Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

La regulación del juego online, ¿una buena decisión?

La regulación del juego online, ¿una buena decisión?

Obligó a cerrar muchas páginas que no podían hacer negocio con la nueva situación y muchos jugadores han huido literalmente del país.

Mucho se ha hablado desde que entró en vigor la ley que regula el juego online en España acerca de las consecuencias que ésta tendría en el funcionamiento del negocio, de los jugadores, y en general, dentro de todo el mundillo de los juegos de azar. Cierto es que los casinos online (como http://www.casinoonlineespana.es) mueven buenas cantidades de dinero y que, al operar en el país, es beneficioso que paguen unos impuestos, pues todo ingreso que vaya a parar a las arcas del estado es, en teoría, beneficioso para los ciudadanos.

Por otra parte, la mayor ventaja que se puede observar es en lo referente a la seguridad, pues al estar tratando con sites con licencia, y en la mayoría de los casos, con empresas de gran tamaño, se ofrecen mayores garantías a los jugadores. Así que, en principio, nada que objetar a lo que tranquilidad del usuario se refiere.

Ahora bien, no es oro todo lo que reluce. Las regulaciones, como ya se han demostrado históricamente (no sólo en el juego online, sino en todos los aspectos desde la aparición del capitalismo allá por el final del siglo XVIII), no son una panacea a la hora solucionar problemas, y no sería el primer caso en el que un negocio acaba desmoronándose por ellas, o convirtiéndose en un lastre para los ciudadanos cuando no es capaz de sobrevivir sin las ayudas del estado.

La regulación ha tenido varias consecuencias que quizá no sean todo lo buenas que uno podría esperar. En primer lugar, obligó a cerrar muchas páginas que no podían hacer negocio con la nueva situación, así como las que se quedaron fuera por falta de licencia o problemas similares. Páginas que antes de este proceso, sí podían competir en mayor o menor medida y contaban con un número de usuario y beneficios para existir cubriendo su nicho del mercado.

Pero el verdadero problema es el de los jugadores, y es que, muchos de ellos han huido literalmente del país. Muchos profesionales se han marchado a Portugal, o a Reino Unido, o a cualquier país en el que las leyes que controlan el negocio del juego no impidieran el normal desarrollo de la actividad. Para muchos de ellos, el aumento de impuestos hacía inviable el dedicarse a ello profesionalmente, además del problema que supone el cerrar el mercado al ámbito nacional: Menos lugares para jugar, menos mesas de calidad, menos activos en circulación…menos dinero que ganar. En juegos como el Póker (piedra angular del juego online) esto es más visible que nunca.

¿Acertamos con la regulación actual? El tiempo lo dirá.

Fuente: Sector del Juego