Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Adelson pierde apoyos en su cruzada anti online

Adelson pierde apoyos en su cruzada anti online

Con el nuevo cuadro político que presenta el Parlamento de los Estados Unidos para el próximo período, tras la victoria en las últimas elecciones del Partido Republicano, los más de 100 millones de dólares que el magnate de los casinos Sheldon Adelson donó a la causa de ese partido, podrían hacer pensar que está en grado de conseguir todo lo que se proponga de un Congreso dominado por la fuerza política que apoya. Sin embargo, el mayor deseo del propietario de Las Vegas Sands -prohibir el juego de azar online-, está encontrando resistencia no precisamente por los demócratas, sino por un grupo pequeño de conservadores.

La cuestión central en torno al tema es si el cambio propuesto en la ley federal solicitada por Adelson, violaría un principio central conservador de los derechos de los estados, que ha sido un tema que inspiró a muchos activistas del Tea Party.

Las apuestas online fueron adoptadas por un número de rivales de la industria de Adelson, y por varios estados ávidos de la recaudación tributaria adicional que proporcionan. Adelson dijo que se aproxima a la cuestión más como un padre que un hombre de negocios, bajo el argumento de que los juegos de azar en Internet plantea graves consecuencias para los niños, que podrían ser atraídos a una actividad adictiva, o a estudiantes universitarios, que podrían acumular deudas desde sus dormitorios en los campus de la universidades. Sin embargo, el juego online también fue visto como una amenaza que podría restar clientes a los casinos físicos de Adelson, según publica Tom Hamburger en su artículo en el Washington Post.

El debate apunta a una nueva complicación visible para los megadonantes políticos de hoy en día, que están ganando influencia con los políticos, en una época de contribuciones ilimitadas; pero también puede originar una fricción en perseguir la aplicación de políticas vistas como una ayuda a sus intereses económicos.

Los estados “no necesitan que el gobierno federal los asista como niñeras”, dijo Grover Norquist, presidente de Americans for Tax Reform, que se unió esta semana a otros 10 líderes de grupos conservadores para enviar una carta a los legisladores, instándolos a “preservar la autoridad de los estados”, y rechazar la prohibición al juego online propuesta.

Los grupos de presión de la empresa de Adelson, Las Vegas Sands Corp., trabajaronen las últimas semanas para presionar por una aprobación rápida de la medida, manteniendo debates con el vocero de la Cámara de Representantes John Boehner (R-Ohio) y Harry M. Reid (D-Nev.), líder de la mayoría del Senado.

La mitad de los 22 miembros republicanos del Comité Judicial de la Cámara, co-patrocinaron la legislación apoyada por Adelson.
Una audiencia de la Cámara sobre el proyecto de ley en cuestión, que fue redactada originalmente por un abogado de Las Vegas Sands, había sido programada tentativamente para principios de diciembre, con la esperanza de que podría ser considerada por el pleno de la Cámara antes de que se levanten las sesiones. La audiencia, sin embargo, fue suspendida esta semana, ya que la oposición conservadora comenzó a relucir.

Norquist y los líderes de los otros grupos, entre ellos la Unión Conservadora Americana, no mencionaron a Adelson por su nombre. Pero su carta sigue a la publicación de un artículo del ex congresista Ron Paul (R-Tex.), el héroe libertario y padre de potencial candidato presidencial, el senador Rand Paul (R-Ky.). Ron Paul calificó al proyecto de ley como un ejemplo de “capitalismo de amigos” escrito “para beneficio de un poderoso multimillonario”.

Un portavoz de la coalición respaldada por Adelson que apoya la prohibición del juego online no respondió directamente a las críticas, pero dijo que el cambio “sigue siendo un objetivo importante para nuestra coalición y para las familias en todo los Estados Unidos”.

Adelson, de 81 años, cuya compañía es propietaria de los mejores casinos en Nevada, Macao y Singapur, es la octava persona más rica en el mundo, según una encuesta de la revista Forbes. En las últimas dos elecciones fue el donante más prolífico del Partido Republicano. Junto a su esposa gastaron más de 90 millones de dólares en el año 2012 en apoyo a candidatos republicanos.

La pareja hizo personalmente más de U$s 5,9 millones en donaciones federales durante el ciclo electoral del 2014, convirtiéndose en el octavo más grande “donante individual” en el país este año. Ese total no incluiría el dinero que Adelson puede haber dado a los grupos sin fines de lucro pro-republicanos, que no están obligados a identificar a sus donantes.

