Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Slots online en España. Desgranando el borrador.

Slots online en España. Desgranando el borrador.

Tras la filtración la semana pasada de los borradores de slots y apuestas cruzadas, en este artículo resumimos los puntos claves del primero de ellos: el borrador de regulación de máquinas de azar.

Propósito
Establecer las reglas básicas para el desarrollo y explotación, en el ámbito estatal, del juego de las máquinas de azar y para la redacción y elaboración de sus reglas particulares, sin perjuicio de las competencias que corresponden a las Comunidades Autónomas.

Algunas definiciones interesantes
Máquina de azar. Juego en el que, a cambio del precio de la partida, concede al usuario un tiempo de uso con el objetivo de obtener una combinación de signos o representaciones gráficas que de conformidad con las reglas particulares del juego resulte agraciada con un determinado premio.

Y esto… qué significa?
No tendrá la consideración de máquina de azar aquel juego en el que sus elementos esenciales sean propios de otros juegos ya regulados.

Se define “Bote Progresivo” algo que tiene muchos detractores en el mundo presencial
Bote progresivo. Premio acumulado que el operador de juego conforma al destinar al mismo una cantidad detraída del importe de las partidas jugadas.

Licencia
Será necesario poseer la licencia General de “Otros Juegos” para tener acceso a la licencia singular de máquinas de azar. Dicha licencia tendrá una vigencia de 5 años prorrogables. La nueva licencia singular deberá tener una garantía vinculada.

Relación entre el operador y el participante
Será necesario publicar las reglas de cada uno de los juegos e informar a la DGOJ de dicha publicación. Juego responsable, servicio de atención y reclamaciones, etc. son también obligatorios.

Publicidad
Podrá llevarse a cabo pero bajo los criterios actuales de publicidad sobre el juego regulado. Esto es básicamente, el cumplimiento del código de conducta. La franja horaria para las slots, por supuesto, en franja protegida. En las plataformas web, podrán promocionarse los juegos for free.

Canales y medios de participación
Se efectuará a través de canales electrónicos, informáticos, telemáticos e interactivos, en los que los medios presenciales, si existen, tendrán un carácter accesorio. La participación podrá efectuarse, asimismo, a través de terminales físicos accesorios que los operadores podrán instalar, previa oportuna autorización emitida al efecto por la Comunidad Autónoma competente.

Sin límite de cantidades
El importe máximo y mínimo de cada partida será el establecido por los operadores de juego en sus reglas particulares y estará expresado en euros.

Informe de juego
Los operadores emitirán un documento acreditativo al final de cada sesión de juego, que deberá facilitarse a cada participante por el mismo medio por el que participó en la sesión, con el resumen de las cantidades apostadas y de los resultados obtenidos.

Desarrollo del juego
El participante, antes de iniciar la sesión de juego, deberá establecer el tiempo y la cantidad destinada a dicha sesión. Agotado el tiempo predeterminado o la cantidad fijada al configurar la sesión de juego, dicha sesión finalizará automáticamente. Igualmente, el participante antes de iniciar la sesión de juego, determinará la frecuencia del
aviso que el operador realizará del tiempo transcurrido en la sesión de juego estableciéndose un límite máximo por defecto de 30 minutos.

El juego podrá realizarse en modo manual o en modo automático. La partida tendrá una duración mínima de 3 segundos.

Conclusión
Así pues, parece que el nuevo borrador se alinea bastante con las “reglas internacionales” y se aleja de lo que conocemos como regulación del medio presencial. Diversas voces del mundo offline ya han puesto el grito en el cielo quejándose del agravio comparativo que tienen que sufrir y de lo frágil que esta regulación dejará al sector presencial mientras que los onliners se congratulan de que la visión de la DGOJ haya sido valiente y que apueste por el futuro del juego, y no por el obsoleto legado del juego español. La polémica está servida.