Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Los ‘juegos sociales’, en el punto de mira de Hacienda

Los ‘juegos sociales’, en el punto de mira de Hacienda

El Gobierno prepara la regulación del sector tras recaudar 94,5 millones de la industria ‘on line’ en seis meses

Tras la concesión de las primeras licencias para el juego on line el pasado junio, el Ministerio de Hacienda le ha echado el ojo a un nuevo mercado: el de los llamados juegos sociales –social gambling, en inglés–.
Esta industria, que ha legado videojuegos como FarmVille, Angry Birds, Dragon City, Candy Crush o Los Sims, cuenta con cientos de millones de usuarios activos en todo el mundo y bajo al calor de internet, las redes sociales y el desarrollo de las aplicaciones y de los smartphones.

Según los únicos datos globales que ofrece Apple, en 2012 se descargaron 20.000 millones de aplicaciones, 2.000 de las cuales se dieron sólo en diciembre. Es presumible que de las 23 categorías en las que se ordena la tienda de aplicaciones de la compañía de la manzana, la AppStore, una parte notable provenga de los apartados de juegos y de entretenimiento.

En un encuentro, el pasado jueves,con los operadores virtuales de la industria del azar, el director general de Ordenación del Juego, Enrique Alejo, se refería de este modo al asunto: «Los juegos sociales los vemos con atención y preocupación». Sus palabras, a juicio de varios de los asistentes a la reunión, tienen mucho que ver con las dificultades para regular un mercado donde el primer escollo reside en la falta de datos concretos de ingresos y su reparto por países. Además, en el hecho de que, al igual que en su momento ocurría con los juegos de azar en internet, elmodelo de negocio se asienta en el micropago a desarrolladores de juegos y a empresas
cuya sede está lejos de nuestras fronteras. No en vano, en un artículo reciente, el responsable de la relación de Facebook con los desarrolladores de juegos en Europa, Julien Codorniu, sostenía que algunos de los centros neurálgicos de esta industria está hoy en ciudades como Moscú, Tel Aviv o Helsinki. «Nos hacen pagar impuestos, cuando el regulador ha dejado ahí una ventana abierta», afirma uno de los operadores virtuales de juego con licencia en España. Ahora que una parte del sector ya tributa y funciona al amparo de la ley, defiende que los juegos sociales se encuentran «en un vacío legal, como a lo mejor lo hubo en su época con nosotros», reconoce.

El portavoz de esta empresa extranjera radicada en España sugiere otra desventaja competitiva respecto a los juegos sociales: las implicaciones éticas y morales. «A muchos les parece más aceptable gastarse el dinero en comprar pienso para los animales de una granja virtual que en una partida de póquer», resume. Y eso «vale también para los menores, que pueden acceder libremente a estos juegos».

Desde Hacienda puntualizan que, respecto a la regulación de los juegos sociales y otras variantes, «la cosa no va tan rápida» y sólo confirman que «todo está en fase de análisis». Su hoja de ruta para 2013 se limita a aludir en reiteradas ocasiones a los «riesgos» que afronta este mercado. Según los datos que maneja Hacienda, estos juegos tienen un millón de jugadores y 600.000 usuarios únicos en España; 100 millones de euros en depósitos que los españoles tienen en cuentas de estas casas de apuestas; 2.350 millones facturados entre junio y noviembre de 2012 y 94,5 millones recaudados en impuestos.

Fuente: El Mundo