Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Europa busca un marco común para controlar el uso del juego ‘online

Europa busca un marco común para controlar el uso del juego ‘online

La oferta y utilización de servicios de juego online ha crecido exponencialmente en los últimos años hasta convertirse en una actividad cuyos ingresos ascendieron a nada menos que 10.540 millones de euros en 2012. De ahí que la preocupación de la Unión Europea por acotar los aspectos relacionados con la publicidad, reglas de uso, y prevención de posibles fraudes o adicciones en este ámbito, haya ido en aumento, hasta el punto de buscar un marco normativo común para evitar estos problemas.

Fruto de esta preocupación son las Recomendaciones que la Comisión Europea ha publicado recientemente en relación con los principios para la protección de los consumidores y los usuarios de servicios de juego online y la prevención de este tipo de juego entre los menores de edad. En el texto, con fecha de 14 de julio, se hace hincapié en la necesidad de proteger a colectivos como los menores de edad, entre otros grupos vulnerables, que “puedan sentirse atraídos por el juego”.

Deber de información

En este sentido, la Comisión recomienda a los Estados miembros que persigan un elevado nivel de protección de los consumidores, los usuarios y los menores, mediante la adopción de principios aplicables a los servicios de juego online y la comunicación comercial responsable de esos servicios, a fin de preservar la salud de aquellos y también minimizar el posible perjuicio económico que pudiera derivarse del juego compulsivo o excesivo.

En concreto, existe cierta información que debería exhibirse “en lugar destacado en la página de aterrizaje del sitio web de juego del operador, y estar accesible desde todas las páginas del sitio web”: los datos de la empresa, su denominación social, el lugar de registro, un aviso de límite de edad para participar en el juego, así como un mensaje de juego responsable que ofrezca, con solo un clic, información avisando de que el juego puede ser pernicioso si no se controla, y pruebas de autoevaluación para que los usuarios puedan comprobar su comportamiento en relación con el juego. También deben exponerse datos de al menos una organización que ofrezca información sobre los trastornos asociados con el juego.

Además, los Estados miembros deberían velar por que el operador disponga de procedimientos para impedir que los menores participen en actividades de juego, como los controles de verificación de la edad durante el procedimiento de registro a que se refiere la sección. También en materia de menores, los miembros de la UE deberían evitar que las comunicaciones comerciales relativas a los servicios de juego en línea resulten “perniciosas para los menores o les induzcan a considerar el juego como un elemento natural de sus actividades de ocio”.

Fuente: eleconomista.es