Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Antoja exige la modificación de la Ley del Juego Online

Antoja exige la modificación de la Ley del Juego Online

En su condición de Vice-Presidente Ejecutivo de COFAR, Eduardo Antoja ha escrito un brillante y razonado Artículo de Opinión en el que EXIGE la modificación de la actual Ley de Juego 13/2011 para PROHIBIR los terminales presenciales de Juego Online, cuya posibilidad de explotación no está contemplada en ningún otro país de Europa. Con el título «¿TE PRESTO UN IPAD?» el más reconocido analista de la Industria del Juego en España advierte al Sector y a los Reguladores de la más que segura proliferación de fraudes si esta práctica finalmente se autorizara en alguna Comunidad Autónoma. Tras las recientes y absurdas manifestaciones en el seno de Jdigital, Eduardo Antoja pide que los Reguladores tengan en cuenta sus reflexiones en la Reunión de su Grupo de Trabajo, convocada para pasado mañana, 8 de Octubre. Brillantez, exigencia razonada y oportunidad, no hay quien dé más en la defensa del Juego Presencial.

La ley 13/2011 debería modificarse para prohibir los terminales presenciales de juego online, como en el resto de Europa. De otro modo, proliferarán los intentos de fraude.

Aquellos polvos trajeron estos lodos. Nunca sabremos quién convenció a quién para que en la ley 13/2011 que autorizaba el juego online -practicado hasta entonces en la impune ilegalidad- se contemplaran los “terminales presenciales de juego online”. Esta modalidad no existe en ninguna otra regulación europea, por motivos que son harto conocidos, no tan solo de competencia desleal con el canal presencial, sino sobre todo por no poderse garantizar la protección del consumidor y prestarse a toda suerte de fraudes.

La reciente publicación de la orden ministerial que autoriza los juegos de máquinas de azar, las llamadas slots online, parece haber despertado la creatividad de los que yo llamo “los de la alfombra roja”, esos operadores -todos foráneos- que ganaban mucho más cuando no pagaban impuestos y podían ofrecer todos los juegos que querían. Accedieron a la legalidad con todas las ventajas, a un coste mínimo, pero ahora parece que esa legalidad se les queda estrecha: el impuesto del 25 % sobre el margen bruto lo encuentran insoportable, y la regulación es para ellos ¡demasiado rígida!

Con el póker de capa caída, han de aguzar el ingenio para crecer, aunque sea recurriendo a artimañas y fraudes que bordean la legalidad… por el lado de fuera. Me refiero a la propuesta que se hizo en un reciente foro organizado por JDigital y al que asistieron prestigiosos abogados. Copio literalmente de la crónica publicada por los organizadores:

“… se analizaron aspectos concretos como la posibilidad de hacer uso de dispositivos móviles para jugar en establecimientos de hostelería permitiendo que en dichos locales se opere como afiliado y la forma de transferir usuarios de plataformas físicas al negocio digital.”

No se trata pues de crecer en el negocio digital, sino de transferir a él jugadores presenciales, a base de “prestarles” dispositivos para que jueguen. Aquí me vienen a la cabeza varias reflexiones.

Por supuesto que yo puedo sentarme en una cafetería y usando mi tableta, mi móvil o mi ordenador portátil jugar en cualquiera de las páginas de los operadores autorizados, con mis cuentas. Pero hacerlo mediante un dispositivo que me facilitan sería insensato por mi parte, pues la impostación de sitios web está al alcance de cualquier informático de segundo curso de carrera. Y el dispositivo podría estar almacenando en su memoria todos mis datos y transacciones sin que yo me diera cuenta.

Y no quiero imaginar que me pudieran prestar un iPad o similar que ya tenga una cuenta de jugador activa, de un tercero, lo que sería una flagrante infracción de la ley.

En ambos casos, existiría además un acto de inducción al juego, contrario al espíritu de responsabilidad social que preside toda la regulación. Sería escandaloso que te pudieran ofrecer el dispositivo de juego con un bonus, unas partidas gratis, si juegas online, cuando si lo hicieran con una máquina recreativa el expediente sancionador caería de inmediato.

Todo ello viene del mismo origen, que citaba al principio: los “terminales presenciales de juego”, de los que la idea del préstamo de dispositivos portátiles es sin duda una derivación. Para el bien de todos, debería modificarse la ley y prohibirlos explícitamente, como en el resto de Europa. De otro modo, proliferarán los intentos de fraude, en perjuicio –una vez más- de quienes cumplen escrupulosamente las normas. Si no, al tiempo.

Esperamos que los reguladores tengan en cuenta estas reflexiones en la reunión de su grupo de trabajo convocada para el próximo miércoles 8 de octubre.

Fuente: AzarPlus