Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

A la espera de la nueva ley en Mexico

A la espera de la nueva ley en Mexico

Lejos de toda euforia, los titulares de las dos cámaras de casinos más importantes de México están convencidos de que, si bien la nueva ley de juegos y sorteos aprobada por la cámara de diputados de ese país es un gran paso para terminar con la corrupción en el marco de la industria del juego, pasará algún tiempo para que haya un ajuste que mejore el panorama actual.

México aún está regido por una ley de juegos y sorteos que data, modificaciones más, modificaciones menos, de 1947 lo que la hace totalmente vetusta. Alfonso Pérez Lizaur, presidente de la Asociación de Permisionarios y Proveedores de Juegos y Sorteos (Appjsac), cree que la aplicación de la nueva normativa hará que el mercado sufra “algunos ajustes como consecuencia de fusiones y adquisiciones, y luego entrará en una etapa de crecimiento”. Lizaur cree que el nuevo modelo de negocios estará basado en inversiones de hoteles-casinos, lo que, según él, será el pilar del crecimiento del sector en México.

Para el presidente de la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta en México (AIEJA), Miguel Angel Ochoa, en la actualidad la ley crea “vacíos y lagunas que han generado un mercado alternativo ilegal que compite con el mercado legal. Por lo tanto, esta misma industria ha impulsado desde hace mucho años en el congreso mexicano diversas iniciativas de ley que no habían tenido éxito ni habían llegado al pleno de la cámara de diputados, cosa que en esta ocasión sí sucedió”, explica.

Uno de los segmentos que se espera crezca de manera exponencial y el cual no está tratado al detalle en la letra de la ley, es el del juego en línea. Ochoa explica que, si bien la ley destina un capítulo muy escueto a este tema, contempla que al momento de ponerse en vigor, la autoridad regulatoria publicará una miscelánea y allí deberá tratarse el tema de forma más amplia. “Lo fundamental es que se va a poder jugar y que se autorizarán permisos de juego en línea a cualquier persona o institución que lo quiera hacer, siempre y cuando se reúnan los requisitos”, dijo.

Dos de los requisitos sine qua non para poder operar licencias de juego en línea dentro de la nueva ley mexicana, son, primero que los permisos estén otorgados por la Secretaría de Gobernación, ya sean licencias dados a salas en funcionamiento o aquellas especialmente otorgadas para la operación del juego en línea; y en segundo término, que quien tenga la intención de operar online deberá estar enlazado a la extensión punto COM, punto MX, como un mecanismo de control de los reguladores mexicanos. Si este último punto no se da, por ejemplo con las empresas off-shore, será bloqueada al mercado de México.

En este punto, los dos referentes del juego tienen opiniones diametralmente opuestas. Para Pérez Lizaur, la regulación de esta modalidad “no traerá nuevas inversiones y el juego en línea clandestino tardará tiempo en desaparecer”. Para el presidente de Appjsac las condiciones de seguridad y los mecanismos de control en la lucha contra el fraude que se proponen en la ley “todavía no están dadas”. “Habrá que esperar que se publique la ley para ver qué pasa”, añadió.

Cabe destacar que algunos estudios privados ponen de manifiesto que el juego online clandestino en México se lleva más de 300 millones de dólares al año en apuestas. Los empresarios creen que si se cobrase un 10 por ciento en impuestos a este segmento, que es lo que aparentemente se está hablando en las esferas de la autoridad regulatoria, entrarían al menos 30 millones de dólares al fisco mexicano.

Por su parte, Miguel Ángel Ochoa considera que el juego en línea en México va a tener un crecimiento geométrico. “Así como los casinos, la ferias, las apuestas son matemáticas, crecen de uno en uno, el juego en línea es geométrico, por lo que crecerá multiplicado por dos”, explicó. El dirigente empresarial sostiene que están dadas las condiciones para poner en vigor un marco regulatorio seguro, tanto para participantes como para inversionistas. Además, explica que la ley dará tranquilidad a los inversores extranjeros ya que dejará en claro cómo deberán trabajar en México. “México, detrás de Argentina, es la segunda economía en el tema de casinos y con este proyecto de ley tendremos mayor certeza en el futuro para la industria del juego y de las apuestas”, precisó.

Ochoa explicó que, si bien la ley es un gran paso para terminar con la corrupción en el sector, ellos hubiesen preferido que en vez de que se pusiera en funcionamiento un instituto manejado por una sola persona, se forme una especie de cuerpo colegiado para evitar cualquier tipo de suspicacia. “Una sola persona corre el riesgo de que pueda tomar decisiones un poco por simpatía con algún grupo y podría haber riesgo de corrupción, que es lo que queremos eliminar. Porque la corrupción sí ha invadido a las autoridades mexicanas y es importante que se termine con la discrecionalidad que ha podido también existir”.

Fuente: El Diario del Juego