Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Pendientes de cómo resuelve el Gobierno la última exigencia de ‘Mr. Adelson’

Pendientes de cómo resuelve el Gobierno la última exigencia de ‘Mr. Adelson’

La última de las exigencias de Sheldon Adelson al Gobierno de Mariano Rajoy, limitar el juego online en España para que el juego no presencial no perjudique su megaproyecto de Alcorcón, ha sentado como un jarro de agua fría en Jdigital, la asociación española de juego por internet, donde sus representantes prefieren mantenerse cautos a la hora de dar una opinión antes de que el Ejecutivo central se pronuncie sobre el último requerimiento de Mr. Adelson, que no es la primera vez que carga contra el juego online. De momento, dicen desconocer cuáles son los “límites” que el magnate estadounidense quiere poner a un sector que ya ha mostrado los primeros síntomas de estancamiento.

De hecho, el estadounidense ya tiró de demagogia en su momento al decir que apostar por internet “fomenta la ludopatía”, que no controla el acceso a menores o que aporta ingresos fiscales a corto plazo, y que sólo los casinos físicos generan puestos de trabajo. “No sé en qué datos se basa para hacer una afirmación de tal calibre, porque ningún dato avala su teoría. Además, Adelson se olvida de que las empresas de juego online han hecho grandes inversiones en publicidad y marketing desde que se reguló el mercado”, apostilla su portavoz Miguel Ferrer, a la vez que recuerda las “enormes” trabas que los jugadores por internet tienen que sortear para poder jugar.

Ferrer recuerda al Gobierno central que “si cede y perjudica el juego por internet, no encontrará productos competitivos”. Beneficiar al juego presencial “también influirá en la recaudación que el Estado haga con el juego digital”. Si el juego por internet decrece, “la Administración dejará de ingresar parte de los tributos que factura por esta vía”, añade el experto. Según los cálculos que maneja Jdigital, el juego online ya supera los 150 millones de euros anuales en inversión en publicidad. Juan Llamas, asesor institucional de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados, reconoce que, a través de un decreto ley, el Gobierno tiene potestad para modificar cualquier ley. Además, el experto recuerda que la carga fiscal de las empresas operadoras del subsector de máquinas, salones de juego, de bingos y de casinos “es mucho más elevada que el juego online”, por lo que considera que “posiblemente” el requerimiento de Adelson vaya por esta vía.

Pese a que el proyecto sigue en marcha, como el propio Adelson confirmó tras la última visita al Palacio de la Moncloa el 27 de mayo, el problema más evidente es que este se retrasa. El plan de viabilidad no se presentará, como mínimo, hasta septiembre, por lo que la Comunidad de Madrid sigue sin poder convocar el concurso público para adjudicar el proyecto a Las Vegas Sands hasta que presenten su plan de viabilidad. Al no haber depositado oficialmente todavía el proyecto en la Comunidad, la primera piedra ya no se pondrá hasta 2014, por lo que irremediablemente se incumplirán los plazos que se hicieron públicos cuando se eligió Alcorcón como la sede oficial para albergar el futuro macrocasino. A cambio de esa promesa económica y de crear miles de puestos de empleo, Adelson pidió una serie de exigencias a las autoridades españolas, a la que a la que acaba de añadir una última petición: la restricción en el juego online.

En un principio, Adelson pidió exenciones de impuestos (IBI, IRPF o tributos de juego, entre otros), cambios en el Estatuto de los Trabajadores para poder contratar más barato, modificaciones en Extranjería para contratar personal de otros países, permisividad en la Ley Antitabaco para poder fumar en los casinos, posibilidad de que los menores de edad entren en los casinos, libertad total de horarios comerciales y eliminación de la norma que impide jugar a los ludópatas.

De momento, Las Vegas Sands ya ha conseguido reducir los impuestos gestionados directamente por la Comunidad de Madrid, presidida por Ignacio González. La ventaja que más beneficia a Eurovegas viene del tributo que grava a los casinos por los ingresos procedentes del juego. En diciembre se aprobó la Ley de Medidas Fiscales, que incluye una rebaja del tributo del juego. Los casinos antes pagaban entre un 22 y un 45% de sus ingresos, dependiendo del volumen de negocio, pero cuando aterrice Eurovegas habrá un único tipo del 10% para todos. Adelson también quiere una exención en el pago del IBI, una cláusula que depende de Alcorcón, ya que es un impuesto de gestión municipal. Aunque el Gobierno no se ha pronunciado, en el sector no dudan de que esta vez el Ejecutivo también garantizará las peticiones del magnate única y exclusivamente por agradar a los responsables de Las Vegas Sands y evitar que retiren en el último momento su inversión multimillonaria.

Fuente: El Confidencial