Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

La mafia empieza a tener el control del juego en Italia

La mafia empieza a tener el control del juego en Italia

De acuerdo con las estimaciones, a noviembre del 2012 en el sector operaban 5 mil empresas que sumaban 120 mil empleados. La recaudación ascendía a 87 mil millones de euros (80 mil en el 2011), con un payout de 70 mil millones de euros (62 mil en el 2011). El considerable aumento respecto al año anterior está constituido por las sumas jugadas en el póker online y juegos de casino online.

La cuantificación del mercado de los juegos online se divide en cuatro categorías principales: la recaudación, es decir el total del dinero que se mueve desde los jugadores a través de sus propias cuentas de juego (cuentas online de depósito y de pago de las posibles ganancias); el gasto, es decir la diferencia entre la recaudación y el payout (premios pagados al jugador); el impuesto estatal (la parte de la recaudación gravada impositivamente); y la ganancia, o sea los efectivos ingresos de los operadores de juego.

Los casinos en internet, conectado con cuentas fuera del país, según estimaciones manejan un volumen de juego de 9.200 millones de euros. El monto de las ganancias por premios que quedaron fuera del país ascendió a 276 millones de euros, con un aumento de 44 millones en el 2011.

Obviamente el aumento de la recaudación en este segmento fue acompañado por un aumento en el pago (en 2012, 13.500 millones de euros, mucho más alta que la proporción de 2011, 8 mil millones), en contratendencia respecto a la disminución registrada en otros sectores e incluso a la disminución general de los ingresos fiscales.

Los juegos introducidos en los últimos años tienen una tasación más baja que los precedentes, para beneficio del payout de los jugadores y el sector de los juegos de azar: distribuidores, locales, agencias, intermediarios, proveedores de máquinas, sistemas y software. Por ejemplo, de las ganancias del Loto, el Tesoro recauda el 44,7 por ciento, mientras que del poker cash y los casinos online retira a fines fiscales, sólo el 0,6 por ciento.

Para estos dos tipos de juegos se ha producido un aumento en el gasto entre 2011 y 2012 (+16%), el correspondiente aumento de los premios (+19,28%), mientras que los ingresos fiscales se mantuvieron en un 0,1 por ciento. La pregunta es que ventaja fiscal obtiene el Estado del aumento del gasto en el juego de casino y póker online y cuáles son las razones de la diferenciación de los tipos impositivos.

En términos generales en los últimos años, no obstante el consistente aumento del facturado, de todo el sistema, las entradas fiscales disminuyeron.

El sector de las apuestas no autorizadas registró entre el 2007 y el 2012 una evasión impositiva por 20 millones de euros, según los 607 procedimientos tributarios que se abrieron. En sintesis, se encontró un flujo monetario por afuera del fisco de 300 millones de euros.

En cuanto al interés de los actores ilegales en la economía del juego de azar, el segmento del videopóker es el más alarmante, por el progresivo control que tiene la criminalidad organizada sobre el mismo.

De acuerdo a las investigaciones periodísticas, la Dirección Nacional Antimafia sostiene que entre las 379 mil slots y las 40 mil videoloterías autorizadas en el país (con 20 millones de euros de recaudación en el 2012), existen al menos 200 mil ilegales, ya sea porque están desconectadas de la red telemática, o porque contienen placas de hardware trucadas, o porque ingresaron del extranjero sin ser registradas.

La utilidad ilegal rondaría los 10 mil millones de euros anuales, y en este “negocio” están involucrados 41 clanes mafiosos en 22 ciudades, hasta el momento indagados por 10 tribunales. Al inicio, los clanes solo pedían un porcentaje o cuota a los que alquilaban las máquinas, pero luego pasaron a la gestión directa de las slots en los territorios bajo su control, infiltrándose a través de testaferros o sociedades, entre los 4 mil operadores inscriptos.

El fenómeno de la expansión del juego legal (slots y videoloterías) parece estar caracterizado de algunas paradojas. Al inicio se preveía ampliar la oferta de juego legal para frenar la clandestina, y hoy frente a un ingreso fiscal para el erario de 8 mil millones de euros (de los cuales 3,2 provienen de las slots y de una financiación de 1.000 millones para la videolotería), existe una resistencia psicológica para decidir el desmantelamiento, ya que también intervienen intereses comerciales y ocupacionales que desaconsejan hacerlo.

Diversos estudios sobre los actores y algunos juegos legales en Italia (Lotería, Apuestas Deportivas, Raspe y Gane) ya habían puesto de relieve consideraciones importantes. En primer lugar, los hogares más pobres gastan en este tipo de juegos un porcentaje mayor de sus ingresos (3 %) que los más ricos (1 %). Está demostrado que los juegos de pura suerte conducen en gran escala a una pérdida de dinero. Este gasto se traduce en una especie de “impuesto voluntario” de tipo regresivo.

Uno de los motivos de esta diferencia en el porcentaje que destina uno y otro grupo poblacional, según los estudios, se explica en la convicción de que para las personas más pobres la única forma de volverse ricos o ascender económicamente en la sociedad, es probando suerte por medio del juego. Las estadísticas, en efecto, confirman como otras vías para el desarrollo social en Italia son tortuosas y que generalmente cuenta más el sector de origen que la propia competencia y determinación. El estímulo a los juegos legales se traduce en una incentivación de los canales de movilidad social ascendente, desvinculados del mérito individual y basado en la suerte.

Muchas voces autorizadas instaron a limitar el juego legal, incluso sabiendo que puede propagarse el ilegal. La paradoja está en el hecho de que el aumento de los recursos para el erario público va acompañado por el crecimiento del fenómeno de la ludopatia, que más allá de la predicación y la moralización, tiene un costo considerable en términos directos (atención) e indirectos (calidad de vida).

Otro particular atención es la relativa al crecimiento de las adicciones al juego que está en fuerte aumento entre los jugadores respecto al total de la población.

Un estudio del 2012 de Conagga (Grupo Nacional de Coordinación para los Jugadores) estima que en Italia hay 1.720.000 jugadores en situación de riesgo y 708.225 jugadores adultos patológicos. A esto debe sumarse el 11 % de los jugadores menores de edad (serían más de un millón), que se pueden definir como patologicos o en situación de riesgo.

Los costos sociales causados por los jugadores patológicos incluyen los costos sanitarios directos para una visita al médico más alta (48 %) que los no jugadores, los costos indirectos por pérdida de rendimiento en el trabajo y los ingresos, y el costo de un deterioro en la calidad de vida. En total se estima que ascendería de 5.5 mil millones a 6.6 millones de euros.

Fuente:www.lavoce.info