Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El negocio de las apuestas online en auge desde 2012

El negocio de las apuestas online en auge desde 2012

En 2014, se jugaron 6.564 millones de euros, 964 millones más que en 2013 y 3838 más que en 2012, de los cuales 6.309 fueron premios y los 254 millones restantes son el GGR (Gross Gaming Revenue). Estas siglas aluden a la cantidad que retienen las casas de apuestas, sin embargo no son el beneficio porque de ellas hay que descontar los impuestos y los gastos. En los dos primeros trimestres de 2015 la cifra de las cantidades jugadas fue de 4.034, por lo tanto es probable que se supere la cifra del curso anterior y anote el cuarto año consecutivo en crecimiento. Por su parte el GGR ha alcanzado los 140 millones.

Otros dos indicadores que son bastante significativos son las retiradas y los depósitos, ya que aluden al dinero que los usuarios han extraído de sus cuentas y al que han ingresado. En estos seis primeros meses del año, la cantidad retirada ha sido de 253 millones, mientras que la depositada es de 381, probablemente gracias al aumento en el número de jugadores.

Con estos datos sobre la mesa asaltan numerosas preguntas, como ¿cuántos operadores con licencia hay?, ¿cómo se deben declarar los beneficios?, ¿cuántos impuestos pagan las empresas?, ¿cuál es el número de jugadores?, etc.

En los datos expuestos se incluyen apuestas, póquer, juegos de casino, bingo y concursos. Aunque estos dos últimos apenas llegan a sumar el 1% de todo el dinero apostado. Mientras, las apuestas son las más utilizadas ya que representan el 49,79% de lo jugado. Por su parte el casino, principalmente la ruleta, suma el 28,81% y el póquer, en su versión cash y torneo, acumula el 20,49% de lo jugado.

Los jugadores apuestan de media anual 1766 euros
Por otro lado, otro dato que continúa en crecimiento es el número de jugadores activos, se entiende por activo que haya realizado una apuesta al mes. En 2014 fueron 346.277 los usuarios que apostaron a través de internet, por lo que la media de la cantidad jugada es de 1.766 euros por jugador. Mientras que en estos seis primeros meses de 2015 los jugadores activos se han incrementado hasta llegar a los 383.212. Sin embargo, se puede decir que esta cifra continúa estancada, ya que sólo superó los 400.000 jugadores activos en septiembre de 2014.

Sin embargo, la parte más controvertida de este mercado es la manera en la que pagan los impuestos las empresas, y cómo deben los usuarios declarar los beneficios en estos juegos, que a diferencia de los estatales no se descuenta del premio la parte correspondiente a Hacienda.

En 2012 el Gobierno decidió aprobar una ley para normalizar la situación de este tipo de juegos, que hasta entonces no se regían por ninguna normativa. Fue en ese año cuando las operadoras tuvieron que solicitar una licencia para poder continuar con su negocio en nuestro país.

Actualmente hay 52 operadores con licencia en España, según se recoge en la Dirección General de Ordenación del Juego. De los cuales 16 no se encuentran registradas en España y por tanto no pagan impuestos en nuestro país. Así explica esta situación el abogado de AGM Abogados, Fernando cruz: “hay empresas dedicadas al juego on line que tienen su domicilio social fuera de España, y por tanto, no pagan impuestos en nuestro país. La Ley de Regulación del Juego (Ley 13/2011), establece que los solicitantes de licencias deben ser sociedades anónimas españolas o equivalentes de un país del Espacio Económico Europeo. Lógicamente deben estar inscritas en el Registro Mercantil o en un registro equivalente en el extranjero, en cuyo caso, deberán designar un representante en España”. Sin embargo, añade Cruz: “Las empresas dedicadas al juego on line están sujetas al pago del Impuesto sobre Sociedades además del Impuesto sobre Actividades de Juego, cuya gestión, recaudación, liquidación e inspección corresponde a la Agencia Tributaria, sin perjuicio de lo que establezcan las Comunidades Autónomas”.

Los jugadores deben declarar las ganancias
Pero quizá el punto más llamativo se encuentra en la manera en la que los usuarios deben tributar sus ganancias a Hacienda. Los jugadores deben plasmar en su Declaración de la Renta las ganancias obtenidas a través de las apuestas deportivas, póquer online y similares. “Los jugadores están obligados a declarar como ganancia patrimonial, las beneficios netos obtenidas en el ejercicio, es decir, una vez deducidas las pérdidas que se han generado en ese ejercicio con el límite de las propias ganancias”, explica el abogado Fernando Cruz.

El porcentaje de tributación variará en función al total de las ganancias y a la renta que el jugador posea. Los beneficios, por pequeños que sean, deben ser declarados. Aunque en algunos casos, si la cantidad es inferior a 1.000 euros o si el jugador no ha recibido otros ingresos en el año (estudiantes), no pagará impuestos por ello.

Además, cabe señalar que si las pérdidas son mayores que las ganancias no se podrán compensar en ejercicios futuros. La obligación de declarar es independiente a si el dinero ha sido retirado de su cuenta.

Fuente: expansion.com.