Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Brasil no se abre al Juego Online

Brasil no se abre al Juego Online

Aunque totalmente ilegal en el territorio, actualmente en Brasil, alrededor de 8,7 millones de personas juegan algún tipo de juego online, y 2 millones se dedican al póker en línea, según datos relevados por la compañía de investigación de mercados, Ipsos. Paralelamente, las empresas operadoras se benefician con los ingresos de los clientes brasileños con más de U$s 200 millones al año, de acuerdo a las estimaciones.

El estudio “Mercado del juego ilegal en Brasil”, presentado por Boletim Novidades Lotericas (BNL) en el seminario internacional “gestión Integral de Salas de Juego” en Mar del Plata, estimó que los brasileños apuestan cada año cerca de U$s 800 millones en la red global.

La aprobación el pasado 10 de septiembre por la Comisión de Ciencia, Tecnología, Innovación, Comunicación e Informática (CCT) del Senado Brasileño del proyecto de ley 570/2011, que prohíbe los juegos de azar a través de Internet en todo el país demuestra que el Congreso se mantiene en una posición ultraconservadora en términos de leyes para juegos de azar y, todo indica que se mantendrá en línea con la prohibición.

La legislación prohibitiva no cambió la ilegalidad de la situación del juego en Brasil, que tiene una facturación anual clandestina de apuestas por más de 18 mil millones de reales con el jogo do bicho, bingo, máquinas tragamonedas y apuestas deportivas, iGaming y póker en internet.

Brasil se dispone a acoger dos grandes eventos deportivos, como la Copa del Mundo 2014 y los juegos olímpicos de 2016.
El ejemplo de Francia en ese campo es significativo, ya que fue capaz de tomar ventaja de la Copa en Sudáfrica en 2010. El gobierno francés percibió la oportunidad y se dedicó urgentemente a legalizar y regular el mercado de las apuestas deportivas. Se concedieron 48 licencias a 35 operadores diferentes, 17 antes, 9 durante y 19 después de la Copa del Mundo.

El mercado mundial de apuestas deportivas en el 2012 facturó 58 mil millones de dólares, aportando el 13,8% de los ingresos totales en los juegos. El mercado mundial de apuestas deportivas alcanzará los U$s 70 mil millones en 2016, según las estimaciones realizadas por el estudio elaborado por Global Betting & Gaming Consultants.

A pesar de las cifras apostadas, este juego no contribuye financieramente con ninguna partida para invertir en proyectos sociales ni incluso en el sistema sanitario de Brasil, por lo que carece de una fuente que patrocine este servicio esencial a la sociedad.
Además de que Brasil exporta el consumo local en el área de juegos, también perdió las oportunidades de mercado en la cadena productiva del juego. Los países más ricos del mundo acogieron el juego en su ordenamiento jurídico, porque advirtieron que existiendo una demanda, alguien proporcionará el servicio.

En este caso, los operadores deberán encontrar mecanismos creativos para garantizar el pago de las apuestas y eludir la ley brasileña, como la Contravenciones Penales, que tampoco resuelve el problema del centenario y popular jogo do bicho.
La opinión en defensa del proyecto por el senador Flexa Ribeiro (PSDB-PA) en su informe, es la de aquellos que defienden la actividad legalizada y regulada por el Estado.

El senador Flexa Ribeiro destaca que el control efectivo del Estado sobre los juegos de azar es fundamental porque sin ella, -los jugadores incautos que buscan ganancias fáciles-, se convierten en víctimas de agentes que explotan la actividad, y el riesgo se multiplica cuando el juego está disponible a través de Internet porque las víctimas proporcionan los datos de tarjetas de crédito en el sistema, con sujeción a la clonación o el uso inadecuado por parte de los operadores del sitio que aloja el juego.

El proyecto de ley en cuestión, castiga con pena de prisión de 2 a 5 años y una multa a todo aquel que opere o permita juegos de azar no autorizados en internet, independientemente del pago de los premios.

Ahora el proyecto será examinado por la Comisión de Constitución, Justicia y Ciudadanía, siendo su decisión definitiva.

Fuente:www.magocom.com.br