Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Colombia controlará el juego online

Colombia controlará el juego online

De allí que Coljuegos, entidad oficial que preside Cristina Arango, proyecta cambios al Baloto, impulsa las apuestas online y fomenta las apuestas hípicas.

¿Cuál ha sido el resultado de la lucha contra las apuestas ilegales en Colombia?
Rompimos el récord histórico al retirar y cerrar 2.512 elementos entre máquinas tragamonedas, puntos de apuestas deportivas, mesas de ruleta y bingos. El esfuerzo ha sido grande para frenar la operación ilegal de este tipo de juegos de azar. Hemos detectado que de los casinos legales esa actividad ha mutado a las apuestas deportivas, sobre todo por Internet. En puntos de apuestas ilegales la multa es de $ 193 millones mientras que por el uso no autorizado de tragamonedas es de $ 50 millones. Eso significa que si en una tienda de barrio funcionan estos aparatos, sus dueños se exponen a este tipo de sanciones y hasta de penas de cárcel entre seis y ocho años. Hemos aplicado este año multas por unos $ 40.000 millones.

A propósito, ¿cómo será el control a las apuestas por internet?
Por primera vez, vamos a actuar en ese frente de los juegos por internet. Y estaremos en el 2016 enfocados en esa actividad de las apuestas deportivas vía web. Ya tenemos alrededor de 200 sitios identificados y la idea es controlarlos a través de un programa con el Ministerio de las TIC y la Policía de Delitos Cibernéticos. Con ellos estamos montando un esquema similar al de la lucha contra la pornografía infantil para bloquear esas páginas de apuestas de resultados futboleros, de poker y algunas loterías digitales. Y como complemento vamos a reglamentar ese tipo de apuestas.

¿Se ha cuantificado últimamente la evasión de impuestos a través de apuestas, rifas y juegos de azar en Colombia?
Hemos calculado que son unos $ 100.000 millones al año que se están evadiendo en impuestos que deben dirigirse a la salud. Hemos logrado recuperar buena parte de esos recursos, pues en el 2012 había unas 75.000 máquinas tragamonedas y hoy existen unas 83.000 que ya están en el mercado legal.

¿Por qué reactivar las apuestas hípicas, algo que años atrás dejó de ser una fuente de impuestos para el Estado, ya que muchos hipódromos desaparecieron?
Colombia ha tenido una gran tradición hípica y llegaron a existir 20 hipódromos en el país, pero en el largo plazo no han podido funcionar. Ésta es la última oportunidad para que este tipo de apuestas operen en virtud de las ventajas de la Ley 1393 del 2010.

Para ello se disminuyó la tarifa de impuestos a los hipódromos nacionales del 5 al 1% sobre el valor bruto de las ventas de apuestas. Esta tarifa es inferior a la del Baloto que está en 32% y frente a las apuestas deportivas que pagan el 24% y la del Súper Astro que es 19%. Es una tarifa significativamente inferior, pues lo que se busca es fomentar este tipo de negocio, que implica grandes inversiones, una coordinación especial entre los criadores de caballos, el operador del hipódromo, los jinetes y el personal del establecimiento.

¿Cuáles son esas otras ventajas para que la gente vuelva a apostarles a las carreras de caballos?
Es el único juego que tiene una concesión de diez años prorrogables, superior al Baloto que tiene cinco años. Esta combinación de facilidades puede generar unas rentas especiales a los departamentos.

El mes pasado expedimos en el Consejo Nacional de Juegos de Azar el reglamento respectivo para que este tipo de juego pueda operar como el tradicional 5 y 6, el cual se podría vender en puntos de chance y de loterías de todo el país.
Como es una apuesta territorial los departamentos que quieran pueden tomar la decisión de otorgar esta concesión. Por ejemplo, el departamento del Cesar ya está interesado en explotar este negocio. Los nuevos gobernadores tendrán esa opción para generar recursos adicionales para la salud.

¿Hay inversionistas interesados en montar hipódromos en Colombia?
Hemos recibido varias propuestas de operadores internacionales interesados en el tema. Todos deben cumplir las características de una concesión de esta naturaleza. El montaje de un hipódromo demanda una inversión de entre $ 12.000 millones y $ 15.000 millones.

¿Qué viene para la concesión del Baloto, y qué tan cierto es que tendrá cambios?
Baloto es un juego que depende netamente del acumulado. Es decir, que entre más grande sea, la gente hace mayores apuestas. Este año, por ejemplo, el sorteo ha caído siete veces, por lo que los acumulados no han sido tan altos. El recaudo para el Estado en últimas depende de la suerte de los apostadores.

La concesión del Baloto se vence en el año 2017 y con base en ello sacamos para comentarios la propuesta de reglamentación del nuevo Baloto. Habrá cambios porque si bien el juego se mantiene en su estructura, lo que se busca es que ese acumulado se incremente de manera más rápida. Y se abre la posibilidad de un nuevo sorteo, de lo que se llama a nivel internacional, el multiplicador, es decir, que se puedan multiplicar los premios secundarios.

¿Cómo es eso del multiplicador?
Hoy se escogen seis números de una matriz de 45 y proponemos que sean cinco y el sexto se elija de una matriz adicional de 1 a 20, es decir, en otra tablita. Lo otro es que el acumulado no inicie en $ 2.000 millones, sino en $ 5.000 millones. De esta forma, esperamos tener acumulados de $ 40.000 millones en adelante para que la gente se motive a apostar más.
Sobre los premios secundarios uno podrá comprar lo que se llama un multiplicador aparte de la revancha. Por ejemplo, si usted acierta cuatro números y eligió un multiplicador, el premio igualmente se multiplica por el número escogido. Es una nueva opción que tendrá este juego. Todo esto está en comentarios y lo que esperamos es que la gente diga si la idea es buena, o no.

¿En Colombia existe la posibilidad de que haya otras loterías, o quizás una lotería nacional?
Todavía hay espacio para otros juegos. Lo que pasa es que no tenemos espacio para apuestas similares a Baloto. Por ejemplo, Baloto, el chance y Súper Astro tienen un valor de retorno al jugador del 50%. El nivel de retorno es la proporción sobre las ventas de lo que se ganan en premios los jugadores.

Por ejemplo, en una máquina electrónica tragamonedas cuando se apuesta de mil en mil, ésta finalmente le devuelve un porcentaje de ese premio.

Pensamos que podrían desarrollarse otros juegos con unas tasas de retorno más altas. Por ejemplo, las apuestas por la Internet que tienen un nivel de retorno del 93% en promedio. Esos juegos son más costosos porque cuentan con otro tipo de público.

Fuente: El País (Colombia)