Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

40.000 personas pueden ser declaradas adictas a los juegos de azar

40.000 personas pueden ser declaradas adictas a los juegos de azar

Irlanda está viviendo un boom en materia de juegos de azar y apuestas en línea, tanto es así que muchos periodistas especializados en apuestas creen que el evento deportivo per se dejó de ser lo más importante para pasar a segundo plano detrás de las apuestas.

Cada evento deportivo que se desarrolla en la verde república o que trasciende en aquel país, se convierte inmediatamente en un negocio de millones de euros en apuestas. Si bien la mayoría de los apostadores toman el ejercicio como un impulso agradable y destinado a saciar el primitivo impulso de ganar, la máquina de ventas de apuestas en Irlanda se está convirtiendo, a los ojos de los expertos, en algo que raya lo indignante. Lo cierto es que algunos sectores de la sociedad irlandesa estáN convencidos de que tamaña invasión de publicidad está haciendo que algunas personas empiecen a jugar de manera compulsiva y desesperada.

El Departamento de Protección Social de Dublín ha realizado una investigación la semana pasada en donde se muestran evidencias contundentes de que los viejos clichés de los tahúres ha cambiado y ahora la mayoría de los jugadores empedernidos son simplemente “chicos”. Para la entidad, esto se debe al uso continuo de las nuevas tecnologías móviles y los teléfonos inteligentes que son usados, principalmente por adolescentes y adultos jóvenes. El estudio concluyó que existen en Irlanda alrededor de 40.000 personas que pueden ser declarados adictos a los juegos de azar, lo que significa casi el 1% del total de la población del país, tendencia que va creciendo.

Los expertos están tratando de dilucidar si el producto hace la compulsión o la compulsión utiliza al producto para satisfacerse, ya que las personalidades compulsivas están ávidas de conseguir algún veneno que calme sus ímpetus y la mayoría de las veces no interesa qué es. Lo cierto es que el gobierno Irlandés y los operadores del sector no están trabajando para mitigar el problema, ya que es muy difícil rechazar las bondades de un negocio tan bien remunerado, sobre todo en épocas en donde el dinero es un bien escaso.

El periodista especializado en carreras de caballos, Brian O’Connor, reconoce que las apuestas están arraigadas en el pueblo irlandés desde tiempos inmemoriales, pero sostiene que la generación digital ha convertido el tema en una cuestión mucho más problemática. Para él, las restricciones en la publicidad es un paliativo que no resuelve el problema de fondo ya que los publicistas imprimen en sus spots la inocuidad del producto y la defensa del derecho del pueblo a elegir.

Es cierto que ninguna publicidad es inofensiva ya que están destinadas a cambiar hábitos de conducta en las personas, y si las publicidades de las casas de apuestas no funcionaran, el negocio no sería tan colosal. Para O’Connor el derecho a elegir de las personas que esgrimen los operadores, “es una excusa porque el mundo está lleno de personas que han tonado pésimas decisiones en su vida”.

En Irlanda, se dice que el problema que se está teniendo con el juego es análogo al que se tuvo con el consumo de alcohol en el pasado. Los expertos están convencidos de que es una ingenuidad creer que un negocio tan rentable se limite a si mismo de la noche a la mañana. Sin embargo, se cree que los empresarios tenderían a cambiar de intereses en el largo plazo, no por razones éticas, sino porque se darán cuenta que el objeto de su riqueza son las personas y un universo de enfermos le haría muy mal al negocio.

Para O’Connor, que los dueños de la industria de los juegos de azar tomen la iniciativa de autorregular la venta agresiva de sus productos, es un pensamiento por demás simplista. Él insiste en que el Gobierno es quien debería intervenir, porque el problema de la adicción al juego se va a convertir en algo devastador en muy poco tiempo.

Fuente: Irishtimes.com