Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Las personas mayores, víctimas de los trastornos del juego

Las personas mayores, víctimas de los trastornos del juego

El trastorno del juego se define como una conducta de juego recurrente y persistente en el tiempo que deteriora todas las áreas de la vida del individuo, además de generarle un estrés emocional significativo.

Aunque para la mayoría de las personas el juego no pasa de ser una distracción, para un 2% de la población general en España se convierte en una patología grave. Un trastorno que antes era considerado de especial riesgo para la población joven y adulta, pero que ahora se amplía a la población mayor según nuevos estudios que muestran que también se trata de una población vulnerable.

El juego online es más adictivo que el presencial

Aparte de estos estudios que ponen énfasis en el análisis de las variables propias de las personas de edad avanzada que actúan como factor de riesgo de desarrollar un trastorno de juego, los especialistas prevén un aumento del juego patológico en las futuras generaciones de personas mayores debido al uso de las nuevas tecnologías.

«En los próximos años prevemos que la prevalencia de juego patológico en mayores de 65 años aumentará, porque éstos estarán habituados a usar las nuevas tecnologías. Hay que tener en cuenta que el juego online es potencialmente más adictivo que el presencial por una serie de características, como son la facilidad de acceso, el anonimato, la rapidez entre apuesta y resultado, así como la disminución de la percepción del riesgo por parte del individuo, ya que éste se encuentra en un ambiente familiar», explica la Dra. Susana Jiménez, jefe de la Unidad de Juego Patológico del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Bellvitge.

Factores de riesgo

Las experiencias vitales estresantes propias de la etapa de la vejez, como la jubilación, la pérdida de la pareja, el distanciamiento y la escasa relación con los hijos, entre otros, son los principales factores de riesgo para las personas de edad avanzada de sufrir trastornos de juego.

«El perfil psicopatológico y de personalidad que hemos observado en los pacientes de edad avanzada es una importante inestabilidad emocional, síntomas depresivos, causados por situaciones de crisis, ansiedad y aislamiento social. Así, estas personas se refugian en el juego como una manera de escapar de la realidad y desconectar de su entorno», indica la Dra. Jiménez. Por este motivo, el tratamiento en estos enfermos potencia la capacidad de regulación emocional, desarrollando mecanismos para poder resolver los conflictos.

Las alteraciones y enfermedades somáticas son otros factores de riesgo de sufrir un trastorno del juego.

El promedio de las apuestas

En relación con el tipo de juego problemático, un 83,7% de pacientes mayores son jugadores de máquinas tragaperras, un 44,2% juega al bingo y un 17,1% a juegos de casinos. De promedio, la máxima apuesta en un único episodio de juego es de casi 350 euros y suelen gastar 55 euros por episodio. La media de deudas derivadas de su conducta patológica asciende a 8.500 euros.

«El juego patológico en personas mayores no es tan severo como en otros sectores de población, ya que habitualmente éstos tienen unos ingresos más limitados y son menos impulsivos, una característica muy propia de los más jóvenes», especifica la Dra. Jiménez. Los estudios concluyen que las motivaciones que llevan a jugar a las personas de edad avanzada son la búsqueda de entretenimiento y distracción en el juego, más que ganar dinero u obtener premios.

Fuente: LaVanguardia.com