Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Juego responsable pero sin un excesivo proteccionismo al consumidor

Fue una de las conclusiones extraídas en el I Foro de Juego Responsable celebrado el pasado 5 de abril.

El pasado 5 de abril se celebró el I Foro de Juego Responsable. Una iniciativa impulsada por la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad y la Secretaría de Estado de Hacienda con la participación de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ).

“El Foro Español de Juego Responsable pretende ser un instrumento de sensibilización en un momento en el que la oferta y la publicidad del juego están más presentes y ubicuas en nuestra sociedad. El Foro es también una invitación a la sociedad en su conjunto, a las instituciones y a los operadores, a participar en la reflexión sobre la mejor estrategia de Juego Responsable a seguir”, han señalado desde la DGOJ. El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, comunicó que en el primer trimestre de 2013 existían en España 1,162 millones de registros de jugadores en internet y que “cada vez habrá mayor número de personas involucradas en esta actividad de ocio”. De ahí que el juego online y la preocupación por una conducta responsable de todos los actores de la industria haya dado lugar a la creación de un Consejo Asesor de Juego Responsable que desde febrero diseña propuestas en esta materia. En España se jugaron en internet un total de 1.359 millones de euros durante el cuarto trimestre de 2012, un 24 % más que el trimestre anterior, según datos del ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Los ingresos netos del juego online fueron de 115 millones de euros durante el último semestre del pasado año, con una estimación anual alrededor de 230 millones, según el ministerio. La Comisión Europea ha pronosticado que en 2015 el sector ingresará 13.000 millones de euros en toda la Unión Europea. Según el ministerio, es un sector muy dinámico con una previsión de crecimiento de ingresos del 15% anual en 2013, 2014 y 2015.

El primer panel hacía referencia a “Los operadores y el juego responsable”. Participaron Luis Hernández (Eurojuego Star), Francisco Pérez (Ladbrokes), Juan Barrachina (Luckia), María José Gallardo (R.Franco) y Carlos González (Unidad Editorial).

La primera pregunta fue acerca de la necesidad de regulación del juego y si es necesaria regulación distinta para juego online y para juego presencial, o si era mejor una regulación única. Luis Hernández alegó que la regulación era necesaria pero a la vez tenía que ser flexible. Francisco Pérez dijo que era indiferente pero debía, sobre todo, ser eficaz. Juan Barranchina abogó por la autorregulación y Maria José Gallardo opinó que era necesario educar para jugar de forma responsable. Además Gallardo cree fundamental el establecimiento de reglas claras favoreciendo una regulación flexible con responsabilidad del fabricante, acorde con la realidad y las nuevas generaciones de jugadores. Carlos González consideró tres puntos a tener en cuenta: 1) política de juego responsable individual, 2) autorregulación entre operadores, es decir, autocontrol 3) autorregulación incluyendo organizaciones en defensa de consumidores y usuarios y 4) regulación por parte de la administración.

Otro aspecto abordado en este primer panel fue el establecimiento de una política de juego responsable común para el territorio nacional o que cada CCAA fije su propio contenido.

En este punto Francisco Pérez opinó que el juego responsable no conoce de fronteras. “Hay que unificar criterios. Es una actitud del operador. Única y estatal con independencia que se atiendan a particularidades autonómicas”. Por su parte Carlos González también sugirió su carácter nacional. “En materia de política responsable ha de ser única e incluso a nivel europeo”. Luis Hernández mencionó que el fin es común y María José Gallardo también consideró que la regulación de juego responsable tiene la finalidad de velar por las personas independientemente de la política territorial. Juan Barranchina compartió el punto de vista de sus compañeros de mesa.

Por último se intentó responder a si es necesario un nivel de protección mayor y a quién le corresponde.

Luis Hernández manifestó que ante los grupos vulnerables los operadores han de tener una política de protección mayor pero sin estrangular la regulación económica. Carlos Gónzalez declaró que es necesario autocontrol pero teniendo en cuenta a las partes implicadas. “Son los organismos los que deben ser responsables sin estrangular operadores, pero que a la vez protejan a los usuarios”. Francisco Pérez opinó que la responsabilidad es de los que juegan. “Es necesario educar y ante los grupos vulnerables, se ha de tener un papel conjunto entre autorregulación y los usuarios”. María José Gallardo puntualizó que el ocio es un derecho de la persona y no se le puede prohibir. “No es bueno un proteccionismo absoluto”. Juan Barranchina dijo que el juego es una actividad de ocio y por tanto no es necesario ese proteccionismo.

El segundo panel era “Respuesta de la sociedad civil ante el fenémeno de los juegos de azar”. Intervinieron Juan Lamas (FEJAR – Asociación de Jugadores Rehabilitados), Antonio Jesús Molina (Asociación Proyecto Hombre), Jesús Aguirre (Comisión Mixta Congreso-Senado para el estudio de las adicciones) y Susana Jiménez (Psquiatra en el Hospital de Bellvitge).

Se habló sobre las actitudes del juego responsable ante la adicción. Jesús Aguirre señaló el componente genético de las adicciones. Susana Jiménez argumentó que el juego es una modalidad de ocio con un gran componente adictivo. “Entre el 1% y el 1,5% de la población sufren adicción al juego. Es un problema con consecuencias importantes”. Para Antonio Jesús Molina, el juego compulsivo se sitúa 1% y el 35% de la población. Una muestra que además consume cocaína y alcohol. Juan Lamas opinó que no se habla de juego responsable con menores.

