Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Otra burbuja a punto de pincharse: el juego online se estanca en España

Otra burbuja a punto de pincharse: el juego online se estanca en España

Mientras la Comunidad de Madrid y el Gobierno de Mariano Rajoy sueñan con Sheldon Adelson como salvador y en Eurovegas como paraíso económico, la realidad demuestra que el crecimiento del gasto medio en el juego se ha detenido en seco, por lo menos en Internet. La alarma ha saltado al darse a conocer la evolución del mercado de juego online en España, un informe elaborado por la Dirección General de Ordenación de Juego (DGOJ). En el primer trimestre de 2013, los ingresos brutos por juego (lo que llaman el Gross Gaming Revenue o GGR, que son las cantidades jugadas menos los premios pagados) fue de 60,4 millones de euros, equivalente a un descenso del 1,0% trimestral.

Las cifras sientan como un jarro de agua frío dentro de un sector en el que, desde hace dos décadas, el perfil del jugador empedernido ha variado considerablemente. Si en los años 80 el ludópata era un varón casado, de entre 35 y 43 años y con un gasto medio de entre 30.000 y 40.000 euros, en la actualidad responde a un soltero de entre 18 y 23 años que hace un gasto menor a 6.000 euros. Juan Lamas, asesor institucional de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados, se felicita de los datos que aseguran que, en España, se jugaron entre enero y marzo vía online 1.369 millones de euros, un 0,7% menos que en el anterior trimestre. Pero se muestra muy cauto a la hora de hablar de un pinchazo de la burbuja del juego.

Lamas reconoce que estos datos muestran un “preocupante estancamiento del mercado en los últimos seis meses, al contrario de lo sucedido en países de nuestro entorno”, a pesar de la fuerte inversión en publicidad en medios de comunicación y de las promociones realizadas por los operadores licenciados. Además, se congratula del estancamiento de las cifras cuando “las operadoras veían el mercado online como la panacea”. La ventaja que ofrece apostar por Internet es “su mayor accesibilidad y el grado de anonimato que permite al usuario”.

Desde la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados recuerdan con sabor agridulce la campaña publicitaria en la que Rafa Nadal, “el icono de la cultura del esfuerzo”, se prestó para convencer, talonario de por medio, de que se puede jugar al póquer de manera responsable. Que PokerStars consiguiera como embajador para su campaña al campeón de tenis fue un “gran acierto” para Heliodoro Giner, secretario general de la Asociación Española de Casinos de Juego, que se muestra preocupado ante la evidente falta fidelización de usuarios por parte de las más de 40 empresas con licencia en España. Por ciudades, Giner añade que el consumo “cae menos” en grandes urbes como Madrid y Barcelona, y en las zonas turísticas, como Baleares o Gran Canaria.

Las cifras, desglosadas

Por tipo de juego, las apuestas deportivas por Internet fueron las que tuvieron el mayor peso tanto sobre los ingresos brutos (49,7%) como sobre las cantidades jugadas (34,0%), que son las únicas que han aumentado su participación ligeramente respecto al trimestre anterior en términos de GGR y la han reducido en términos de cantidades jugadas. En segundo lugar, por su peso en el mercado se situaron los juegos de póquer ‘online’ (póquer cash, con el 19,6% de los ingresos brutos por juego y póquer tournament con un 9,9%), que han incrementado su peso respecto al trimestre previo. En el primer trimestre de 2013, los juegos de casino y otros juegos (black jack, ruleta y otros) tuvieron una participación del 13,8% sobre los ingresos brutos por juego, aunque del 20,6% sobre las cantidades jugadas.

Los concursos tuvieron una participación sobre los ingresos brutos por juego del 3,3%, pero sólo del 0,2% sobre las cantidades jugadas en el primer trimestre de 2013. Finalmente, los juegos de bingo online tuvieron un peso del 2,9% sobre los ingresos brutos por juego y del 1,0% sobre las cantidades jugadas en primer trimestre de 2013. Las discrepancias entre el peso en términos de ingresos bruto por juego y de cantidades apostadas se deben a los diferentes ratios de GRR/cantidades jugadas en función del juego.

El estancamiento en el juego online es el último síntoma que evidencia la crisis de un sector que representa el 2,5% del PIB español. Solo en cuatro años, el sector del juego privado en España ha perdido el 38% de su negocio. En 2008 facturó un total de 6.619 millones de euros, mientras que en 2012 esta cifra bajó hasta los 4.105 millones. Con estos datos en la mano, parece imposible de negar que la burbuja del juego está a punto de pincharse justo cuando se planea hacer la mayor inversión de juego en España con la inminente llegada de Eurovegas.

Fuente: El Confidencial