Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Juego online y posibles pactos internacionales con EE.UU. para la masa común de jugadores

Juego online y posibles pactos internacionales con EE.UU. para la masa común de jugadores

La American Gaming Association estima que millones de estadounidenses se gastan en torno a 4000 millones de dólares anuales en juego online. Numerosos representantes del Congreso son conscientes de esto y por ello no son pocos los esfuerzos empleados durante años para la consecución de una ley federal de juego online.

No obstante, ningún proyecto de ley ha salido adelante. Por el contrario, hay varias leyes federales actuales y vigentes de prohibición que se aplican al juego online. Las principals son: La Interstate Wire Act de 1961; La Interstate and foreign travel or transportation in aid of racketeering enterprises (The travel Act) de 1970;La Illigal Gambling Business Act (IGBA) de 1970 y la Unlawful Internet Gambling Enforcement Act (UIGEA) de 2006.

Por lo que se refiere a la distribución de competencias en materia de juegos de azar, podemos empezar diciendo que cada Estado de los EE.UU. posee competencias muy similares a las de nuestras Comunidades Autónomas. En el caso americano, los Estados tienen una amplia autonomía constituyente, legislativa, jurisdiccional y administrativa.

Sin embargo, al contrario de lo que ocurre en el caso español, la mayoría de los Estados prohíben, en el sentido “penal” toda forma de juego que no permitan expresamente. De momento son tres los Estados que han decidido abordar legalmente la actividad de juego online: Delaware, Nevada y New Jersey. Otros, como Illinois, Luisiana, Massachusetts, California, Iowa y Mississippi están valorando algún tipo de regulación para la legalización del juego online dentro de sus fronteras. Algo muy importante tienen en común las legislaciones de los tres Estados pioneros que analizaré muy brevemente a continuación y que hay que tener presente para no perderse en la inmensidad: permiten a los operadores ofrecer juego online a personas que estén localizadas físicamente dentro de las fronteras de sus Estados, es decir, el criterio no es el de la residencia, como en nuestro caso cercano de la Comunidad Autónoma de Madrid. Y como acabaré analizando, las normativas de estos tres Estados también brindan la posibilidad de poder llegar a acuerdos con otros Estados.

Delaware

Nueva Ley
En junio del 2012 se aprueba la primera ley estatal de regulación de juego por medios remotos, la “Delaware Gaming Competitiveness Act of 2012” que autoriza el juego a través de Internet bajo el control y operación de la Lotería Estatal de Delaware (operador que ostenta el monopolio).

Juegos autorizados.
Se trata de una amplia gama de juegos que incluye tanto los de mesa y las loterías como apuestas deportivas y otros. El calendario que recoge la Licitación (Request for Proposal) emitida por la Lotería de Delaware establece que tanto el otorgamiento de licencias y la posterior puesta en marcha de la operación de juegos online tendrá lugar no más tarde que el 30 de septiembre del presente año.

Nevada

Nueva Ley
El 21 de febrero de 2013 el Gobernador del Estado de Nevada, Brian Sandoval, firmó la Ley de la Asamblea 114 que modifica el Capítulo 463 “Licencia y control del Juego” de los Estatutos de Nevada (NRS) autorizando definitivamente el juego online en este Estado. El pasado 30 de abril de 2013 comenzaba a funcionar la primera página de póquer a manos de Ultimate Poker, sociedad participada principalmente por Station Casinos LLC.

Juegos autorizados
Por otro lado, el texto ya quedó modificado para especificar que el juego “interactivo” se refiere solo a los juegos de póquer por medios remotos, lo que no nos sorprende ya que los lobby de los casinos presenciales de Nevada así como los fabricantes de máquinas han influido mucho para que no se autoricen otros tipos de juegos online. Recordemos que el Gobierno de Nevada es altamente proteccionista con su principal industria, los casinos y resorts. A modo de anécdota destacaros que su constitución prohíbe todo tipo de loterías y a lo largo de 149 años ha habido algún intento de modificar este aspecto de la misma pero a la vista está que sin mucho éxito. En esta línea, cabe añadir que únicamente los casinos ubicados en el Estado podrán ser los operadores de las licencias de póquer online.

