Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

La revolución del juego en España: de la prohibición a la legalización

La revolución del juego en España: de la prohibición a la legalización

Durante años el juego online en España ha estado proscrito. No exactamente prohibido, pero si desregulado. Por eso la legalización del juego en España ha supuesto una revolución espectacular que lleva al juego desde la clandestinidad a los anuncios televisivos.

Durante años en España el juego ha sido un sector falto de regulación. Un sector que ha funcionado en una especie de clandestinidad que fomentaba, por un lado, los engaños y timos a los jugadores, por “casinos” que aparecían hoy y después desaparecían. Dificultando sobre manera los ingresos y especialmente los retiros de fondo de estas salas.

Una situación que ha estado presente durante muchos años hasta que a mediados del 2011 por fin se le empezó a poner remedio. Y decimos que se empezó porque el proceso aún no ha acabado. A pesar de todo lo que se ha hecho, todavía las tragaperras y las apuestas cruzadas siguen siendo ilegales, de modo que la carta de juegos disponibles, tres años después, sigue incompleta.

Esta legalización ha tirado numerosos cambios beneficiosos para los jugadores pero también para las salas. Empezando por ellas, aquellas salas que han querido seguir operando en España de forma legal se han visto obligadas a solicitar las preceptivas licencias gubernamentales y a cerrar las páginas webs que anteriormente operaban en territorio español, en el caso de que las tuvieran.

Ahora es imprescindible tener un dominio español (.es) y pasar un notable proceso de revisión para poder obtener una licencia. En este proceso se comprueba tanto la legalidad de los sistemas y plataformas sobre los que basa, como el cumplimiento de los procedimientos legales establecidos por parte de la Dirección General de Ordenación del Juego, junto con el Ministerio de Hacienda, para conservar los datos que la legislación establece y gestionar los impuestos correspondientes de las posibles ganancias obtenidas.

Este ha sido uno de los puntos que a los jugadores no les ha gustado, ya que la legalización implica tener que identificar de forma clara al jugador, para disgusto de quienes no tienen mucho interés en que sus datos anden por la red.

De todas maneras lo cierto es que la legalización ha traído cuestiones positivas, y se espera que sigan apareciendo con el paso del tiempo, a pesar de que el proceso de la legalización aún no está completo.

De momento tanto los casinos en línea como las salas de póker ya han dejado de estar en esa segundo lugar y ahora se anuncian en televisión, prensa e internet como cualquier otro negocio, aunque siempre que estén debidamente licenciadas.

Por ejemplo, la sala de poker titanbet.es online, una de las que ya cuentan con su licencia, ha empezado a aparecer en medios, tal como ha ocurrido con otras salas de póker y casinos en línea.

Las salas han empezado a ofrecer también bonos directos para captar jugadores españoles, por no hablar del servicio de atención al cliente y las mejoras en las prestaciones y servicios que ofrecen a los clientes.

No sabemos que nos deparará el futuro, pero lo cierto es que el juego en línea se convertirá en un elemento más de nuestra vida diaria, ahora bien, de forma legal, y poco a poco seguirá mejorando en servicios y en nuevas propuestas personalizadas para el público español.

Fuente: ElIberico.com