Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

“Cuando un sector crece, otro decrece”

“Cuando un sector crece, otro decrece”

La Organización Nacional de Ciegos de España, más conocida como la Once, es una entidad de ayuda a minusválidos que tiene al juego como su principal motor para recaudar fondos. El director General del Juego de la entidad, Patricio Cárceles, explicó al Diario del Juego cómo funciona la organización y cuáles son sus principales problemas para seguir realizando su labor. Cárceles subrayó que la ONCE trabaja para la integración de las personas con discapacidad, pero que existen otras organizaciones que plagian su mecanismo de venta para llenarse los bolsillos.

¿Cuál es la principal meta de la ONCE con respecto a la venta de billetes de lotería u otros productos de juego?
– Los ingresos que recibimos del área del juego son precisamente para la integración y la normalización social de las personas con discapacidad. No se nos olvide que nosotros somos una organización social para luchar contra la exclusión de las personas más vulnerables y la herramienta que tenemos es el juego. Es con lo que conseguimos nuestros ingresos para poder invertirlos socialmente. Por lo tanto, por un lado, la consecución de los ingresos van destinados a la normalización de las personas con discapacidad y la otra, que es muy importante, es que generamos empleos para las personas con discapacidad con la venta de nuestros productos de juego. Ya son más de 20 mil personas con discapacidad las que están trabajando vendiendo productos de la ONCE.

Tienen un grave problema con el tema del juego ilegal, ¿me puede explicar por qué?
– Bueno, en España tenemos algunas organizaciones que imitan los productos de juego de la ONCE y no cuenta con autorización gubernamental o administrativa para poder hacerlo, por lo tanto se convierte en billetes ilegales. En España existen organizaciones, sobre todo la OID, que imitan nuestros productos de juego y constituyen un fraude en general, un fraude para la ciudadanía, porque están imitando un producto y muchas personas cuando lo compran piensan que es de la ONCE y que tienen todas las garantías. Es un fraude para los ciudadanos en su conjunto y contra el Estado. Porque hacer dinero negro es hacer dinero que no tributa en las arcas públicas y por lo tanto no contribuye al desarrollo del propio país. Es un fraude para las organizaciones de discapacitados en su conjunto y para los sindicatos, porque se aprovechan de un colectivo muy vulnerable para realizar una actividad ilícita donde el único fin es la obtención de dinero que no se sabe bien a dónde va.

¿Qué es la OID?
– Bueno la OID es la Organización Impulsora de Discapacitados, una organización que dice atender a personas con discapacidad, que lo que hace también es plagiar nuestro producto con su venta en la calle, con la confusión que ello supone y por lo tanto se están enriqueciendo ilícitamente. Ellos no tienen ningún tipo de autorización gubernamental ni administrativa para venderlos. Cuando uno pone en marcha cualquier negocio tiene que tener una autorización por parte del ayuntamiento para abrir sus puertas y poder ejercer su actividad económica, en este caso no la tiene.

El presidente de la Once, Miguel Carballeda, fue a pedirle ayuda al Rey Felipe, ¿fue con relación a éste tema?
– Nuestro presidente les comunicó a los reyes nuestra preocupación con relación a juegos ilegales y lo primero que transmitían era su sospecha, pues no entendían cómo organizaciones que no tienen una autorización lo estaban haciendo tan impunemente. Nos demostraron su empatía con nuestra preocupación y se comprometieron a transmitir a su nivel esta situación para que desde los diferentes ámbitos administrativos se tomen las medidas necesarias.

¿El boom del juego online en España afectó de alguna manera los ingresos de la venta de lotería de la ONCE?
– A nosotros directamente no. Es verdad que no intentamos competir en igualdad de condiciones con el juego online, porque, no nos engañemos, es mucho más cómodo y se está poniendo de moda. Nosotros hemos apostado siempre por el juego presencial, por el juego Off Line, porque genera empleo para las personas con discapacidad. Es verdad que el sector de la tasa del juego lleva mucho tiempo sin aumentar, por lo tanto cuando un sector crece, otro decrece, son como vasos comunicantes.

Como organización social que trabaja con el juego como principal factor para obtener ingresos, ¿trabajan también el tema de la ludopatía?
– Claro, nosotros trabajamos con el tema de la ludopatía porque somos un operador de juego responsable y queremos llevar la responsabilidad del juego a la bandera más alta. Nosotros no toleramos la actividad del juego, sino mediante el juego responsable y los estándares de juego responsable, porque de otra manera no es concebible. El juego es para entretenerse y divertirse, y cuando empieza a convertirse en un problema, uno tiene que dejar de jugar porque no puede convertirse en un problema. Nosotros estamos luchando día a día junto a la federación española de rehabilitación para jugadores de azar, porque para nosotros es fundamental que el juego sea responsable y sobre todo para los niños. No es concebible ninguna actividad del juego que no dé la máxima garantía para que no jueguen los menores. La vulnerabilidad puede llegar a través del juego online, es ahí donde tenemos que ser muy rigurosos de que todos los operadores que lo hacen estén incluidos dentro de las listas blancas del juego online, que haya un tiempo máximo para poder jugar a través de la plataforma o tendrán que cortarle el sistema y creo que tenemos que seguir avanzando y poner una cuota que el jugador pueda destinarle al juego para que no pierda dinero.

¿Qué monto de ingresos genera la Once en ventas de lotería?
– El año pasado estuvimos en 1.765 millones de euros de recaudación. Pero llevamos algunos años de pequeñas bajas en torno al 2 ó 3 por ciento, pues la economía se ha llevado parte de las ganancias de los productos que no son de primera necesidad. Los productos de juego no son un cartón de leche ni una hogaza de pan, por lo tanto desde hace algunos años hemos tenido unas continuas pequeñas bajadas. Pero hemos soportado bastante bien el temporal y, a pesar de las caídas, nunca hemos dejado de hacer las inversiones sociales, porque entendimos que una cosa no tiene que ver con la otra. Hemos fortalecido nuestra labor social incluso bajando nuestros ingresos. A fecha de hoy hemos crecido un pequeño porcentaje y estamos 1,8 por ciento arriba que el mismo periodo del año pasado y creemos que acabaremos el año por encima de 1.800 millones de euros.

Fuente: El Diario del juego