Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Gibraltar: Entrevista a Picardo

Gibraltar: Entrevista a Picardo

Transcurridos tres años de su mandato como Ministro Principal de Gibraltar, Fabián Picardo concede una entrevista para hablar sobre los progresos conseguidos por su Gobierno en el camino casi inexorable del territorio hacia un futuro sostenible y próspero.

¿Cuáles diría que han sido los mayores logros de su mandato hasta ahora?
Los gobiernos tienen que conseguir muchas cosas y muy diferentes, pero si no se consiguen resultados económicos, entonces no se puede abordar la lista de temas que a uno le gustaría pone en marcha en el plano social. Creo que lo más importante que hemos hecho es conseguir un crecimiento económico medio del 9% durante este periodo de tres años. Este año, el crecimiento del PIB ha sido del 10,3% y el empleo ha aumentado un 6,5%. El año pasado se produjo en Gibraltar un enorme crecimiento del empleo, ya que 524 gibraltareños encontraron trabajo en apenas un año. Este tipo de crecimiento ha tenido una importancia real para nuestra economía y ha fortalecido al Gobierno de la manera que esperábamos que lo hiciera con el fin de poder abordar nuestra agenda social.

¿Qué factores han dado lugar a ese crecimiento, sobre todo habida cuenta del difícil entorno económico?
Yo diría que es el resultado del gran esfuerzo que se está haciendo en todos los niveles de la economía gibraltareña. Es difícil de conseguir en el mundo en que vivimos y en los tiempos en que vivimos, no solo debido a la desaceleración de la economía mundial, sino también por la introducción de diferentes normas en el sector de los servicios financieros, donde Gibraltar ha tenido que adaptarse rápidamente al nuevo entorno imperante. Pero naturalmente Gibraltar lleva ya algún tiempo preparándose en materia de transparencia como miembro de pleno derecho del grupo de jurisdicciones de la Unión Europea y, por lo tanto, cumple la normativa de la UE. Ha sido complicado, pero lo hemos conseguido y ahora lo que estamos reclamando es que haya igualdad de condiciones en todo el mundo, no solo en Europa.

¿Qué avances han realizado a la hora de reforzar los lazos de Gibraltar con las economías BRIC y EE.UU.?
Creo que hemos conseguido grandes logros. En octubre se estableció la Cámara de Comercio de Gibraltar y EE.UU., la AMCHAM. Nos pusimos a trabajar con el sector privado tan solo hace seis meses para intentar crear la AMCHAM. Generalmente se tardan unos tres años en crear una cámara de comercio conjunta con EE.UU., pero nosotros hemos conseguido constituirla en seis meses. Así pues, el gran esfuerzo que hemos puesto en ello está dando frutos para el sector privado.

El Gobierno se ha puesto al frente en algunas áreas y está prestando apoyo en otras y eso incluye no solo las campañas de información que estamos realizando en EE.UU., sino también la apertura de una oficina en Hong Kong para poder ampliar nuestros horizontes también en Asia. Eso es algo que, en mi opinión, debería haberse hecho hace muchos años. Es un área que desafortunadamente ha estado desatendida, porque hemos visto cómo el crecimiento de la economía china pasaba en gran medida por delante de nuestros ojos y estamos llegando tarde a la fiesta, pero es una fiesta que no podemos permitirnos el lujo de perdernos, aunque vayamos a llegar tarde.

En fechas recientes usted ha criticado el efecto negativo para la industria del juego online de Gibraltar provocado por la introducción de un impuesto al juego basado en el «punto de venta» por parte del Reino Unido. ¿Cuál es la situación actual?
No hay mal que por bien no venga. Cabría pensar que esas mismas empresas de juego podrían haber repatriado sus negocios de apuestas británicas como resultado de la normativa, pero lo cierto es que, como el Reino Unido no prestó la debida atención a lo que le decían estas empresas, lo que ha ocurrido es que algunas empresas británicas de juego online han emigrado a Gibraltar y ahora están estableciéndose para desarrollar su negocio internacional de juego desde Gibraltar. Y eso a pesar de que fueron ellas las que en su día plantearon los cambios en el sector del juego online del Reino Unido.