El magnate dijo que tiene la intención de gastar más millones en 2016 para elegir a un presidente republicano, lo que llevó a los posibles candidatos pasar algún tiempo en reuniones con Adelson.

Adelson lanzó el año pasado una campaña advirtiendo que las apuestas por Internet podría perjudicar a los niños y otras personas vulnerables, por darles acceso al juego sin restricciones. Sus aliados argumentaron que los efectos podrían empañar el modelo de negocio tradicional de la industria, que se basa en atraer a la gente a los hoteles resort.

Otras empresas de casino, incluyendo Caesars Entertainment y MGM Resorts, estuvieron en desacuerdo, argumentando que el juego de azar regulado en Internet, sería más seguro que los juegos no regulados organizados por las empresas operadoras offshore. También dicen que los juegos de azar online podrían aumentar los ingresos; una posición compartida por un número creciente de gobernadores y funcionarios de las loterías estatales.

En Washington, Adelson y su equipo se enfrentan a una delicada decisión estratégica. Mientras que el megadonante del Partido Republicano seguramente ganará influencia con los republicanos al poder tanto en la Cámara y en el Senado el próximo año, también tiene una buena relación con Reid. Los dos son enemigos políticos en muchos aspectos, pero son como compañeros de Nevada que comparten una afinidad por la industria de los juegos de azar en su estado natal. Y Reid que se enfrenta a una dura reelección en 2016, se beneficia de las continuas relaciones cálidas. Incluso si Adelson no es un benefactor directo a Reid, podría minimizar su papel en la carrera por el Senado de Nevada.

Personas familiarizadas con la estrategia de Adelson, afirman que su equipo está buscando un acuerdo con los líderes del Congreso, que podría incluir la fijación de la prohibición de juegos de azar online a una ley de gastos de pasaje obligado durante la sesión saliente que termina en diciembre.

Un portavoz del legislador Boehner dijo que miembros de su staff se reunieron con defensores y opositores a la prohibición desde las últimas elecciones, pero no amplió el tema.

“Sé que han tenido algunas discusiones de algún grado sobre la legislación, cuando se podía avanzar con ésta y la necesidad de abordar el tema”, dijo Andy Abboud, el mayor lobbista de Adelson, a GamblingCompliance. “Es que no está claro cuanto tiempo tomará”.

Hablando con el periodista televisivo de Nevada Jon Ralston, Abboud expresó su confianza en que la prohibición federal sería considerada en el Congreso pronto, ya sea este o el próximo año. “La suerte está echada en esto”, dijo Abboud. “La torta está cocinada”.

John Pappas, director de la Poker Players Alliance, que apoya la expansión de los juegos de azar en línea en los Estados Unidos, dijo que los grupos de presión que trabajan para y en contra de la prohibición propuesta, se vieron con frecuencia en las oficinas de los miembros del Comité Judicial de la Cámara.

El juego de azar online en los Estados Unidos se convirtió en una posibilidad legal, gracias a una opinión del Departamento de Justicia que en el 2011 allanó el camino, para que los estados permitan diversas formas de apuestas en línea, cosa que previamente había sido considerada una violación de la ley denominada Wire Act, de 1961 que prohibe el comercio interestatal sobre apuestas.

Varias empresas de casino y grupos aliados se apresuraron a vender la idea de los juegos de azar online, como una fuente de ingresos para los gobiernos estatales, aduciendo que pueden implementar la tecnología para asegurar que solo a la gente dentro de sus fronteras se le permite apostar.

Adelson calificó la opinión legal del 2011 del Departamento de Justicia como un error, y emprendió medidas para frenar a los juegos de azar en línea, una lucha contra las propuestas a nivel estatal para autorizarlo y presionando para una prohibición federal.

Un abogado de la compañía de Adelson scribió un primer borrador de la Restauración de la Wire Act, que más tarde fue refinada y presentada el año pasado por el senador republicano Lindsey O. Graham, y el representante republicano Jason Chaffetz, que impediría efectivamente a los estados autorizar las apuestas online.

La legislación consiguió ya hasta 18 copatrocinadores en la Cámara y tres en el Senado, entre ellos un demócrata, la senadora Dianne Feinstein de California, cuyo estado de origen está considerando la legalización del póker online.

Fuente:www.washingtonpost.com