Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Los jugadores de poker necesitan estabilidad emocional

Los jugadores de poker necesitan estabilidad emocional

Un reciente estudio reveló que la estabilidad emocional es a la vez un factor predictivo y propicio para convertirse en un jugador de póker online exitoso y experimentado. La habilidad y la calidad de la toma de decisiones involucradas durante el juego depende tanto del conocimiento del juego como de la capacidad de controlar las propias emociones.

Estas conclusiones son el resultado del estudio denominado «Los jugadores de póker experimentados son emocionalmente estables», que llevaron a cabo los investigadores Michael Laakasuo, Jussi Palomäki, y Mikko Salmela, de la Universidad de Helsinki, en Finlandia.

El informe, que evaluó la emotividad, nivel de experiencia y el éxito entre los jugadores de póker online, fue publicado en la revista Cyberpsychology, Behavior, & Social Networking, e indica que la estabilidad emocional es a la vez un factor predictivo y propicio para convertirse en un jugador de póker experimentado y exitoso.

Las evaluaciones de los autores sobre la emotividad, también llevaron a la conclusión de que los jugadores de póker que prefieren el juego en vivo en lugar del juego online, son algo más propensos a ser extrovertidos y abiertos a las experiencias.

«Estudios anteriores han demostrado que los jugadores de póker online tienden a ser personas introvertidas y que aquellos que se desempeñan mejor en el póker son menos neuróticos», dijo Brenda Wiederhold del Instituto de Medios Interactivos de San Diego, California. «Este estudio, sin embargo, lleva la investigación un paso más allá mediante la comparación entre jugadores online y en vivo», agregó.

El estudio concluyó que «los resultados sugieren que una mayor estabilidad emocional predispone a los jugadores de póker para continuar jugando, por lo que son propensos a acumular experiencia en el póker y habilidad. También se encontró que el nivel de participación en el póker en vivo fue débilmente asociada con los rasgos de personalidad de extroversión, la conciencia, y la apertura a la experiencia».

«El efecto de la estabilidad emocional fue más fuertemente asociado con el nivel de juego, en el que el participante normalmente juega póker. Esto indica que los jugadores de póker experimentados, pueden tener una disposición innata para tolerar la presión mental y emocional, y mantener la calma mientras se toman decisiones que implican grandes sumas de dinero»

El estudio agrega que «los jugadores con niveles más bajos de emotividad también eran más propensos a reportar un menor número de manos de póker jugadas y estaban menos predispuestos a considerarse a sí mismos como jugadores profesionales. Sin embargo, la asociación entre la estabilidad emocional y la cantidad de años jugados (al póker) fue sólo marginalmente significativa. Esto podría implicar una subpoblación de los jugadores amateur que han jugado al póker desde hace muchos años, pero con poca frecuencia y en límites bajos. Estos jugadores podría decirse que no obtuvieron ‘beneficio’ de la estabilidad emocional, en la medida en que no pueden tratar de mejorar sus habilidades y experiencia».

«La correlación entre la preferencia por el póker en vivo, extroversión, y apertura a la experiencia también es sensible. Los extrovertidos buscan emoción, actividad, y nuevas experiencias, y esto probablemente se da más a menudo en el póker en vivo, en lugar del online. Por último, la correlación negativa entre el nivel de experiencia de póker y la preferencia por el póker en vivo, puede estar relacionado con la disponibilidad general de las salas de poker en vivo. Podría ser que, para muchos jugadores con experiencia, el juego en vivo se dispone pocas veces y si quieren jugar a menudo y regularmente, deben hacerlo en línea (donde los juegos de póker siempre están disponibles)».
El estudio agrega que «debido a su componente de habilidad, el póker se puede separar conceptualmente de la mayoría de las otras formas de juego (como las máquinas tragamonedas)».

«En resumen -expresan los investigadores-, nuestros resultados parecen indicar que la estabilidad emocional es un importante factor predictivo y propicio para la adquisición de experiencia en el póker. Además, los jugadores que prefieren jugar póoker en vivo en lugar de online, parecen más propensos a ser extrovertidos y abiertos a las experiencias. Estos resultados contribuyen a la literatura existente, sobre cómo se reflejan las diferencias individuales de la personalidad en el comportamiento humano. en el popular juego de póker, que se juega de forma recreativa por decenas de millones y profesionalmente por decenas de miles de individuos».

Fuente: El Diario del Juego