Nuestro enfoque en esta materia ha sido estar realmente abiertos al mundo desde el punto de vista de nuestro mercado laboral. Una de las cosas que hemos hecho, dentro de nuestros intentos por atraer a los países BRIC hacia nuestra economía y por desarrollar nuestros servicios financieros y nuestro sector del juego online, es abrir aún más nuestro mercado laboral. Somos un territorio europeo y, naturalmente, cualquier ciudadano europeo puede venir y trabajar en Gibraltar sin necesidad de tener permiso de trabajo. Hemos eliminado las restricciones en los viajes a Gibraltar para las personas procedentes de los BRIC y otros países, y ahora estas personas pueden viajar a Gibraltar con un programa de exención de visado que resulta de gran utilidad especialmente para el mundo del juego online y los servicios financieros, ya que tratan con clientes y contrapartes de todo el mundo.

¿Qué está haciendo su Gobierno para procurar las infraestructuras adecuadas que se necesitan para hacer negocios en Gibraltar?
Nosotros tomamos la palabra «infraestructuras» en un sentido amplio y la entendemos como todas aquellas áreas en las que necesitamos invertir para seguir siendo atractivos para las empresas internacionales. Tenemos que invertir mucho en nuestro sistema de alcantarillado, porque a nadie le gusta estar en un sitio que huele; necesitamos seguir invirtiendo en nuestras telecomunicaciones; es preciso seguir invirtiendo en la oferta de ocio, alojamiento y restauración que plantea Gibraltar, y por eso hemos invertido para conseguir que haya un hotel de cinco estrellas en Gibraltar y hay más en proyecto. Se están remodelando los hoteles existentes y se están reacondicionando áreas turísticas como las playas, que ahora tienen un aspecto fabuloso.

Gracias al excelente trabajo que han hecho los ministros Costa, Ísola y Licudi en las áreas de servicios financieros, juego y educación, respectivamente, estamos reforzando nuestras infraestructuras de la forma que realmente necesitamos para llevar a Gibraltar hasta el siguiente nivel de su desarrollo. Estamos creando un nuevo banco internacional en Gibraltar que será nuestro banco nacional. Eso es algo con lo que Gibraltar llevaba soñando muchos años. También vamos a ver por fin la creación de nuestra bolsa de valores, GSX, que vivirá sus primeras admisiones a cotización antes de que termine enero de 2015, y en 2015 también asistiremos al nacimiento de la Universidad de Gibraltar. Estas últimas tres cosas son sueños que los diferentes Gobiernos de Gibraltar han acariciado durante las dos últimas décadas y ahora los vamos a hacer realidad.

Uno de los mayores cambios que hemos hecho en las infraestructuras físicas de Gibraltar es la creación del Parque de la Commonwealth en el centro de nuestra ciudad. Con ello demostramos que si bien necesitamos construir oficinas y asegurarnos de que todo el mundo tiene su espacio en Gibraltar, no tenemos que entregar al sector privado hasta el último metro cuadrado. Solamente podremos atraer a más gente a Gibraltar si también ofrecemos espacios como el Parque de la Commonwealth, donde la gente puede sentarse, pensar y relajarse como lo haría en Hyde Park en Londres.

¿En qué medida le preocupa el posible efecto negativo que podría tener para la imagen de Gibraltar su mala relación con España?
Si se fija en el crecimiento económico que ha tenido Gibraltar durante los últimos tres años, creo que se puede apreciar que al mismo tiempo que lidiamos con el ruido que el problema español puede crear cuando tenemos un gobierno beligerante en Madrid, nosotros seguimos trabajando con ahínco para labrarnos nuestro propio éxito. Podemos cosechar éxitos y, por lo tanto, no tenemos nada que temer ante la desafortunada postura que ha adoptado frente a Gibraltar el gobierno español actual durante los últimos meses y años.
Espero sinceramente que España tenga otros asuntos en los que pensar ahora que se ha convertido en miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. El mundo tiene problemas más graves que atender que la extravagante sugerencia de que Gibraltar podría ser algún día español.

No es que las dificultades con que Madrid castiga a Gibraltar sean un problema para nosotros, es el coste de oportunidad para ellos mismos y para su propio pueblo en la región. Si nos fijamos en todos los municipios de la Bahía de Gibraltar, algunos de ellos son muy cooperadores hoy día, como La Línea, pero otros son muy beligerantes, como Algeciras y Tarifa. Gibraltar les tiende a todos ellos una mano de amistad y cooperación. También estoy convencido de que con la cooperación del gobierno de Madrid y si trabajamos juntos en estos problemas, podríamos crear un arco de prosperidad en la Bahía de Gibraltar que acabaría con el paro. Así, el pueblo de Gibraltar podría compartir la prosperidad que disfruta hoy con todos los que nos rodean de una forma mucho mayor de lo que hacemos actualmente.
Si en la actualidad creamos 10.000 puestos de trabajo en la región que nos rodea, podríamos crear 30.000 o 40.000 dentro de cinco años con esfuerzo y cooperación. Esa es nuestra oferta.

