Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Argentina: Cae la licitación del sistema online de de Quiniela

Argentina: Cae la licitación del sistema online de de Quiniela

El pasado 25 de septiembre se firmó la Resolución por la cual se produce la caída de la polémica licitación del sistema de apuestas de quiniela. El presidente del Instituto de Juegos y Casinos de Argentina, Carlos Bianchinelli, acusó a las empresas oferentes de «carterlizarse» en perjuicio del Estado y adelantó que hará un nuevo llamado. También congeló el proceso para el control on line de las máquinas tragamonedas.

La resolución 14 fue emitida ayer y dejó sin efecto la licitación por 10 años del sistema, en la que competían dos firmas: Ivisa, actual prestataria del servicio; y Boldt. El problema era que ambas empresas (muy famosas en el mundo del juego) querían cobrar comisiones considerablemente más altas que las que ahora recibe Ivisa, por lo cual se decidió suprimir el proceso y hacer un nuevo llamado.

Según precisó Bianchinelli, este llamado procurará que las comisiones por el levantamiento de apuestas de quiniela on line tengan como tope el 3,9 por ciento más IVA actual, para evitar que el pago de este servicio merme la recaudación.

«Si se seguía adelante, íbamos a pagar el 6,21 por ciento. Eso representaría 170 millones de pesos más en 10 años, plata que iban a perder los programas de salud y de deporte a los que aportamos», explicó el funcionario.

Contabilizado de otra manera, si Ivisa recibía este jugoso aumento de comisiones, pasaría a embolsar 5 millones de pesos por mes, en lugar de de 3 millones, como hasta ahora.

El Estado, por su lado, recauda entre 14 y 15 millones por mes por la quiniela.

Se diferenció

El Instituto de Juegos tiene que licitar otra vez este servicio pues Ivisa lleva 14 años al frente en Mendoza y el año que viene (en julio) vence la prórroga de 5 años que le dio el anterior jefe del área, Daniel Pereyra.

En este sentido, Bianchinelli aprovechó para diferenciarse de su antecesor (jefe de Casinos durante el gobierno de otro peronista, Celso Jaque) y lanzó que las empresas «están acostumbradas a poner las reglas de juego, pero las reglas ahora las pone el Estado».

De hecho, el funcionario acusó concretamente a Ivisa y Boldt de haberse «cartelizado» para repartirse dos negocios: las apuestas de la quiniela y el control on line de la recaudación de las máquinas tragamonedas.

La otra licitación, al freezer

Por otro lado, tal como anticipó este diario la semana pasada, Bianchinelli congeló la licitación del control de las tragamonedas.

El funcionario atribuyó esta decisión a las «impugnaciones cruzadas» de las empresas oferentes.

En este caso, participaban tres firmas: Boldt, Teceng (perteneciente a Ivisa) y Sielcom.

El Instituto de Juegos detectó que había un acuerdo entre Boldt e Ivisa para repartirse las dos licitaciones. Ivisa ofertó menos comisión que Boldt en el llamado para las apuestas de quiniela y Boldt menos que su competidora en el control on line. De esta manera, Ivisa iba a ganar la licitación de la quiniela y Boldt el control de las maquinitas de los casinos, servicio que le aportaría una ganancia nada despreciable: alrededor de un millón de pesos por mes.

Pero el problema para estas dos firmas se generó por la aparición de una tercera, Sielcom, que ofertó un precio menor que Boldt e Ivisa. Eso hizo caer el acuerdo y por ello surgieron las impugnaciones.

Bianchinelli dijo que hubo «picardías» en la actitud de las empresas, pero descartó un rumor sobre Sielcom que complicaba más el panorama: aseguró que esa firma no pertenece a la familia Vila.

«No me consta que Sielcom sea de Vila», dijo el presidente del Instituto, y señaló que esa empresa pertenece a una persona con experiencia en el control on line cuyo apellido es Galimberti.

«No me apura nada en este proceso. Quiero ver las impugnaciones y, si tienen sustento, está caído. También voy a pedir un dictamen de la Fiscalía de Estado», recalcó Bianchinelli.

El funcionario impulsó esta innovación en el control de la recaudación de las tragamonedas a pedido de los órganos de control, que el año pasado criticaron con dureza el contrato del Estado con Mendoza Central Entretenimientos, la empresa de Vila que maneja las máquinas del Casino central.

A pesar de las críticas, el año pasado, el Instituto de Juegos y Casinos prorrogó ese contrato a favor de Vila, pero con un canon más bajo.

Desde entonces no hubo nuevas controversias en el Instituto, hasta las dos licitaciones actuales. Por la tensión que se generó, en agosto, Bianchinelli amenazó con renunciar a su cargo, pero el gobernador Francisco Pérez lo convenció de quedarse al frente del único organismo del Estado mendocino donde siempre hay plata (unos 1.800 millones de pesos recauda por año).

Tras una breve licencia que se tomó la semana pasada, el funcionario bajó una de las licitaciones y dejó en suspenso por tiempo indefinido la otra, definiciones que notificó esta mañana al gobernador en su propio despacho.

Después comunicó la decisión a los medios. Ante MDZ, aseguró que tuvo sólo dos reuniones con Vila para hablar de las tragamonedas y prometió que no le dará el control de la recaudación a los empresarios que manejan las preciadas maquinitas de los casinos. «Los pliegos prohíben que puedan tener negocios con las tragamonedas, hacerlo sería como meter al zorro en el gallinero», expresó.

Fuente: mdzol