New Jersey

Nueva Ley
La Constitución de New Jersey establece que cualquier juego está prohibido, salvo modificación. Pues bien, han sido precisamente una serie de enmiendas las que han llevado hasta la legalización del juego online. El Gobernador Chris Christie firmó la Ley correspondiente el pasado 26 de febrero de 2013 convirtiendo a este Estado en el tercero en legalizar el juego online. Uno de los objetivos principales de esta Ley, el principal a mi criterio, es la reactivación de los casinos terrestres de Atlantic City y con ellos la generación de ingresos y crecimiento económico, repitiéndose así la misma estrategia seguida a finales de los años 80, también en una época de dificultades económicas. En la línea proteccionista de Nevada, la Ley se asegura de que sean los casinos terrestres los mayores beneficiados, pues la obtención de licencias solo es posible para los que posean una licencia de casino terrestre y los afiliados a los mismos. La ley introduce este nuevo término, los Internet gaming affliliates (“IGAs”), definidos como entidades propietarias u operadoras de un sistema de juego en Internet que operan en nombre del casino licenciado.

Juegos autorizados
Los juegos autorizados son todos aquellos que ya lo están para los casinos presenciales.

Acuerdos interestatales e internacionales. Retos y oportunidades.

Contexto
Delaware: 917,000. Nevada: 2,759,000. New Jersey: 8, 865,000. Estas son las cifras de los habitantes de cada uno de los tres Estados según el censo de EE.UU que, hasta el momento, autorizan de alguna forma y con requisitos divergentes el juego online en EE.UU. Las autoridades de los mismos reconocen la escasa masa de juego potencial y la necesidad de hacer el producto más atractivo con grandes jackpots, como en el caso de las loterías multiestatales Powerball y Mega Millions, y así evitar que los jugadores sigan jugando en redes ilegales. De esta manera, además, aprovechar para atraer a jugadores a los casinos y resorts presenciales. Por ello ya están estudiando la formalización de acuerdos entre estos Estados y otros que legalicen el juego en este canal. De hecho, los compacts o “acuerdos” entre Estados son protagonistas de las tres legislaciones recientemente aprobadas, pues a nadie se le escapa que es en esta posibilidad donde reside gran parte del valor del mercado y su atractivo (y por tanto el incremento correspondiente del ingreso fiscal).

Retos
Ninguna de las leyes federales expuestas prohíbe la regulación del juego a nivel estatal, con la condición de que este se ofrezca a personas localizadas físicamente dentro de las fronteras estatales. Ni la reinterpretada Wire Act, ni la UIGEA, que deja a salvo el juego online que se haga en los Estados donde sea legal, ni en ninguna de las otras mencionadas encontramos impedimento alguno. Sin embargo, el principal obstáculo para la celebración de estos acuerdos podría encontrarse en la propia Constitución Federal, concretamente en la interpretación del artículo 1, de la sección 10, cláusula 3 que contempla estos acuerdos. El artículo dice así:

“No State shall, without the Consent of Congress, lay any Duty of Tonnage, keep Troops, or Ships of War in time of Peace, enter into any Agreement or Compact with another State, or with a foreign Power, or engage in War, unless actually invaded, or in such imminent Danger as will not admit of delay.”

