Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Argentina: El Auge de las apuestas en línea

Argentina: El Auge de las apuestas en línea

Timba, escolaso, suerte, apuestas. Cualquiera sea el nombre o la modalidad, pareciera que el ser humano no puede vivir sin los juegos de azar. Pero a los sistemas tradicionales, como el casino, el bingo, los caballos, las maquinitas, en los últimos años se les sumó el juego online, una variante que viene ganando cada vez más adeptos, tanto en la Argentina como a nivel mundial. El avance de las nuevas tecnologías sigue abriendo puertas que años atrás eran impensadas. Hoy en día alcanza con bajar una aplicación en el smartphone o navegar en los sitios especializados desde la comodidad del hogar para ingresar en el apasionante y peligrosamente adictivo mundo del juego online. El abanico de opciones es amplio, pero las apuestas deportivas, el poker y el casino virtual concentran la mayor parte del dinero en juego. Algunos de los sitios web mas populares para apostar online son Bwin, PokerStars, Bet365, Casino.com, (todos extranjeros). Si se quiere jugar en un sitio argentino, una de las opciones mas mencionadas es Spingol (funciona por un acuerdo con el gobierno de Misiones).

Falta de regulación

En la Argentina el juego online no está regulado a nivel nacional y esto impide obtener datos precisos sobre cantidad de apostadores y dinero que mueve la industria. “Se pueden hacer especulaciones, pero no hay datos concretos”, afirma Ramón Indart, periodista y coautor junto a Federico Poore del libro “El poder del juego”. Si se piensa que el juego tradicional movió en el país $105.000 millones en 2013, según establecieron Indart y Poore, aun frente a los cálculos más pesimistas el juego online se exhibe como un negocio millonario.

La falta de regulación, explica Indart a Crónica, tiene consecuencias “para el Estado pero también para las empresas interesadas”. “Al empresario no le conviene -detalla-, porque no existe previsibilidad para instalarse. Y al Estado tampoco ya que no obtiene ingresos ni puede promocionarlo”. Semanas atrás la AFA confirmó la caída del proyecto del Prode Bancado, que buscaba oficializar el sistema de apuestas deportivas. En este contexto, Indart enfatiza: “Es necesario legislar antes y no después de la explosión del negocio”.

Una industria en expansión

​Algunas cifras permiten vislumbrar el gran crecimiento de la industria del juego online a nivel planetario. Por ejemplo, durante el último Mundial de Fútbol celebrado en Brasil se habrían apostado alrededor de 20.000 millones de dólares, según estimaron en Ladbrokes, uno de los gigantes del negocio online. Para el año próximo, consigna Ramón Indart, la Unión Europea calcula que el número de apostadores online llegará a los 6,8 millones y se esperan ganancias por 15.000 millones de euros.

En el caso particular de España, desde que se otorgaron las primeras licencias hace dos años las casas de apuestas online ya mueven 5.600 millones de euros, de acuerdo a un informe reciente de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Un último dato: según expertos estadounidenses, los casinos virtuales de todo el mundo recaudan 32.000 millones de dólares por año.

El crecimiento de las apuestas “virtuales” se explica, en gran medida, por la proliferación de dispositivos móviles como tablets o smartphones. Los sitios web especializados tomaron nota y están enfocando las estrategias de marketing hacia este nicho. Sin embargo, por el momento -al menos en el caso argentino- el juego tradicional (casinos, bingos y agencias) “se encuentra consolidado”, según señala Indart, que destaca que “hoy los casinos y bingos tienen a la máquina tragamoneda como principal herramienta de ganancia. El juego online difícilmente compita por el mismo público”.

Pocos ganan grandes sumas

​Algunas cifras permiten vislumbrar el gran crecimiento de la industria del juego online a nivel planetario. Por ejemplo, durante el último Mundial de Fútbol celebrado en Brasil se habrían apostado alrededor de 20.000 millones de dólares, según estimaron en Ladbrokes, uno de los gigantes del negocio online. Para el año próximo, consigna Ramón Indart, la Unión Europea calcula que el número de apostadores online llegará a los 6,8 millones y se esperan ganancias por 15.000 millones de euros.

En el caso particular de España, desde que se otorgaron las primeras licencias hace dos años las casas de apuestas online ya mueven 5.600 millones de euros, de acuerdo a un informe reciente de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Un último dato: según expertos estadounidenses, los casinos virtuales de todo el mundo recaudan 32.000 millones de dólares por año.

El crecimiento de las apuestas “virtuales” se explica, en gran medida, por la proliferación de dispositivos móviles como tablets o smartphones. Los sitios web especializados tomaron nota y están enfocando las estrategias de marketing hacia este nicho. Sin embargo, por el momento -al menos en el caso argentino- el juego tradicional (casinos, bingos y agencias) “se encuentra consolidado”, según señala Indart, que destaca que “hoy los casinos y bingos tienen a la máquina tragamoneda como principal herramienta de ganancia. El juego online difícilmente compita por el mismo público”.

Fernando Costoya
fcostoya@cronica.com.ar

Fuente: Cronica.com.ar