Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El Gobierno de Gibraltar se rebela contra Cameron

El Gobierno de Gibraltar se rebela contra Cameron

La provocadora actitud del Ejecutivo gibraltareño liderado por Fabian Picardo no sólo levanta ampollas en los pasillos del madrileño palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores español. También en el 10 de Downing Street la agresiva politica fiscal del líder socialista para convertir la colonia británica en el epicentro mundial del juego on-line ha hecho levantar más de una ceja.

Tal es así que el actual Gobierno conservador dirigido por David Cameron planea aprobar una ley que obligue a las compañías que desarrollan esta actividad en el Peñón a que tributen al mismo tipo fiscal que las que pagan sus impuestos en la metrópoli. En Gibraltar se paga tan sólo el 1%, mientras que en las islas británicas se deba pagar el 15%. Esta circunstancia podría cambiar de salirse Cameron con la suya y las empresas con sede en el Peñón deberán pagar al Tesoro el 15% de los beneficios que obtengan de sus clientes británicos. También se prevee que la nueva legislación obligue a los casinos virtuales gibraltareños a obtener una licencia británica para aceptar apuestas de súbditos británicos, con lo que buena parte de los incentivos para establecerse en el Peñón se desvanecerían.

En Gibraltar, como es comprensible, no ha sentado nada bien esta iniciativa de Cameron, según informa el «International Herald Tribune». Para los socialistas, actualmente en el poder, esta maniobra de los conservadores es una tijeretazo a la recaudación gibraltareña provocado por las estrecheces actuales que vive la Hacienda británica. «Este impuesto sería claramente contrario al sentido común y a la lógica del comercio electrónico», afirmó al respecto Phill Brear, supervisor del juego online dentro de la Administración gibraltareña. Para hacerse una idea del volumen de beneficios que reporta a las empresas de apuestas en internet el «coladero fiscal» de Gibraltar, basta tener en consideración la información que Betfair comunicó a sus inversores cuando se «mudó» al Peñón. En aquel momento, este operador inglés de apuestas online dijo que el traslado de su base de operaciones iba a suponer un ahorro de 20 millones de libras esterlinas (30 millones de euros) en declaración de impuestos.

Gibraltar cree haber encontrado en el negocio del juego on-line la gallina de los huevos de oro que le permita, por una parte, no depender económicamente de la Península Ibérica y, por otra, no ser gravoso a las extenuedas cuentas públicas de Londres. A este sueño de independencia se opone el cambio legislativo que prepara el Ejecutivo conservador.

Fuente: LaRazon.es