Lo que pretende esta cláusula es asegurar la supremacía nacional en asuntos internacionales y en las relaciones entre Estados y que sea el Congreso el que tenga la potestad para decidir sobre estas cuestiones. No obstante, según ha interpretado la jurisprudencia federal, su aplicación interestatal se ha flexibilizado mucho y se permite que se lleguen a estos acuerdos de simple coordinación, siempre y cuando no interfiera con la supremacía del Estado Federal (Casos States Steel Corp. v. Multistate Tax Commission y Virginia v. Tennesse) De hecho, las loterías multiestatales se rigen por compacts o acuerdos entre Estados y están gestionadas por una comisión. Estos acuerdos deberán ser comunicados al Departamento de Justicia (DoJ). Pero en cuanto a acuerdos con países extranjeros, esta cláusula sí parece tener una aplicación más estricta. En cualquier caso, hay que tener en cuenta lo delicado que ha sido siempre el tema del juego en el Capitolio.

La American Gaming Association indica que alrededor de 85 países han legalizado el juego online; Según un estudio de H2 Gambling Capital los ingresos brutos generados globalmente por el juego online son de 30.000 millones de dólares. Estos datos podrían llevarnos a acuerdos entre Estados de EE.UU. con otros del resto del mundo, como España. ¿Quiénes podrían firmar estos acuerdos? Las leyes de los tres Estados parecen indicar que son los gobernadores de cada Estado quienes tendrían dicha potestad pero, en el caso de acuerdos entre los Estados de EE.UU. y otros países extranjeros estaríamos hablando de verdaderos tratados internacionales que tendrían que regirse por el Derecho Internacional y sus mecanismos.

Lo que sí es cierto, como ya adelantábamos, es que se están preparando para la firma de estos acuerdos. La Comisión de Nevada (“NGC”), por ejemplo, ha solicitado apoyo informativo a la Comisión de Control de Juego de Alderney (“AGCC”) con la que tiene una relación de trabajo desde hace muchos años. La Comisión de la isla aconseja, entre otras cosas: que la regulación no sea muy específica para no encontrar trabas con las necesidades concretas de cada jurisdicción. Las cuestiones que deberían regularse han de ser la distribución de los ingresos tanto de la tributación indirecta (lugar de consumo) basado en la localización del jugador como de los ingresos del licenciatario; La recaudación de los tributos; Licencias conjuntas de operadores y proveedores de juego o la adopción de estándares comunes; Sistemas de resolución de controversias; Estándares tecnológicos comunes, incluyendo seguridad y localización; Riesgos de crédito trasfronterizos, protección de los depósitos de los jugadores, status regulatorio de medios de pago y auditoría; Desarrollo de estándares de de buenas prácticas que han de ser adoptadas por el regulador y los licenciatarios; Concreciones sobre la actividad interjurisdiccional de los juegos, pues los desafíos de una red de póquer, un jackpot de una lotería o una masa común de las “slots” son diferentes.

La AGCC también llama la atención a la NGC sobre el hecho de que el texto legal recién aprobado no parece autorizar acuerdos con países extranjeros, sino solo con otros Estados de la federación. Si esta es la interpretación correcta, y eso parece, en dicho caso se precisaría una nueva modificación en la próxima sesión legislativa si el Estado de Nevada quisiera llegar a acuerdo con países extranjeros.
Podríamos resumir los retos que suponen los compacts en tres grupos: tributarios, administrativos (reciprocidad de las licencias) y técnicos (inversión en la instalación de servidores y centros de datos en diferentes Estados, por ejemplo). Afrontar estos desafíos de manera fructífera dependerá en muchos casos del diálogo y cooperación entre los reguladores de las diferentes jurisdicciones.

Oportunidades

Con todo, estos acuerdos interestatales y en lo que nos incumbe principalmente, los internacionales, son una oportunidad clave de optimización de negocio tanto económico como de integridad y calidad, que quizás no se puedan permitir desaprovechar aquellos países que han regulado el juego online y que están al otro lado del Atlántico (R.U., Italia, España, Francia etc.) Algunos lo saben bien y ya están preparando el terreno. En cualquier caso, habrá que seguir muy de cerca la evolución de los acuerdos interestatales como un modelo ambicioso a seguir entre miembros de la UE adoptando actitudes receptivas a los cambios en las nuevas tecnologías del juego y cultura.

Fuente: elRecreativo.com