Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Las apuestas deportivas: el otro negocio del deporte

Las apuestas deportivas: el otro negocio del deporte

El auge del negocio online facilita el desembarco de grandes casas de juego internacionales. 350.000 apostantes habituales mueven 20 millones de euros al mes en España.

Poco a poco, España se ha ido convirtiendo en una referencia internacional a nivel deportivo. Con cinco clubs en la Champions League, por ejemplo, y figuras como Fernando Alonso o Rafa Nadal, la imagen que proyectamos está estrechamente ligada al deporte. Económicamente, al país le compensa, pero no sólo en el dinero que directamente llegan a reportar los deportistas, sino en una serie de negocios derivados, tales como el merchandising, la retransmisión de eventos deportivos en medios especializados, prensa online y offline, venta de entradas, y, por supuesto, las apuestas deportivas, que, de un tiempo a esta parte, vienen a experimentar un fuerte incremento.

Responsable de este crecimiento ha sido también la aparición y el desarrollo de las apuestas online: si antes las porras y quinielas eran ya frecuentes en el país, la posibilidad de realizar pronósticos deportivos sin salir de casa y pagando directamente desde nuestra cuenta PayPal o tarjeta de crédito tiene como consecuencia directa un aumento del público que apuesta. La Ley del Juego que irrumpió hace ya casi cuatro años en España hizo que surgiesen nuevas casas de apuestas de origen español y que otras extranjeras como TitanBet.es creasen una división de apuestas deportivas expresamente para España.

Concretamente esta última, dedicada hasta hace poco a los juegos de casino como actividad principal, ha comenzado a ofrecer en el territorio español cuotas para diferentes eventos deportivos.

En el día a día, parece que no mucha gente está familiarizada con este tipo de producto, pero la estadística revela que un importante porcentaje de la población española dedica frecuentemente parte de su capital a las apuestas, ya sean de manera presencial u online, sobre todo relacionadas con el mundo del deporte. Según el Instituto de Política y Gobernanza, los jugadores online gastan una media de 60-70€ al mes en este sector, suponiendo un total de 20 millones de euros al mes a nivel global, ya que hablamos de aproximadamente 350.000 jugadores al mes. No obstante, los datos son orientativos, puesto que no todo el juego es actualmente declarado, y sabemos que, como en todos los sectores, el mundo de las apuestas también lleva de la mano una “economía sumergida”.

Concretamente en el sector de las apuestas deportivas, la mayor parte de los jugadores son hombres, y de estos, mayoritariamente se encuentran en el rango de edad de 18 a 24 años. Como vemos, estamos hablando de un negocio de entretenimiento que tiene su mayor cliente en la población joven. Además, si seguimos definiendo el perfil, estos chicos suelen tener un estatus socio-económico medio, y suelen jugar de manera cotidiana, por norma general varias veces a la semana. Es interesante comprobar estas cifras cuando no es una práctica sobre la que se hable a menudo en medios de comunicación.

Ha existido, además, la falsa creencia de que prácticamente todos los jugadores online vienen del juego presencial: es decir, que, habiendo encontrado la oportunidad de jugar a través de internet, han abandonado los sistemas tradicionales a favor de las nuevas ofertas, pero no es así. Es más, alrededor del 90% de los mismos simultanean ambos sistemas. En el ámbito presencial, las quinielas han abarcado en 2014 un 69%, las apuestas deportivas un 22,6% y los juegos de poker y casino un 17,9% y un 15,1% respectivamente.

En el ranking del juego presencial en España, el primer puesto del mercado se lo lleva la Lotería Nacional, seguido de las Loterías Primitivas y de la Quiniela. Sin embargo, si revisamos el mismo informe estadístico en el ámbito del juego online, el primer puesto se lo llevan las apuestas sobre deportes, seguidas de las loterías primitivas y dejando el tercer lugar a los juegos de poker.

Otro mito relacionado con el juego (gran parte de la culpa la tiene la industria del cine más sensacionalista) es que las personas en situaciones económicas desesperadas recurren al juego como fuente de ingresos, soñando con un gran premio que le ayude a saldar sus deudas. Nada más lejos de la realidad, al menos en España, donde las encuestas han reflejado unos números del 2,7% de jugadores con deudas hipotecarias, otro 1,2% reflejando retrasos de pagos en compras y otro 3,2% con deudas relacionadas con el pago de servicios, unas cantidades ínfimas que muestran la evidencia de que la desesperación no es precisamente el motivo más popular para dedicarse a los juegos de azar o a las apuestas.

Por último, cabe señalar que los españoles parecen practicar un juego seguro y responsable: casi la mitad de ellos responde en las encuestas que no ha ido aumentando las cantidades jugadas a lo largo de los años, mientras que un 35,4% afirma que sí ha aumentado el capital invertido en estas actividades y el 17.7% restante dice jugar menos dinero que el año anterior.

Fuente: Asturias24.es