Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El juego patológico es una enfermedad, no un vicio

El juego patológico es una enfermedad, no un vicio

Con motivo del Día Mundial sin Juegos de Azar, este 29 de octubre, Luisa Ventola anuncia que Asaljar quiere poner el foco sobre la incidencia de la publicidad en esta patología. Existe legislación respecto a los límites que tienen que tener las actividades de promoción comercial con los juegos de azar

La Asociación Salmantina de Jugadores de Azar Rehabilitados (Asaljar) es una organización sin ánimo de lucro que trabaja con personas que presentan problemas relacionados con el juego de azar, y con sus familias. Desde su sede en un modesto local de la Plaza de San Vicente ayudan a superar esta patología y sus consecuencias a todo aquel que pretende ponerles fin. El próximo jueves, 29 de octubre, se celebra el Día Mundial Sin Juegos de Azar y desde Asaljar quieren continuar llamando la atención sobre un problema que está cada vez más extendido y que afecta a personas cada vez más jóvenes.

Luisa Ventola Barrado, directora técnica de la asociación, es psicóloga y única profesional del centro. El resto de personas que colaboran en Asaljar son voluntarios. “Aquí todo gira alrededor de la adicción al juego. Trabajamos con los enfermos que sufren juego patológico y también con sus familias. Sabemos que la ludopatía no es solamente un daño económico, como podría percibir la sociedad. Hay quien lo percibe como un vicio, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo reconoce como una enfermedad crónica y está tipificada como adicción, sin sustancia pero con la misma entidad que cualquier otra como las drogas o el alcohol. Aquí sabemos que además de repercutir económicamente, hay una incidencia muy negativa sobre la familia y sobre el entorno social y laboral. Por lo tanto, es una enfermedad que afecta de manera integral a la persona y a todos los que la rodean”.

Con motivo del Día Mundial sin Juegos de Azar, este 29 de octubre, Luisa Ventola anuncia que Asaljar quiere poner el foco sobre la incidencia de la publicidad en esta patología. Existe legislación respecto a los límites que tienen que tener las actividades de promoción comercial con los juegos de azar. Se recogen en el Real Decreto (PRD) de Comunicaciones Comerciales de las Actividades de Juego y de Juego Responsable, de 27 de mayo de 2015.

“En nuestra opinión, no incluye todo lo que debería incluir, pero además se están vulnerando algunas de las cosas que sí recoge, como el horario infantil. Los fines de semana son libres, puede haber publicidad en cualquier franja horaria, y los días de diario se controla sólo la televisión, no otros medios como las radios, en los que los niños están sujetos a un bombardeo constante”. El Real Decreto también recoge la imposibilidad que tienen personas de notoriedad para hacer publicidad con el juego “porque son espejos para la gente joven”. Sin embargo, continúa Luisa, “estamos viendo como figuras del fútbol o del tenis, llámese Cristiano Ronaldo o Rafael Nadal, están llevando a personas jóvenes a pensar que el juego no representa el peligro que representa realmente”.

Peligros del juego a través de internet

El año pasado el lema que promulgaron fue “No te ‘internet’ en el juego”. Un eslogan en alusión al peligro que representa la modalidad de juego online para las personas más jóvenes. Una de las diferencias, que Luisa Ventola advierte respecto al juego presencial, es que “la ludopatía se cristaliza en la mitad de tiempo”. Cree que la razón es muy sencilla. “El sujeto tiene acceso al juego las 24 horas del día desde la privacidad más absoluta”. La preocupación que pretenden transmitir es que “con la legalización del juego online se está fabricando una bolsa oculta con una cantidad ingente de personas jóvenes que van a estar afectadas por la ludopatía. Y anuncian que “ya empieza a acercarse mucha gente por la asociación, pero creemos que no es nada comparado con lo que percibimos que puede estar ocurriendo”.

