Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Adictos al Juego online y al Whatsapp

Adictos al Juego online y al Whatsapp

La Fundación Arzobispo Miguel Roca-Proyecto Hombre de Valencia ha atendido a un total 3.067 personas a lo largo de 2012 en sus centros de Valencia, Gandía, Ontinyent y Sagunto, con problemas de adicción a las drogas.

La cifra es similar al año anterior. Sin embargo ha visto aumentar el abandono de las terapias debido al “impacto de la crisis”, que hace que muchas personas dejen el tratamiento al encontrar empleo o para mantener el que tienen, dado el coste temporal que implica la rehabilitación.

En concreto, el abandono de la terapia se ha incrementado diez puntos desde el inicio de la crisis en 2008. Y desde entonces, el consumo de las drogas han pasado de ser “más social” a un consumo más “solitario” para combatir la “ansiedad” que provoca la situación económica. Así lo ha puesto de manifiesto el director Técnico de Proyecto Hombre Valencia, Juan Manuel Ferrer, durante la presentación de la Memoria Anual 2012, presentada este miércoles junto a la presidenta delegada de la entidad, Mª de la Concepción Guillén.

En esta línea, ha subrayado la incipiente adicción a las nuevas tecnologías, algo que la sociedad no detecta todavía como problema pero que está empezando a afectar principalmente a los más jóvenes, a quienes se han criado en su uso. También les han llegado casos de este tipo, a los que tratan al menos dos veces por semana, de los cuales uno acude la familia. El juego online y el whatsapp son dos de las adicciones principales. En este tema se encuentran con varios handicaps. Por un lado lo ideal sería terapia “residencial”, difícil de llevar a cabo en estudiantes, y tampoco acuden suficientes para crear un grupo de terapia.

A esto se suma que la dificultad de que no se trata de dejar de usar las nuevas tecnologías “por completo” como ocurre con las drogas sino de “aprender a usarlas”.

En este sentido, ha llamado la atención sobre la situación laboral de los usuarios, entre los cuales han aumentado los parados en un 40% desde 2008, hasta alcanzar ahora el 65,5%, “un reflejo de la situación actual”, ha apuntado Ferrer. El 27% están activos y el 7,5% son pensionistas.

El perfil mayoritario responde a un varón, de alrededor de 36 años, con estudios primarios, soltero y de nacionalidad española. Así el 73% son hombres frente al 26,5% de mujeres. Pero no porque ellas consuman menos –las cifras están “mitad y mitad”– sino porque “tienen más dificultades para acceder al tratamiento, ya que son ellas las que llevan la red familiar y les cuesta más abandonarla para someterse a un tratamiento”, ha explicado el responsable de Proyecto Hombre.

El 97,5% son españoles, un dato que se mantiene constante. “Tampoco se debe a que los extranjeros no tengan adicciones, sino a que “tienen más dificultades para acceder a los recursos de tratamiento, sobre todo por el idioma”, ha apuntado Ferrer. De hecho, del 2,5% que representan, la práctica totalidad son hispanohablantes. En cualquier caso, la mayoría de atendidos son solteros (59,75%), los casados alcanzan el 21,5%, los separados o divorciados el 18% y el resto son viudos. “Frente a la creencia” de que Proyecto Hombre atiende a personas en “marginales”, Ferrer ha señalado que el 62,5% de los atendidos tiene los estudios obligatorios completados, un 17,25% Bachiller o FP y el 6,25% estudios universitarios. El 14% no tiene certificado escolar. Los motivos que llevan a los adictos a acudir a la entidad son porque “han tocado fondo” (36,6%), por motivos psicológicos o psíquicos (26%) o porque afecta a la familia.

Fuente: ABC