Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El Senador Ciro Nogueira impulsa la legalización del Juego en Brasil

El Senador Ciro Nogueira impulsa la legalización del Juego en Brasil

El senador Ciro Nogueira (PP-PI) presentó un proyecto de ley para legalizar los juegos de azar en Brasil, que permitirá la explotación del popular “jogo do bicho”, Casinos, Salas de Bingo y Apuestas en todo el territorio nacional, prohibidos desde 1946. La iniciativa contempla además el Juego Online.

El senador afirma en la justificación del proyecto, que los juegos de azar hacen parte de la cultura y su prohibición no ha sido capaz de evitar que ocurran. “La realidad muestra que nadie va a dejar de apostar en determinada forma de lotería, porque está prohibido; las apuestas seguirán realizándose, sólo en forma clandestina, con todos sus males”. Según el senador Nogueira, se estima que el juego ilegal genera 18.000 millones de reales por año en Brasil.

“Dejemos la demagogia a un lado”, enfatizó el senador que hizo referencia a los positivos efectos económicos de la medida y por el hecho de que la prohibición de los juegos de azar, en realidad nunca prevaleció en el país.

Para el senador, el papel del Estado es el de regular y supervisar la actividad, al igual que lo hace el 75% de los países del mundo. De los 193 estados miembros de las Naciones Unidas (ONU), menos del 25% mantiene el juego bajo la ilegalidad, mayoritariamente los países islámicos, agregó. El legislador también sostiene que la liberación de los juegos de azar debe aumentar los ingresos fiscales, la creación de empleo y promover la circulación de la riqueza. La legalización del juego aportaría ingresos impositivos al erario por “alrededor de 15.000 millones de reales”.

El proyecto de ley PLS 186/2014 está a la espera de un relator en la Comisión de Desarrollo Regional y Turismo (CDR), donde comenzó su tramitación. También será examinado por las Comisiones de Ciencia, Tecnología, Innovación, Comunicación e Informática (CCT); de Asuntos Económicos (CAE) y, por último, por la de Constitución, Justicia y Ciudadanía (CCJ), que tomará una decisión determinante sobre el tema (dispensar su votación en el Pleno).

Entre los principales puntos, el proyecto de ley destaca que la operación del juego puede ser concedida por los estados y el Distrito Federal a los establecimientos que demuestren capacidad técnica, capacidad financiera y la regularidad fiscal.

Asimismo se estipula que quienes operen juegos de azar sin autorización estarán sujetos a una pena de prisión de tres meses a un año, más una multa, y quien cometa fraude tendrá una pena de prisión de 6 meses a dos años. Permitir jugar a menores de 18 años de edad, copmportará la detención de 3 meses a un año, más una multa.

Para las empresas que exploten el Jogo do Bicho y videoloterías, deberán poseer un capital mínimo de 5 millones de reales en efectivo, una reserva mínina de 50 mil reales por la lotería do Bicho y de 2 mil reales por equipamiento de videolotería, para el pago de las obligacines legales.

La licencia de explotación será por un tiempo determinado, y debe disponerse de la infraestructura y los medios necesarios. La propiedad también podrá ofrecer servicio de bar y de restaurante.

El 60% de los ingresos brutos del Jogo do Bicho se destinará a premios. En el caso de videolotería, será el 70%. El Jogo do Bicho recogerá en impuestos el 7% para el estado y el 3% para el municipio donde el operador tenga el domicilio fiscal. El mismo porcentaje se aplicará a la operación de la videolotería, a excepción de que el impuesto será percibido por los estados y municipios donde se ubican los terminales.

En relación a los casinos, el proyecto de ley establece que estas salas podrán explotar juegos de cartas, terminales de videolotería, ruleta y otros juegos de azar.

Para la ubicación de un casino, se deberá tener en cuenta la existencia del patrimonio turístico a ser valorizado, y la falta de alternativas para el desarrollo económico y social de la región. La licencia de juego será otorgada por 20 años.

De acuerdo al proyecto, los bingos tendrán una capacidad mínima de 250 personas, y no podrán conceder créditos o tomar préstamos de las instituciones públicas. Los bingos de beneficencia no estén sujetos a la nueva ley.

El senador Nogueira explicó que si “el propio Estado realiza numerosas formas de juego. ¿Por qué no legalizar otras formas?. La vieja retórica ya no explica la realidad de los juegos en el Brasil; es necesario avanzar y crear un marco regulatorio para esta actividad. Cabe señalar que no se trata de que el Estado interfiera en las decisiones personales de la personas y todo lo que se refiere a la vida privada, la esfera íntima del ciudadano. Compete al estado regular la realidad social tal como se presenta”.

Con la legalización del juego, se crearía una nueva contribución social que grava sobre las apuestas, lo que permitiría destinar más recursos a la salud, a las pensiones públicas y la asistencia social.

“Esto significa que, más allá de todos los tributos que inciden normalmente sobre los juegos de azar, habrá una nueva contribución a la actividad, específica y exclusiva, cuya recolección beneficiará a un gran número de ciudadanos”, aseveró el legislador.

Entre otras razones para aprobar el proyecto de ley, el senador citó “la generación de miles de nuevos puestos de trabajo”; la legalización de “lo que funciona hoy en la clandestinidad”; prevenir “el abuso cometido en la actualidad debido a la falta de legislación que regule la actividad”; y el fortalecimiento del turismo y el desarrollo regional.

Fuente: El Diario del Juego