Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Los jugadores online, en la diana del cibercrimen

Los jugadores online, en la diana del cibercrimen

Los juegos online no dejan de crecer en popularidad y volumen de negocio. La consultora DFC Intelligence estima que su facturación alcance los 29.000 millones de dólares en 2016, en un amplio porcentaje gracias al PC y en detrimento de las consolas.

Esto convierte a los jugadores online en una atractiva víctima para la industria del cibercrimen, que ha desarrollado técnicas específicas para estafar a los conocidos como «gamers». Los cibercriminales combinan distintos métodos de ataque para conducir a los jugadores online a sus trampas para, bien valiéndose de programas maliciosos o bien de refinadas técnicas de phising, robar sus cuentas de usuario.

Otro método utilizado es la publicación de ofertas con los complementos, las mejoras y el dinero virtual que permite progresar en la gran mayoría de los juegos. En época de lanzamientos y novedades en videojuegos, G Data alerta de las tres amenazas más habituales para los ‘gamers’ y ofrece cinco consejos para evitarlas y poder jugar seguros en Internet.

«Lo primero que debemos tener en cuenta es que robar y vender las cuentas de usuario de los jugadores online es un lucrativo negocio para los cibercriminales. Sencillamente, genera beneficios y, por tanto, alimenta la industria del cibercrimen. Para hacerlo, los estafadores se valen de amenazas específicamente dirigidas a conseguir estos datos o emplean métodos de phising de probada eficacia», explica el experto en seguridad de G Data, Eddy Willems.

«Los jugadores online deberían usar una potente solución de seguridad y mantenerla siempre activa, también cuando permanecen conectados a las plataformas de juego. Además, es necesario instalar todas las actualizaciones de los programas activos en el PC, eliminar aquellos que no se usan y, en lo relativo al propio juego, sólo descargar parches, complementos o mejoras desde el sitio oficial del fabricante», concluye Willems.

Para evitar estas amenazas: instalar un antivirus que incorpore cortafuegos y que este funcione incluso cuando estamos jugando.

Si es eficaz, no debería interferir en el buen funcionamiento del propio juego; actualizar los programas más usados, imprescindible sistema operativo y navegador, pero todos los programas deberían estar completamente parcheados para evitar riesgos innecesarios; usar contraseñas fuertes en todas las cuentas de usuario que tengas funcionando como jugador online y por último, no revelar demasiada información personal, usar un nick para participar en los juegos; comprar sólo en mercados oficiales.

Fuente: elRecreativo.com