Según los datos que manejan desde Asaljar, las apuestas deportivas significan el 46% del juego que hay en la red. Es la primera elección de los internautas, respecto a los juegos de azar, seguido muy de lejos por el resto. En el año 2014 el juego online movió 6. 584 millones de euros, unos 1. 000 millones más que el año anterior, y las empresas de juego online gastaron 73,2 millones de euros en publicidad. “Se puede imaginar las cantidades ingentes de dinero que se mueven”. A esto hay que añadir que el Estado para el año 2016 tiene recogido en los Presupuestos Generales que los ingresos generados por el impuesto aplicado al juego serán de unos 75 millones de euros. “No estamos hablando de cuestiones menores”.

En los últimos años ha proliferado especialmente la moda del póquer entre los jóvenes españoles, y los salmantinos no han sido una excepción. Luisa Ventola considera que”el póquer ha sido mitificado durante bastante tiempo” y que “ha parecido una cualidad de gente como muy sofisticada y se ha pensado que si controlaban el juego era porque son muy inteligentes”. “Esto no se trata de inteligencia, se trata de que en un momento dado se va aumentando el tiempo que se pasa jugando y sin darnos cuenta, estamos ante un jugador problema y poco después ante un jugador patológico”.

Cambios en el perfil del jugador presencial

El juego online ha variado el perfil del jugador presencial. Se ha rebajado la media de edad de forma considerable. “Hay que tener en cuenta que si una persona se acerca por la asociación con 18 años, no sabemos la edad a la que ha podido empezar a jugar”. El perfil mayoritario es el de un varón, de entre 18 y 25 años, con un nivel de estudios medio-alto, mientras que el perfil del jugador presencial también es el de un varón, y no hay distinción por categoría o estrato social. La psicóloga de Asaljar aclara que también hay mujeres.

“Se dice que son 1 de cada 3 personas afectadas por el juego patológico, sin embargo, por las asociaciones no aparecen, ni por esta ni por ninguna. Nosotros entendemos que el hecho de ser mujer y ser considerada adicta, está peor visto que en el caso de ser varón. También hay estudios que demuestran que en el caso las mujeres apoyan más a los hombres que tienen este tipo de problemas que viceversa. Al final, estas dos razones hacen que sea más difícil que las mujeres acudan a esta tipo de asociaciones”.

Unos 150 pacientes a la semana

En Asaljar trabajan con unas 150 personas semanalmente. A. V. R. es el presidente de la asociación y explica el proceso que siguen los afectados para rehabilitarse. “Cuando la familia detecta el problema o el propio afectado ya no puede más, vienen a nosotros y hacemos una primera entrevista, es lo que nosotros llamamos acogida. Se les explica lo qué es la asociación, cómo funciona y se intenta cambiar la percepción que tiene el familiar sobre el afectado, de vicioso a enfermo”.

Luisa Ventola añade que la técnica que ofrecen se basa en los grupos de autoayuda. “Tanto los monitores de grupo como los monitores de acogida son miembros de la asociación con una buena rehabilitación. Esto es importante porque si los recién llegados ven que la persona que les recibe ha tenido el mismo problema, les hace ver con un efecto espejo que no es nada raro o extraño, y que tiene vías de solución”

El nivel de éxito que consiguen invita a la esperanza. “Tenemos un tanto por ciento de rehabilitación muy alto, también es cierto que hay personas que no siguen el tratamiento el tiempo necesario, pero de las que sí, el porcentaje de rehabilitación es muy alto. La casuística de recaídas suele estar en torno al 3%, otra cosa son los abandonos”.

Por esta razón, consideran que “las instituciones deberían ser más activas en la colaboración con este tipo de asociaciones, al fin y al cabo, nosotros nos sostenemos con las aportaciones de los socios, pero estamos llevando a cabo una labor social útil para todo el mundo”. “Las instituciones muchas veces se quitan este tipo de problemas de encima y todas las necesidades que tenemos son cubiertas de forma altruista”. La asociación ya lleva en Salamanca 23 años por lo que el tiempo les avala. Además aseguran estar “encantados de llevar a cabo esta labor” y afirman con rotundidad que seguirán ahí.

Fuente: salamanca24horas.com