta iniciativa mientras la Ley del Juego era presentada en el Parlamento.

Así las cosas, las principales casas de apuestas tuvieron que rascarse el bolsillo para evitar perder sus licencias. Betfair anunció el pasado mes de mayo en un comunicado que realizó un pago de 10 millones de euros, en el caso de Bwin fue de 31 millones y otras compañías como Ladbrokes o William Hill no precisaron estas cantidades aunque tampoco negaron la existencia de dichos pagos.

Máxima tensión entre Gobierno y operadores

El pasado mes de marzo, las casas de apuestas comenzaron a recibir notificaciones de la oficina contra el fraude fiscal por las que les avisaban de que podrían perder sus licencias de juego si no regularizaban su situación. Dos meses más tarde, Enrique Alejo, director general de ordenación del juego nombrado por el propio Montoro, fue quien apremió personalmente a los ejecutivos de estas compañías para que regularizaran su situación.

La tensión fue progresivamente en aumento y finalmente los ejecutivos y asesores de empresas del sector como Betfair, Bwin, Pokerstars o William Hill se reunieron en persona con Alejo en la antigua sede del regulador en la madrileña calle Capitan Haya. Durante más de hora y media, dichos empresarios acusaron a los funcionarios de bloquear el proceso de concesión de licencias plegándose a los intereses de una empresa concreta -sin nombrar expresamente a Codere- y algunos de ellos amenazaron con abandonar el mercado español.

Tras asumir el cargo en diciembre de 2011, Cristobal Montoro suspendió el proceso de concesión de licencias y nombró un nuevo director que determinara quien conseguiría licencias para operar en España. No es la primera vez que desde distintos medios extranjeros se acusa al ministro de Hacienda de mantener conflictos de intereses con distintas empresas. The Wall Street Journal ya mencionó sus influencias en la reforma de la Ley Energética, mientras que otras agencias como Reuters ya situaron a Abengoa como principal beneficiario de los subsidios a la energía solar térmica en España.

Fuente: El Confidencial