¿Es optimista y cree que algún día eso podría hacerse realidad?
Totalmente. Creo que un día una figura destacada de la política española se despertará y dirá “¿Qué hemos hecho? Hemos hecho el ridículo ante la comunidad internacional. Vamos a trabajar para mejorar esta región todo lo que podamos, en beneficio de nuestro pueblo y del pueblo de Gibraltar”.

Después de la explosión y el incendio de la central eléctrica de Waterport, la más importante de Gibraltar, en abril de 2014, ¿qué se está haciendo para garantizar el suministro eléctrico del territorio?
Hemos invertido a dos niveles. Hemos realizado inversiones para garantizar que no haya problemas con el suministro eléctrico hoy. Nuestra central eléctrica sufrió una avería muy grave y un incendio en Semana Santa, pero restablecimos el suministro rápidamente, en cuestión de horas. Antes de este suceso ya habíamos importado generadores de suministro eléctrico provisional y ya teníamos encargada más generación provisional. Hemos contratado aún más potencia provisional, por encima de la capacidad de generación que podríamos llegar a necesitar.
Obviamente, no se puede descartar que vuelva a producirse una nueva avería grave en Gibraltar, como no se puede descartar en ninguna parte. Hace algunos años Manhattan sufrió un corte de luz muy grave. La probabilidad de que ocurra ahora en Gibraltar es exactamente la misma que en cualquier economía avanzada, es decir, muy baja.

Gibraltar es una isla energética y, por lo tanto, nuestra inversión para el futuro, que es nuestra segunda línea de inversiones eléctricas, es asegurarnos de que tenemos la central eléctrica que necesitamos. Tiene que contaminar lo menos posible y, por lo tanto, se alimentará con gas natural licuado (GNL). También tiene que costar lo menos posible desde el punto de vista de los gastos recurrente, de ahí también que el GNL sea la mejor opción. Aunque el precio del petróleo y el GNL fluctúa, el GNL es más abundante y, por lo tanto, el precio probablemente sea más bajo a largo plazo, o ciertamente no superior al del combustible diésel. Y, obviamente, debido a que no es contaminante, no penaliza tanto como el diésel en lo que respecta a las emisiones de carbono.
Esa segunda línea de inversiones ya ha comenzado y a finales de 2016 o 2017 veremos la puesta en servicio de una nueva central eléctrica, pero nuestros acuerdos de suministro eléctrico provisional van más allá y garantizan el suministro provisional necesario para sobrellevar cualquier problema técnico que pueda surgir durante la puesta en servicio.
Nuestra tercera línea de inversiones eléctricas es cambiar toda la red de distribución de Gibraltar. Ese es un trabajo que pusimos en marcha nada más salir elegidos, porque vimos que había que hacerlo y, por lo tanto, nos hemos asegurado de que este proceso de modernización es constante.

¿Qué objetivos tiene para el resto de su mandato?
Hay un objetivo principal que nos fijamos cuando estábamos en la oposición. Viendo la desafección de la gente con los políticos en toda Europa y cómo se piensa en la clase política como un grupo de personas que prometieron mucho e hicieron poco, espero llegar a las próximas elecciones generales habiendo cumplido mi programa y demostrando al pueblo de Gibraltar que hemos hecho todas las cosas que prometimos que haríamos.
En el improbable caso de que no seamos capaces de cumplir algo a lo que nos comprometimos por programa, y espero poder contar esos incumplimientos con los dedos de la mano, podremos explicar con exactitud por qué no fue posible hacerlo, debido a los cambios en la coyuntura mundial. Por lo tanto, en un programa de 80 páginas en el que incluíamos varios cientos de compromisos, incumplir únicamente un puñado de ellos y poder explicar las razones de esos incumplimientos tendrá un efecto beneficioso para las relaciones entre el pueblo de Gibraltar y sus políticos. Dicho de otro modo, habremos restablecido la confianza en la política y creo que eso reviste una importancia tremenda en una comunidad de nuestro tamaño.

Fuente: AndaluciaInformación.es