Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Perfil de los afectados por adicción al Juego Online

Perfil de los afectados por adicción al Juego Online

En la actualidad una decena de riojanos, mayores de edad, se encuentran en tratamiento por una adicción exclusiva al juego ‘online’; siete acuden cada semana a terapia a la sede de la Asociación Riojana de Juegos de Azar (ARJA) y otros tres optan por la Asociación Riojana para la Atención de Personas con Problemas de Drogas (ARAD). Las dos asociaciones son las especialistas en este campo en La Rioja, ya que Proyecto Hombre deriva los casos que les llegan a la propia ARJA.

«Nos llegan cuando han tocado fondo y las deudas que tienen ya no les permiten vivir, o cuando su familia les descubre. Normalmente tras un ultimátum familiar», o incluso por un requerimiento judicial, reconoce Marta Rubio, psicóloga voluntaria en ARJA, que explica que los afectados llegan a endeudarse con numerosos créditos personales.

«En el último año nos han llegado ocho casos nuevos (de adicción al juego ‘online’), y cada vez más jóvenes, de 19 o 20 años», y es que como argumenta la psicóloga, los afectados «se encierran en su cuarto y nadie les ve, y sólo les descubren si alguien mira su cartilla de ahorros. En su cabeza está ganar para pagar las deudas». Juegan al bingo, la ruleta o al poker de forma ‘online’, pero también a las apuestas deportivas, llegando incluso a ir a Navarra de forma continua, ya que allí ya hay casas de apuestas. Aún así la mayoría de los casos que llegan a ARJA, 70 en el 2013, son por tragaperras.

«Son hombres jóvenes, que empiezan a trabajar, con una nómina, estudios de FP, sin control del dinero y con familias estructuradas que en un momento dado les descubren», detalla Marta Del Val, sobre los adictos al juego ‘online’. De hecho en la actualidad, sólo una mujer acude semanalmente al grupo de terapia de ARJA, que también acoge un grupo de ayuda para los familiares de los afectados.

Los consejos básicos una vez en terapia son «compartir sus cuentas con familiares e ir a Hacienda a darse de baja del juego», y tras dos años de terapia «ellos mismos dicen: vuelvo a ser yo». Pero los afectados en rehabilitación tienen que tener claro que la adicción al juego, en este caso por Internet, «es una enfermedad y no pueden bajar la guardia para no recaer», explica la psicóloga.

Aún así, desde la asociación ven un futuro preocupante. «De cada cuatro jóvenes que vienen a ARJA, sólo uno sigue acudiendo a terapia. Suelen abandonar porque consideran que han jugado mucho menos y creen que no tienen una enfermedad. Del Val vaticina: «Creemos que en los próximos años van a seguir aumentando los casos».

La Rioja.com