Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Los riesgos de apostar

Los riesgos de apostar

Irache, la Asociación de Consumidores de Navarra, advierte sobre los riesgos que conllevan las apuestas deportivas o de azar. El 17% de los navarros ha participado en alguna ocasión.

Un 6% de los navarros juega habitualmente y un 11% lo ha hecho alguna vez. Según la última Memoria Anual del Juego en Navarra publicada, correspondiente al 2013, los navarros gastaron en juegos 90 millones de euros y, si se suman las ganancias que se vuelven a reinvertir en otras apuestas, el dinero ascendió a 282 millones. Por término medio, cada navarro habría gastado 537 euros en estos juegos al año.

La inmensa mayoría de los que apuestan (92%) lo hacen en los propios establecimientos de apuestas, mientras que un 3% lo hace a través de Internet y un 5% de las dos formas. Por edades, el 100% de los mayores de 45 años apuestan exclusivamente en tiendas de apuestas mientras que son principalmente los más jóvenes los que también lo hacen por Internet (33%). Apuestan en mayor medida los hombres (23%), de 46 a 65 años (19%) y vecinos de Pamplona (18%).

Irache destaca que, además del riesgo de perder dinero, inherente a estas apuestas, algunas personas han acudido a la asociación porque se han sentido «estafadas» por el funcionamiento de alguna de estas actividades.

Por ejemplo, hay personas que, tras registrarse en una página web de apuestas, no reciben el premio que han ganado y, al contactar con la empresa titular de la web, les explican que para cobrar una apuesta ganada hay que facilitar anteriormente los datos necesarios para haber validado la cuenta, como el DNI o un número bancario.

Otras personas acudieron porque la máquina o la web de apuestas deportivas había anulado el boleto de apuesta del consumidor. Otro consumidor se quejó de que había hecho una apuesta de cuatro partidos y, cuando había acertado los tres primeros, el último se suspendió y anularon la apuesta.

Otras veces las empresas limitan la cantidad de dinero que un jugador puede ganar, sobre todo cuando los beneficios que empieza a obtener son notables. Estos límites no se aplican, sin embargo, a las pérdidas del jugador, a las que no suelen poner ningún freno.

Además, indica Irache, es bastante habitual que algunas páginas usen como gancho un supuesto bono regalo de, por ejemplo, 100 euros, sin alguna persona se inscribe en la web.

Sin embargo, este regalo no es gratuito del todo, ya que en algunas web hay que gastar cuatro veces el capital invertido más el bono regalo, efectuar un determinado número de apuestas con un riesgo concreto o en un plazo de tiempo concreto, como tres meses. A veces, el consumidor tiene dos días para contactar con la página y, si no lo hace, perderá el bono.

Irache recuerda que sólo las páginas de Internet con dominio «.es» están amparadas por la ley que regula el juego, lo que no ocurre con las «.com», que no están bajo el paraguas de la legislación española.

Asimismo, es muy importante revisar detenidamente las condiciones generales de las distintas páginas de apuestas, antes de registrase en ellas, ya que algunas imponen unos requisitos que pueden ser muy perjudiciales para el consumidor, en ocasiones incluso abusivos.

La asociación de consumidores señala que, si alguien se considera víctima de una práctica ilegal por parte de una empresa de apuestas, puede denunciarlo ante la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ).

Fuente: Noticiasdenavarra.com