Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Debe ser regulado el Gambling Social?

Debe ser regulado el Gambling Social?

Cada día más de 800 millones de personas se conectan a las redes sociales para participar en juegos sociales como “FarmVille”, “Angry Birds” y “Los Sims”, y unos 173 millones de ese total juegan en casinos online como “DoubleDown” que permite a los jugadores comprar fichas virtuales con dinero real. Desde 2010, los juegos sociales han generado más de 2 mil millones de dólares.

El crecimiento de los juegos sociales y la necesidad de su regulación fue debatido en la 15° Conferencia Internacional del Juego y Asunción de Riesgo. En el Caesars de Las Vegas se realizó un simulacro de juicio a este sector de la industria.
El escenario detrás del caso era pura ficción, con la firma Alfa Co., que desarrolla y distribuye juegos sociales en Facebook y otros dispositivos móviles.

Sus juegos incluyen “Birds Lazy”, un juego que permite a los jugadores apuntar y disparar a los pericos con un cañón hacia una pila de alpiste para sumar puntos. Y un juego puzzle de palabras denominado “Words with Frenemies”.
Pero este simulacro de juicio se centró en “Slottopalooza”, un juego de máquina tragamonedas virtual en el que los jugadores pueden jugar por dinero virtual no rescatable.

Como la mayoría de los estados que regulan el juego, la imaginaria jurisdicción de “Playerville” define la actividad de juego como un juego de azar, en que los clientes pagan por jugar y para ganar un premio.

Pero una nueva ley aprobada por la Legislatura de Nevada, dice que cualquier juego de Internet con al menos dos de los tres elementos necesarios para el juego, no se puede ofrecer en Playerville sin haber sido aprobado por la Junta de Control de Juegos, que puede determinar si el juego pone en peligro la salud, la seguridad, el bienestar y la moral de los residentes de la imaginaria Playerville.

Descontento con la nueva ley, Alfa Co. llevó el estado de Playerville a la Corte, o sea la sala de conferencias del Caesars Palace.

El abogado de Alpha Co., Mitch Kamin, de la firma de abogados de California Bird Marella, hizo su declaración de apertura, considerando a la ley inconstitucional y que amenaza el bienestar de su cliente.

“Las leyes de juego tienen una lógica política, y parte de ella es histórica, y cuando se piensa en las leyes de juego, ¿qué piensa usted?”, dijo Kamin. “¿Usted cree en habitaciones oscuras, antros llenos de humo, actividad ilícita, trágicas historias de la ruina financiera … Los jugadores problemáticos odian los juegos sociales, ya que son no son divertidos para ellos”.
I. Nelson Rose, el abogado del Estado y profesor de la Facultad de Derecho de Whittier del sur de California, subió al estrado a continuación. “No estamos argumentando que esto es juego”, dijo Rose.

Desde que Slottopalooza de Alfa Co. requiere que los jugadores paguen con dinero real para jugar a en las tragamonedas, Rose dijo que los reguladores de juego deben examinar el juego para asegurarse de que no es perjudicial para los residentes.

Kamin entonces llamó a la su primer perito, Sally Gainsbury, profesor de la Universidad de Southern Cross, en Australia, que ha estudiado los juegos sociales.

Gainsbury describe la diferencia clave entre los juegos de casinos físicos y juegos sociales. Mientras que los jugadores pueden comprar fichas, no están jugando por la misma razón que un jugador podría jugar.

“No hay oportunidad de ganar algo de valor monetario”, dijo Gainsbury.

Gainsbury expresó que uno de los riesgos de la regulación de los juegos sociales es la creación de un tabú, que generalmente atrae a los adolescentes.

Pero lo más importante, aseguró, es que más de 2.400 sitios de apuestas con dinero real a través de Internet pueden hacer mucho más daño a los niños.

“Si va a haber un esfuerzo para regular una actividad y realmente poner esfuerzos en hacer que los niños estén protegidos, sería recomendable mirar el juego con dinero real”, opinó Gainsbury.

Durante el interrogatorio, Rose señaló los comentarios de Gainsbury durante una entrevista de televisión anterior.
“Usted le dio una entrevista a ABC News el 7 de junio de 2011”, dijo Rose. En esa oportunidad expresó que los “sitios gratis sin duda deben ser regulados de la misma manera que los sitios de juego online deben ser regulados. Son prácticamente idénticos y son campos de entrenamiento para nuevos problemas con el juego”.

