Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

España, cuna del videojuego móvil

España, cuna del videojuego móvil

Gigantes como King o Ubisoft comparten espacio en Barcelona con firmas españolas que tratan de abrirse hueco en un sector al alza gracias a la penetración de los smartphones y al desarrollo de las redes móviles.

Metro de cualquier gran ciudad. 8:30 de la mañana. Los vagones repletos de personas, sus ojos pegados a los smartphones y los dedos en posición de firmes. Las golosinas se suceden en las pantallas y los esforzados jugadores se afanan por cuadrar las líneas que les abran las puertas del siguiente nivel. La explosión de los juegos móviles, con éxitos abrumadores como el de FarmVille o CandyCrush, ha revolucionado la industria de los videojuegos, rompiendo las barreras generacionales, y conquistado los dispositivos móviles de millones de usuarios de todo el mundo.

En España, líder europeo en penetración de smartphones, los videojuegos móviles se han convertido en la tercera plataforma más utilizada por los gamers. “El móvil es el dispositivo preferido para el 52% de los jugadores y para el 57% de las mujeres. Esto demuestra que estas nuevas vías están permitiendo al sector de los videojuegos llegar a más grupos de población y franjas de edad”, asegura José María Moreno, director general de AEVI (Asociación Española de Videojuegos).
Barcelona

Se trata de un auténtico fenómeno global que tiene uno de sus hub principales en España. En concreto, en la ciudad de Barcelona donde, desde principios de siglo, conviven pequeñas start up con gigantes de la industria de los videojuegos. Junto a importantes estudios internacionales como los de King o Ubisoft, se encuentran pequeñas empresas españolas como Omnidrone y otros desarrolladores locales más consolidados como Social Point o Akamon.

Si tradicionalmente eran Madrid y Valencia los principales polos de innovación, esta tendencia se ha trasladado hacia Barcelona en los últimos años. “Se está convirtiendo en una de las capitales del gaming a nivel europeo gracias, entre otras cosas, a los bajos costes que ofrece en comparación con Londres o Estados Unidos”, explica Sergio Gil, cofundador de Winko Games.

Una prueba de la pujanza de la industria del mobile game -que según fuentes del sector, mueve alrededor de 250 millones de euros en España-, son los 1,45 millones que Omindrone logró hace casi dos años en una ronda de financiación cuando ni habían lanzando su primer juego. O los más de 13 millones que ha levantado Social Point, el gigante español de los juegos móviles, desde 2008.

Sector al alza
Según todas las fuentes consultadas, la cada vez mayor penetración de los smartphones, unido al desarrollo de las capacidades de banda ancha y a la popularización de los juegos; hará que, poco a poco, estas plataformas arañen usuarios y cuota de mercado a las consolas. “Soy muy optimista respecto al potencial de estas plataformas. Cada vez hay más teléfonos inteligentes y la calidad de conexión es cada vez mejor”, apunta Vicenç Martí, presidente de Imperus Technologies y cofundador de Akamon. “Los juegos móviles tienen mucho recorrido porque a los usuarios les es más fácil introducirse a jugar en dispositivos que tienen siempre encima”, apunta el CEO de Omnidrone, Gerard Fernández.

En este sentido, los juegos móviles han conseguido algo que a las consolas tradicionales les costó años y muchos millones en publicidad: calar en todos los estratos de la población, independientemente de su edad y condición. Prueba de ello son las mujeres que, de apenas jugar con videojuegos en la década de los 90, han pasado a representar el 57% de los usuarios de plataformas móviles.

Escasez de talento
Según los datos de Newzoo, la consultora líder en la estadística del videojuego, la cifra de negocio global del mobile game ascendió en 2015 a 27.520 millones de euros y, para 2018, se prevé que alcance los 36.700 millones. Un negocio lo suficientemente rentable como para despertar el interés profesional de millones de jóvenes en todo el mundo.

En España, la demanda de este tipo de profesionales es muy alta. De hecho, en muchos casos las compañías ni esperan a que los estudiantes concluyan sus estudios y los reclutan directamente en las universidades. “La tasa de paro en la industria de los videojuegos es nula. Nosotros estamos cogiendo a gente que ni ha acabado primero de carrera”, destaca Xavier Castillo, CEO de Digital Legend.

Una escasez de talento en vías de desaparecer gracias a la aparición de títulos formativos adaptados a la nueva economía, pero que por el momento obliga a las empresas a recurrir a profesionales de otros países. “La infraestructura educativa no está lo suficientemente madura todavía como para dar respuesta a las necesidades del mercado”, concluye Joaquim Camp, responsable de Recursos Humanos de Social Point.

Los players del sector de los juegos móviles en España
Social Point. El buque insignia del sector del mobile game en España está en vías de expansión. Para 2016, tienen previsto lanzar tres nuevos juegos con los que esperan incrementar su facturación un 50%. Para ello han apuntalado su plantilla que, en estos momentos, es de 275 personas.

Digital Legends. Se trata de uno de los principales desarrolladores de juegos móviles de gama alta del mundo. Entre sus clientes se encuentran grandes compañías como Disney o Electronic Arts. La firma está a punto de alcanzar los 30 millones de descargas y cuenta con 300.000 usuarios diarios.

Akamon. Fundada en 2011, la compañía catalana fue adquirida el año pasado por la canadiense Imperus Technologies por 23,7 millones de euros. Akamon ofrece más de 40 juegos tradicionales y de casino, un sector que mueve 4.000 millones de euros en todo el mundo.

Onmidrone. En 2014, con apenas seis meses de vida, esta start up española recibió una inyección de capital de 1,45 millones de euros. Algo nada habitual en España. Recientemente, la compañía ha lanzado su primer juego, Dwarfs & Dragons, con el que espera consolidarse en el sector.

Winko. La start up, con sede en Barcelona, planea lanzar a lo largo de este año su primer juego. A partir de ahí, según han explicado sus responsables, su objetivo es crecer. Primero, captando a más profesionales y, después, ampliando sus actuales oficinas para dar cabida a más proyectos.

Fuente: expansion.com