Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Una mayor oferta de Juego no conlleva más Ludopatía

Una mayor oferta de Juego no conlleva más Ludopatía

La proliferación de los juegos de azar, incluso online, en la última década en los Estados Unidos, podría suponer también un incremento de la cantidad de personas con problemas relacionados al juego compulsivo. Sin embargo, los profesionales del Instituto de Investigación de Adicciones (RIA, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Buffalo, Nueva York, no encontraron un incremento significativo en los porcentajes de problemas con el juego, a pesar de un aumento en todo el país de estas oportunidades lúdicas.
10/11/2014

Los resultados de la encuesta a nivel nacional que fue dirigida por el médico psicólogo John W. Welte, y sus colaboradores en el Instituto, se combinaron con los datos de una encuesta del 2000, con el propósito de analizar las tendencias en los juegos de azar en la última década, entre los adultos estadounidenses en general, así como en diversos subgrupos de la población.

“Comparamos los resultados de dos encuestas telefónicas en todo el país, llevadas a cabo con una década de diferencia. No hemos encontrado un aumento significativo en los porcentajes de problemas con el juego en los EE.UU., a pesar de un aumento en todo el país en las oportunidades de juego”, dijo el doctor Welte, investigador senior del RIA (Research Institute on Addictions).
La primera encuesta telefónica entrevistó a 2.613 personas en el período 1999-2000, y la segunda encuesta entrevistó a 2.963 personas en 2011-13. Se solicitó a las personas acerca de su participación en una amplia gama de actividades de juego, incluidas rifas, casas de apuestas, bingo, cartas, billar, máquinas de juegos de azar, casinos, loterías, juegos de azar online, y apuestas en deportes, hipódromos y canódromos.

A pesar de un aumento en las oportunidades de juego, las tasas percentuales de problemas de juego se mantuvieron estables. El problema del juego incluye comportamientos tales como pensar constantemente en los juegos de azar, el aumento de las apuestas para sostener la emoción, la mentira para ocultar la actividad de juegos de azar y la incapacidad para dejar de jugar, entre otros.
Utilizando varios criterios diferentes, los investigadores no encontraron cambios estadísticamente significativos en los problemas de juego o su forma más grave, el juego patológico. El porcentaje de problemas con el juego se mantuvo en el rango del 3,5 a 5,5 por ciento, dependiendo de la medida utilizada, y las tasas de ludopatía estaban en el rango 1,0 a 2,4 por ciento.

Y aunque ha habido historias frecuentes en los medios de comunicación, acerca de que las mujeres se están convirtiendo en adictas, los hombres tienen más del doble de probabilidades que ellas de ser jugadores con problemas. De hecho, la encuesta mostró que la prevalencia de los problemas con el juego entre las mujeres en realidad disminuyó del 2,9 al 2,5 por ciento.

Además, los investigadores encontraron que la participación general en las actividades de juego disminuyó. El porcentaje de encuestados que jugó en el último año se redujo a un 76,9 por ciento en 2011-13, frente al 82,2 por ciento del período 1999-2000. Entre los encuestados que jugaron al menos una vez en el último año, hubo una reducción significativa en el número promedio de días en que lo hicieron; 59,9 días por año en 1999-2000 a 53,7 días en 2011-2013.

“Nuestros resultados muestran que es claro que los residentes de Estados Unidos están jugando con menos frecuencia”, dijo Welte.

Investigaciones anteriores realizadas por Welte encontraron que las personas tienen el doble de probabilidades de ser jugadores con problemas si viven a 10 millas de un casino. Así, con un creciente número de casinos en el país, la pregunta es ¿por qué no aumentaron los problemas con el juego con el mismo porcentaje?

Welte sólo puede especular. “Puede ser debido a la recesión económica que hemos experimentado a partir de 2008, lo que resultó en una disminución del negocio de los casinos”, dijo. “También podría ser debido a la teoría de la adaptación, done si bien los aumentos iniciales en la exposición a lugares de juego conducen a incrementos en las tasas de problemas con el juego, una población eventualmente se adaptará y otras consecuencias negativas no van a continuar”.

El estudio tiene como coautores a Grace M. Barnes, científico de investigación senior, Marie-Cecile O. Tidwell, project manager, y Joseph H. Hoffman, analista de datos, junto con William F. Wieczorek, director director del Centro para la Salud y la Investigación Social de la Universidad de Buffalo.

Fuente: buffalo.edu