Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El negocio ilícito detrás de la Super Bowl

El negocio ilícito detrás de la Super Bowl

Es el único día en el cual muchos estadounidenses se arriesgan con gusto y hacen una apuesta: el domingo del Super Bowl.

Mientras los Denver Broncos enfrenten a los Carolina Panthers en el Super Bowl 50 este domingo próximo, millones de personas harán algún tipo de apuesta acerca del juego, incluso si el fútbol americano no les interesa para nada.

Una minoría apostará de manera legal en los casinos de Nevada, pero la mayor parte optará por las más amigables -aunque a menudo ilegales- apuestas en su lugar de trabajo, en el bar de la esquina o en las fiestas caseras del Super Bowl. Hasta aquellos cuidadosos con el dinero se animarán a invertir $10 para una apuesta en la oficina.

“Mucha gente sólo apuesta a un único juego durante toda la temporada, y es éste”, afirmó Jay Kornegay, director de la casa de apuestas del Westgate Las Vegas Resort & Casino.

Quienes apuestan, no lo hacen sólo por el equipo que ganará este año el juego en el Levi’s Stadium de Santa Clara, California, sino por una variedad de otros escenarios relacionados con el gran evento: quizás quien arroje la moneda antes del juego, o el tiempo que tomará cantar el himno nacional.

En total, los estadounidenses invertirán al menos $4.2 mil millones en apuestas vinculadas con el Super Bowl este domingo, según estimó la semana pasada la American Gaming Association.

Es sabido que ningún otro evento deportivo de EE.UU. levanta tantas apuestas, y el sitio web de deportes Pregame.com estima que más de la mitad de los adultos estadounidenses pondrán algo de su dinero en riesgo en el partido del domingo.

Con el estimado de la American Gaming Association en mente, las apuestas legales realizadas en los casinos de Nevada representan únicamente el 2.8% del total de todo el país, la mayoría de las cuales son privadas y sin permiso.

Más aún, la organización también cree que esta cifra es “una estimación conservadora” y que la cantidad real de dólares apostados para el Super Bowl es posiblemente más alta, afirmó el vocero de la entidad, Chris Moyer. “Nadie puede decir con precisión absoluta” cuánto se apuesta, expresó.

Esto sí ocurre en los casinos de Nevada, donde los reguladores mantienen una estrecha vigilancia del tema. Según datos de Nevada Gaming Control Board, los apostadores han colocado $116 millones en apuestas para el Super Bowl el año último a través de las casas de apuestas de los casinos.

En 2015, los New England Patriots vencieron a los Seattle Seahawks por 28-24. Pero incontables millones de dólares cambiaron de manos entre los apostantes en el minuto final, cuando mientras Seattle parecía listo para anotar el touchdown de la ventaja, Malcom Butler, de los Patriots, interceptó un pase para preservar la victoria de los Patriots.

La cantidad apostada en Nevada el año pasado cayó un 3% con respecto al récord de $111.4 millones, para el Super Bowl de 2014. Pero el volumen general ha crecido en los últimos años, de la mano de la mejora de la economía de EE.UU. después de la severa recesión. Las apuestas para el Super Bowl en las casas de juego de Nevada han aumentado más del doble en los últimos 22 años. En 1994, cuando los Dallas Cowboys vencieron a los Buffalo Bills por 30-13, la cifra fue de $54.5 millones.

Este hecho no es sorprendente, porque el propio Super Bowl “se ha convertido en un gran evento social y cultural para los estadounidenses”, dice David Schwartz, director del Center for Gaming Research de la Universidad de Nevada Las Vegas.

Una cifra récord de estadounidenses, 114.4 millones, vieron el partido del año último, y “hay una sensación y una atmósfera en torno al juego; es casi como un día de fiesta”, afirmó Schwartz.

Aunque muchos siguen el juego principalmente para ver los nuevos comerciales de TV, apostar está considerado como una parte fundamental de esas festividades, aseguró el experto.