Como el jurado estalló en risas, Gainsbury argumentó que la cita estaba fuera de contexto.
“No tengo más preguntas,” dijo Rose.

A subir al estrado luego fue Rob Hunter, director del Centro de Problemas de Juego de Nevada. Durante los últimos 25 años, afrontó los peores problemas de los jugadores con el juego.
Kamin Hunter salpicó con preguntas acerca de su experiencia con pacientes que afirmaban que sus problemas de juego derivaron de los juegos sociales.

Pero Hunter no podía ofrecer un solo ejemplo; proponer juegos sociales no suele influir en los jugadores que tienen problemas con el juego.

“Están ahí porque no hay dinero de por medio”, dijo Hunter. “Mis pacientes están absolutamente solos cuando juegan. No es un evento social para jugadores con problemas”.

Durante el interrogatorio por Rose, Hunter evitó preguntas sobre los jugadores adolescentes, porque, según él, no es un experto cuando se trata de jóvenes.

Rose entonces presentó un artículo del Wall Street Journal en el que Hunter comparó el video poker con la cocaína crack.
“¡Qué frase tan horrible”, dijo Hunter. Dijo que la cita fue sacada de contexto, pero no negó su exactitud.
Luego fue el turno de Playerville en llamar a sus propios testigos expertos.

Primero subió al estrado Jeffrey Derevensky, un psicólogo infantil de la Universidad de McGill en Montreal en Canadá.
“Creo que los juegos de apuestas sociales que se relacionan con el tipo de juego de casino son potencialmente problemáticos para un grupo de jóvenes”, dijo Derevensky. “El hecho de que se simulan las formas reales de juego es potencialmente problemático”.
Derevensky dijo que la inclinación natural de la mayoría de los jóvenes, si es ganar un montón de dinero virtual o avatares en juegos sociales, es que no tendrían ningún problema en ganar dinero real.

En cuanto a los problemas de juego, Derevensky dijo que los estudios han demostrado que un 17 por ciento de los jugadores con problemas, comenzaron en los juegos sociales antes de cumplir los 10 años de edad.
“No creo que la industria esté haciendo un trabajo adecuado”, agregó Derevensky.

Durante el interrogatorio, Kamin mencionó restricciones de edad en las redes sociales como Facebook, que prohíbe a los jugadores menores de 13 años de jugar juegos de casino sociales.

“Existen en principio”, dijo Derevensky, causando un poco de risa en el jurado.
Luego, tomando una página del libro de I. Nelson Rose, Kamin aludió a algunas de las presentaciones anteriores de Derevensky, muchos de las cuales el profesor no se acordaba.

El último en subir al estrado fue Malcolm Bruce, de Gambling Integrity Services del Reino Unido.
Bruce enfatizó sobre la importancia de la regulación, que apunta a las transcripciones de las conversaciones que circularon entre los ejecutivos de juego, que supuestamente incluían comentarios sobre los peligros de los juegos sociales, y su potencial impacto en los niños.

“Lo que es interesante es cuando escuchas a ejecutivos de casinos sociales, que describen sus pares cómo hacen trampa y manipulan a los clientes”, dijo Bruce.

“Bueno,” dijo Kamin, “es como cualquier otro negocio.”

El jurado se sorprendió.

Entonces Rose ofreció una breve declaración final. “¿El Estado tiene el poder de hacer esto?” se preguntó Rose. “Podemos decir que no, no tiene la obligación de hacer esto … Tiene que ser regulado”.

El cierre de Kamin se centró en el punto de apertura de su tesis: los juegos sociales no son juegos de azar.
“Cuando se trata de juego de azar verdadero, estará sujeto a la regulación de juego”, dijo Kamin. “No se puede ganar algo de valor, y esa es la distinción clave … No creo que un gobierno debería legislar sobre la base de correlaciones, creo que un gobierno debe regular en la evidencia científica de la causalidad, y partir de ahora, no hay tal evidencia en absoluto”.

El juez del juicio simulado -Robert Melendres, vicepresidente de IGT Interactiv-, despidió al jurado sin veredicto.
“Espero que sea alimento para el pensamiento”, dijo Melendres.

fuente: vegasinc.com