También se intentó desvelar cuáles son los grupos de mayor riesgo y qué factores influyen en esa peligrosidad. Según Susana Jiménez es un trastorno muy heterogéneo. “Los factores son mayoritariamente genéticos: Jóvenes, personas de edad avanzada, personas que sufren trastornos, minorías étnicas, alcohólicos, drogadictos, menores que han sufrido déficit de atención en la infancia y personas desempleadas. Intervienen varios factores. Es una suma de todos ellos lo que desarrolla la adicción al juego”. Juan Lamas aconsejó que la política de tratamiento de Juego Responsable y la Administración han de establecer medidas de información y responsabilidad. Jesús Aguirre apuntó que los menores de edad son el grupo de mayor riesgo por el acceso a las nuevas tecnologías. “Los padres y tutores son los responsables y en este tipo de adicción muchas veces existe un policonsumo”. Antonio Jesús Molina categorizó a los los jóvenes con déficit de atención, control y abandono como el grupo más vulnerable.

Otra pregunta que se formuló fue si ¿Debe ser la información de juego responsable homogénea o debe de contar con particularidades para cada sector o grupo de riesgo?. Según Jiménez, la política de juego responsable deber ser homogénea pero el perfil está cambiando. “Cada vez son más jóvenes los adictos al juego porque han nacido en la era digital y los juegos que más seguidores tienen, son el póker online y las apuestas deportivas. La publicidad debe desarrollarse para iguales pero debería de tener más impacto en menores”. Para Molina el factor preventivo debe ser el medio de difusión pero con un mensaje “más claro y atractivo”. Aguirre opinó que se ha de llegar a los menores a través de las redes sociales. “Las campañas de publicidad deben ser específicas para hacerlo de forma selectiva para cada grupo de riesgo”. Lamas exigió parámetros de test de evaluación para los usuarios. “Han de estudiarse otras características: perfil, edad de jugadores…han de estudiarse previamente cada perfil”.

Todos coincidieron que la política social de juego responsable no solo debe ser responsabilidad de la Administración y sociedad sino de todos.

El último panel “La publicidad, los patrocinios y el juego responsable” estuvo compuesto por Alejandro Perales (Asociación de Usuarios de la Comunicación -AUC-), Carmen Rodríguez (Atresmedia), José Domingo Gómez (Autocontrol), María Rosa Rotondo (bwin), Ubaldo Cuesta (Psicología y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid) y Luis Miguel González (director de Ordenación del Territorio y Administración Local de Castilla y León).

Lo primero que se intentó responder es si son suficientes los mecanismos de protección. Carmen Rodríguez contestó que sí a nivel de publicidad, según artículo 7 de la ley 13/2011 de 27 de mayor de regulación del juego. Según Alejandro Perales la regulación es satisfactoria pero con carencias. “En la ley general de telecomunicaciones hay una propuesta de modificación de redes publicitarias pero los prestadores de servicios quedan fuera. Y son igualmente responsables”.
Para José Domingo Gómez, son necesarios reglas y mecanismos de conducta. “Los mecanismos de control de deben de complementarse con las corregulación y conducta condicionados a cada sector”. Luis Miguel González indicó que es necesario un reglamente específico que regule el juego. No existe. El sector empresarial debe aceptar esta regulación. María Rosa Rotondo puntualizó que un marco regulatorio de publicidad y contenido sería suficiente. Según Ubaldo Cuesta el juego es necesario, es un área empresarial importante, vivimos en un modelo capitalista. “Se necesita libertad para jugar, libertad empresarial y libertad publicitaria pero es una actividad peligrosa. El camino hacia la regulación es bueno pero ha de existir una mayor exigencia a la Administración y a Autocontrol”.

Los ponentes opinaron sobre el mensaje publicitario. Cuesta dijo que es eficaz si se hace bien. “Se han de aplicar correctamente teorías de la comunicación. Es eficaz la prevención primaria (redes sociales, tv, padres, en el colegio)”. Rotondo no ve evidencia científica de que el mensaje publicitario sea eficaz, es un punto de partida para valorar su eficacia. “Cuestionar la eficacia, no es cuestionar el mensaje”. González añadió que sería positivo pero prestando atención al sector. Para Perales la publicidad no es eficaz para conseguir que la gente no haga cosas. “El código de autorregulación no contiene directrices de cómo tiene que aparecer la regulación de juego responsable. El tema de los bonos regalos, preocupa”. Gómez considera que Autocontrol es el aplicador. “Ya se han determinado frases de juego responsable que antes no existían. La Ley del Juego no lleva un año de vida y el código de conducta se firmó el año pasado sin que pudiese definir todo. No es cuestión de autocontrol, es el conjunto de aquéllos que intervienen. El mensaje, por tanto, de juego responsable es positivo. Habrá que ver si es suficiente. Depende de los recursos. La introducción de mensajes por parte de las compañías, es positivo”.

“El Juego Responsable es, sin duda, una tarea de todos, de toda la sociedad, y en particular de los reguladores y de los operadores del sector del juego. El reto conjunto es el de conseguir establecer los mecanismos más efectivos de protección para toda la población española en riesgo, independientemente del juego en el que participen, y que si lo hacen de forma presencial u online, o de la Comunidad Autónoma en que vivan. Una estrategia compartida permitirá ofrecer una verdadera protección a los colectivos vulnerables y a los ciudadanos en general”, añaden desde la DGOJ.

Fuente: Sector del Juego