Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Naciones Tribales se preparan para el juego online

Naciones Tribales se preparan para el juego online

A pesar de no compartir las mismas opiniones sobre el negocio del juego online en los Estados Unidos, las tribus indias operadoras de casinos están mirando de cerca el nuevo mercado que se está instalando en diversos estados, y varias naciones originarias aseguran que están preparadas para lanzarse en este nuevo segmento.

Al momento, con 460 salas de juego en 28 estados, las tribus no ofrecen juegos de azar online, pero la Alturas Indian Rancheria de California espera antes de finalizar el año, ser la primera en operar en este segmento en el país.

Por su parte las tribus Cheyenne y Arapaho de Oklahoma, se están preparando para ofrecer un sitio web de juego online para jugadores fuera de los Estados Unidos. Del mismo modo la Lac du Flambeau Band de los indios Chippewa del Lago Superior, esperan con ansias que más estados o el gobierno federal legalicen el juego en línea para ingresar también en el nuevo mercado.

Las tribus históricamente estuvieron profundamente divididas sobre si se debía permitir juegos de azar en sus reservas, y el tema de las apuestas online es otro caso que causa pareceres opuestos. Para aquellos que vieron en la creación de casinos en sus territorios una forma de combatir el alto desempleo y la pobreza entre los nativos americanos, los juegos de azar online son el siguiente paso lógico. Para prepararse, muchos crearon sitios web que ofrecen juegos gratuitos pero sin otorgar ningún premio. Otras tribus temen que los juegos con dinero real en internet sofoquen los negocios de sus casinos terrestres.

Nevada, Delaware y recientemente Nueva Jersey son los únicos estados que legalizaron el juego en Internet, mientras que California, Illinois, Iowa, Massachusetts y Texas están entre aquellos que estudian propuestas relacionadas con los juegos de azar en línea, si bien por el momento ninguno proyecto fue aprobado.

Según estimaciones de la American Gaming Association a nivel mundial, las apuestas online generan casi 30 mil millones de dólares de ingresos al año, con unos U$s 4 mil millones gastados por los estadounidenses. Algunas de las 240 tribus indígenas consideran muy satisfactorio poder formar parte de ese mercado.

No está claro cuántos ingresos generarán los juegos de azar en línea a las tribus o a los estados del país. En Nueva Jersey, por ejemplo, se espera que recaude U$s 1.2 mil millones al año. Fitch Ratings, sin embargo, estimó que serán de entre 300 U$s 750 millones al año durante los próximos años.

Debido a que el gobierno federal reconoce a las tribus como naciones soberanas, sus negocios de juego están generalmente exentos de impuestos federales y estatales sobre la renta, y de impuestos locales a la propiedad. Algunas tribus comparten ingresos de los casinos con los Estados, a menudo a cambio de acuerdos para mantener alejados a los casinos privados. Este sistema se implementa en California, Florida, Minnesota y Wisconsin, pero la cantidad de recaudación es mucho menor a la que los estados podrían generar por los impuestos de los casinos privados.

Con este tipo de acuerdos, en el 2011 las tribus canalizaron U$s 1.400 millones a los estados y localidades, según datos del informe más reciente de la Indian Gaming Industry. Por el contrario, los estados percibieron U$s 8.600 millones en ingresos fiscales de los casinos privados en 2012, según la Asociación Americana de Juego.

En virtud de la Ley Reguladora de Juegos de Azar India de 1988, el gobierno federal debe aprobar los pactos entre los estados y las tribus, y los contratos de gestión de los casinos. Pero esa autoridad sólo se aplica a los juegos de “Clase III”, incluyendo máquinas tragamonedas y juegos electrónicos de azar, dados, ruleta y blackjack . Las tribus mismas tienen autoridad sobre los juegos “Clase II”, como el bingo, pull- tabs, o lotto. Los juegos online que las tribus en Oklahoma y California planean lanzar son considerados de Clase II.

El estado de Oklahoma no permite a sus residentes jugar online con dinero real, pero en virtud de un acuerdo alcanzado a principios de este año, las tribus Cheyenne y Arapaho obtuvieron el permiso para abrir un sitio web de juego orientado a jugadores que se encuentren fuera de los Estados Unidos, luego de que fueran obligadas a cerrar un sitio online llamado www.pokertribes.com, que el estado consideró que era ilegal.

Como parte de ese acuerdo, las tribus también girarán a Oklahoma el 10 % de los ingresos generados por los juegos de cartas en línea y hasta el 6% de bingo online, lotería y otros juegos.

Los casinos tribales en Oklahoma generaron U$s 3.500 millones en ingresos en 2011, cifra sólo superada por California. Oklahoma recogió 134 millones de dólares como parte de sus acuerdos de reparto de ingresos con las tribus ese año.

En California los casinos tribales generaron U$s 6.900 millones de ingresos en 2011, el 25% de los ingresos totales de casinos tribales de todo el país. De ese total, las 60 tribus de California giraron 387 millones de dólares al Estado y las localidades.
La tribu Alturas Indian Rancheria de California podría ser la primera en entrar en el negocio del juego online, para lo cual se asoció con la empresa Great Luck que desarrolló una tecnología abierta a los jugadores de cualquier parte del país, que podrían jugar desde sus computadoras o con dispositivos móviles.

Great Luck, que está liderada por representantes de otras tribus, dio a conocer lo que llamó “el primer sitio de bingo online tribal”, durante un evento en Las Vegas en septiembre. Una versión ya está disponible en formato de “juego libre”, a la espera de lanzar el juego con dinero real, a través del sitio DesertRoseBingo.com.

Las tribus que utilizan este sistema se basan en la tecnología VPN (Virtual Private Network Assisted Play System), una suerte de juego asistido, que asegura que los apostadores se encuentran en la propiedad de la reserva de forma virtual, en lugar de físicamente. Una vez que los jugadores están registrados y aprobados, pueden jugar a través de un “proxy play”, en el que el sistema se conecta a los servidores de apuestas ubicados en territorio indio, asegurando así que “todo juego está teniendo lugar dentro de tierras indígenas soberanas”, dijo la compañía. El sistema corrobora que el jugador online sea mayor de edad y que el estado permita operar los juegos de Clase II.

El ex vicegobernador de California Cruz Bustamante, que representa a la tribu, dijo que si bien la tribu no recibió del estado una autorización oficial, tampoco dijo que debía detenerse en la operación. De acuerdo a la empresa, los jugadores “pueden estar seguros de que están participando en una experiencia de juego legal”.

En octubre, la Lac du Flambeau Band de los indios Chippewa del Lago Superior, se convirtió en la primer tribu en unirse oficialmente a la Alianza Tribal de Juego En Internet con el objetivo de “llevar los juegos de Internet a los territorios indígenas” en el marco de las leyes federales y estatales, tratando de formar una alianza con otras tribus.

Si la alianza prospera puede establecer una comisión de juego para autorizar y regular el juego online tribal. De lo contrario, no tendría ningún poder. Más de 50 tribus en 18 estados expresaron su interés en unirse, dijo Jeffrey Nelson, abogado de esa asociación.

Este pueblo originario es propietario del casino Lake of the Torches al norte de Wisconsin, y ya está ofreciendo tragamonedas, póker y juegos de mesa online pero sin dinero real. Las tribus que se unan a la alianza podrían utilizar la misma firma que provee el sitio de juegos sociales de esta tribu.

Fuente: El Diario del Juego