Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Sacha Michaud: De las apuestas a la mensajería

Sacha Michaud: De las apuestas a la mensajería

Ha vivido en primera persona el boom del juego y las apuestas a través de Internet en Betfair, a la que se incorporó en 2005 cuando eran un puñado de empleados y hoy es una de las principales multinacionales del sector. Pero antes fue protagonista de la escena ‘startup’ española en algunos de los proyectos de mayor caché entre finales de los 90 y principios de los 2000. Ahora vuelve a montar una ‘startup’ desde cero y recupera sus raíces como emprendedor.

“Es lo que más gusta. Tenía ganas de participar de nuevo en una ‘startup’, que es lo que había hecho antes de recalar en una multinacional”, explica Sacha Michaud en conversación con HEMEROTEK. En 1997 montó Latinred, que fue vendida a Starmedia más tarde y sigue como una de las 25 operaciones más importantes entre ‘startups’ españolas.

Británico afincado entre Madrid y Barcelona, Michaud se ha enrolado como cofundador e inversor en el lanzamiento de Glovo, un servicio de mensajería urbano (ciudades) y exprés (menos de 60 minutos) a través de App para móvil. El pasado agosto dejo la dirección de Betfair Iberia (España y Portugal) y desde entonces ha compaginado su actividad como presidente de JDigital, la patronal de empresas de juego ‘online’ en España.

En Glovo se ha juntado el hambre con las ganas de comer. Óscar Pierre, ingeniero de 22 años, tenía en mente crear una plataforma tecnológica al estilo de Uber y otros referentes del sector. Michaud quería montar un negocio basado en el concepto de la economía colaborativa, es decir: dar valor gracias a una amplia comunidad de usuarios a servicios y productos que antes no lo tenían, no existían, “o estaban infravalorados o infrautilizados”, según define el regulador CNMC al referirse a este tipo de compañías.

Primeras métricas de Glovo

De ahí nace GlovoApp, una aplicación que sustituye a la centenaria figura del ‘chico de los recados’ desde un golpe de clic en el móvil. Arrancaron la actividad a finales de febrero y ya han generado un volumen de pedidos que supera los 10.000 euros brutos en pocas semanss, a razón de unas 500 peticiones realizadas y solamente en la ciudad de Barcelona. Sus 12 mensajeros -o glovers, como se autodefinen- han parado el crono en los 24 minutos (promedio) por cada servicio. Tienen cerca de 400 candidatos a trabajar con ellos, pero su incorporación “Queremos crecer de forma ordenada. Depende de la liquidez de oferta y demanda: no queremos tener a los mensajeros sin servicio, pero tampoco no estar disponibles para los usuarios”, señala Michaud.

Las peticiones son de lo más variopinto. Desde realizar una gestión administrativa a comprar un ramo de flores o ir a la farmacia de guardia a por un medicamento. También, curiosamente, recoger comida de locales que no tienen entrega a domicilio como restaurantes de lujo o algunos de comida rápida. Por capricho o necesidad, sus ‘glovers’ solucionan pequeñas tareas para personas que no tienen tiempo para hacerlas a cambio de un módico precio. “Creemos que es un servicio enfocado a todo el mundo. ¿Quién no pagaría en algún momento por algo así? (Entramos en una nueva etapa encabezada por la economía colaborativa, que cambiará la forma en que usamos la tecnología para optimizar recursos, tiempo y distancias“, señala.

Además de Latinred, Michaud también ha sido cofundador de Binaria, una agencia de comunicación digital que sigue operando con éxito a día de hoy; Transword, una empresa de traducciones online “y, en su momento, estuvo vinculado con la venta del portal Ozu al Grupo Correo”. Con Glovoapp buscan crear ‘startup’ de rápido crecimiento y escala global, aunque todavía están testando su modelo en Barcelona. Antes de verano prevén estar en Madrid y en otros núcleos urbanos. De ahí al salto a las principales capitales europeas. DE momento, la primera ronda de financiación (140.000 euros) de Glovo ha reunido a unos cuantos y conocidos ‘business angels’ que han acudido a la llamada de Michaud y su dibujo del nuevo proyecto a seguir.

Fuente:hemerotek.com