Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El casino ‘online’ líder del sur de Europa no tiene secretos para su plantilla

El casino ‘online’ líder del sur de Europa no tiene secretos para su plantilla

Vicenç Martí, CEO de Akamon, tiene clara una cosa: su empresa compite por talento. Porque cuando haces juegos para los que no hay licencias ni contratos de exclusivas ni concesiones por parte del gobierno ni patentes, argumenta Martí, «tu arma para competir es ser bueno haciendo juegos, marketing y analítica». Y eso pasa por contratar a los mejores. Hasta ahora, 71 personas de 14 nacionalidades, de media de edad 33 años y con perfiles técnicos especialmente orientados a mobile, «la madre del cordero» de los juegos, resume, llano, Martí.

Akamon, con apenas tres años de trayectoria -soplará velas en julio-, ya se ha convertido en la compañía de juegos sociales tradicionales y de casino online líder en el sur de Europa y Latinoamérica. Y todo, tras una apuesta firme por los juegos de creación propia que acaba de reforzar con la compra del 25% del estudio israelí Xpinator, cuyas bondades resume Martí: «La mayoría del gambling online tiene sede allí, además tienen grandes talentos en ingeniería y desarrollo y se trata de un mercado local muy pequeño que los ha acostumbrado a internacionalizarse rápido al mercado anglosajón. Ellos añaden ambición».

Pero sin duda sus productos se van a ver beneficiados también con la incorporación de Alex Cohen, con diez años de experiencia en la industria, como nuevo responsable de Producto de la empresa. «Era importante que entrase para hacer un producto profundo, muy bien acabado y muy pensado. De él podemos esperar juegos de mucha calidad», opina Martí. Y añade: «En web cantidad tiene sentido porque cuando entras quieres ver variedad y saltar de un juego a otro pero en móvil, no».

Y aunque Akamon quiere estar en todas las plataformas -«allí donde estén los usuarios», apunta el CEO-, los dispositivos móviles son desde el año pasado la prioridad. «En ingresos ya suponen un 8 ó 9% pero el objetivo es acabar el año con un 33%». Completaría el pastel un 33% en Facebook y otro 33% en portal. «No parece que estemos lejos de este objetivo de compañía perfectamente balanceada», asume Martí, quien apunta que en los mercados en los que está presente Akamon todavía se ve mucho crecimiento en la red social de Mark Zuckerberg. «El mejor sitio para anunciarse y llevar gente a mobile es Facebook», considera el CEO.

Pero sin embargo, luchar por ser los mejores en su terreno no es sólo cuestión de hacer un buen producto que guste -en su caso, a 460.000 usuarios al día- sino que, según Martí, pasa por apostarlo todo a la transparencia, de la que dice ser «firme creyente». «No puedes decir que compites por talento y luego esconder la información financiera a los empleados». El resultado de jugar a la transparencia no es siempre fácil de llevar. «Claro que causa problemas pero la alternativa no puede ser esconder la información», asegura Martí, quien sin embargo no cambia de idea. «Somos un caso muy radical pero también un ejemplo que seguir», afirma, convencido de que la política de transparencia absoluta de Akamon «ayuda a arreglar lo que está roto en muchas compañías: la confianza».

Todo en la empresa dirigida por Martí -e impulsada por Carlos Blanco- es puro juego, incluidas sus nuevas oficinas en el barrio de Les Corts de Barcelona, donde al entrar recibe a las visitas -y a los trabajadores- el lema estrella de Akamon: come, play with us (ven, juega con nosotros).

Pero los juegos pueden ser muy serios. Los empleados pueden acceder a la información financiera de la empresa, desde lo que cobra el CEO a la recepcionista, además de poder ver la cuenta de resultados a diario. Y antes de marcharse a casa, pueden hacer saber a la empresa su grado de satisfacción con cómo se ha desarrollado la jornada. Si ha ido mal, botón ojo. Si ha ido bien, botón verde.

Ahora sólo falta que encontrar empleados -acabarán el año con 85- no sea tan complicado como hasta ahora. Martí, se muestra «sorprendido de que en un país con el 27% de paro sea tan difícil encontrar desarrolladores. Hay un cierto desajuste entre el mercado y lo que requieren las empresas que crecen», se lamenta.

Fuente: elmundo.es