Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El on line recorta un 50% al presencial en La Rioja

El on line recorta un 50% al presencial en La Rioja

La ruleta gira más despacio; el crupier ralentiza el reparto de cartas; el vendedor de la ONCE llega más tarde a casa; las devoluciones de las administraciones de Lotería son cada vez mayores… El sector del juego no vive sus mejores momentos en La Rioja. Tampoco en España. Al menos el tradicional, el que forman los productos comercializados por Loterías y Apuestas del Estado (LAE), la ONCE, los casinos, bingos y máquinas tragaperras. Todos están de capa caída.

Pero, ¿han dejado los riojanos de jugar? La respuesta es no. Lo que han hecho ha sido cambiar sus preferencias y las nuevas tecnologías han jugado en ese proceso un papel básico. Así, mientras que el sector tradicional trata de adaptarse para frenar el desplome de su negocio, el juego on line duplica año a año su facturación. Sólo durante el 2013 en el conjunto del Estado (las cifras no están desagregadas por comunidades) se apostó a través de Internet más de 5.600 millones de euros, es decir, más de cuatro veces el presupuesto con que contará La Rioja para el próximo ejercicio. Y la tendencia del mercado es seguir creciendo. Durante los nueve primeros meses del 2014 ya se han jugado 4.710 millones de euros, 500 millones más que en el mismo periodo del año anterior.

En La Rioja, la inflexión de los juegos tradicionales comenzó en el año 2009. Entonces las apuestas riojanas tocaron su particular techo con un gasto total de 287,6 millones de euros. Fue el mejor ejercicio de los que se recuerdan… y fue también el principio de su particular recesión. Año a año, los riojanos han ido dando la espalda a los juegos de azar, han preferido dejar las vueltas del café en el bolsillo en lugar de en los cajones de las máquinas tragaperras, se han olvidado de comprar lotería o ‘sellar’ la Primitiva, la quiniela o el boleto de Euromillones y, en el mejor de los casos, apostar en alguna de las cada vez más, casas de juego de Internet.

La mitad del gasto

Así hasta llegar al 2013, ejercicio en el que la inversión en el sector del juego de los riojanos cayó hasta situarse en los 134.399.345 euros, según se desprende del Informe Anual del Juego en España que elabora la Dirección General de Ordenación del Juego, es decir el 53,2% menos cuatro años después. A la hora de buscar una causa a ese ‘crack’ hay que sumar a la popularización del juego on line, la particular factura de la crisis económica, que también ha contraído el gasto. En total, una pérdida de 153 millones en cuatro ejercicios.

Las máquinas tragaperras son las principales protagonistas de ese descenso. Durante años han sido las responsables de ‘tragarse’ buena parte de las nóminas de muchos riojanos. Sólo durante el 2009 consiguieron que, moneda a moneda, a sus cajetines registradores cayeran hasta 169,2 millones de euros. Cuatro años después recaudaron el 76,9% menos: 38,9 millones.

Porcentualmente, el casino de Logroño es el segundo juego que más ha visto recortada la recepción de apuestas. Los 12,6 millones de euros que se pusieron sobre los tapetes en el 2009 se han quedado en el último ejercicio en 5,2, el 46,9% menos. En la misma línea se han movido los bingos. Pierden el 33,4% de sus ingresos por juego al recaudar en el 2013 casi 5,7 millones de euros menos que en el 2009.

Los juegos de Loterías y Apuestas del Estado han sorteado mejor estos cuatro años negros para el juego tradicional. Los 77 millones del 2012 se han convertido en 66 con descensos en todas las opciones de juego ofertadas (Lotería, Bonoloto, Primitiva…) y especialmente en las deportivas, en donde más evidente se hace la competencia de las apuestas a través de Internet.

La ONCE, por su parte, también pierde a parte de sus clientes, pero tiene una base relativamente sólida de fieles que limitan esa caída al 10% (de 11,98 millones a 10,68).

Apuestas deportivas y póquer

Frente a esa realidad, el juego on line. A falta de datos concretos, aplicando el peso porcentual de La Rioja en el juego tradicional al on line, supondría un volumen de apuestas que se movería entorno a los 40 millones de euros, lo que certificaría parte del traslado de los juegos del mundo real al virtual.

¿Cómo es el jugador ‘on line’? Un estudio elaborado por la Dirección General de Ordenación del Juego apunta que es mayoritariamente hombre, con una edad media que oscila entre los 30 y los 36 años, trabajador y con estudios secundarios o universitarios. Además recurre al juego virtual por motivos económicos, 3 de cada 10 han apostado más de lo que se podían permitir, el 58% ha vuelto a jugar para recuperar dinero y el 20% asegura que le ha causado algún problema financiero en el hogar.

Las cifras asustan y los 5.600 millones de euros apostados durante el año 2013 se superarán el próximo 31 de diciembre de este año -de momento el acumulado hasta septiembre mejora en 500 millones los datos del ejercicio anterior-. Y hablar de juego on line es hablar, sobre todo, de dos modalidades. La primera de ella, las apuestas deportivas de contrapartida (la apuesta en la que el participante juega contra el operador de juego). Un millón de euros durante el segundo semestre del 2012; 1,98 millones durante el 2013; y la misma cantidad (1,98 millones) durante los nueve primeros meses del 2014.

Con él, aunque en retroceso, el póquer. Durante el año pasado el importe de las apuestas se acercó mucho a las deportivas (1,75 millones), pero ese énfasis inicial ha caído y hasta el pasado septiembre se recaudaron 1,2 millones de euros. Además, durante este 2014 parece haber despertado el interés por la hípica (más de 3 millones de euros mensuales), la ruleta (hasta 99 millones de euros facturados el pasado mes de mayo) y el bingo, que supera los 5,5 millones de euros en apuestas cada mes.

Fuente: larioja.com