Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El lustro dorado de los casinos online

El lustro dorado de los casinos online

Las salas de juego online han experimentado un gran crecimiento durante los últimos cinco años gracias a la comodidad de apostar desde cualquier situación geográfica y en cualquier momento del día. El futuro de los casinos, cada vez más cerca de ser absorbido por completo por la red de redes.

Sin esmoquin, sin pagar entrada, en zapatillas y desde el sofá de casa. Este es el perfil del nuevo jugador de casinos en España. A pesar de la recesión económica mundial, el número de usuarios únicos registrados en los casinos online no ha parado de aumentar durante el último lustro. El auge de las nuevas tecnologías y la posibilidad de jugar desde cualquier lugar, factores clave en este crecimiento. Por su parte, los casinos físicos observan como sus salas se vacían de los clientes que prefieren la comodidad del hogar para realizar sus apuestas.

Existen muchas diferencias entre jugar online y jugar en los casinos físicos. Los gastos que conlleva la visita a un recinto de juegos de azar es una de las principales causas del apogeo y la popularidad de los casinos online. Aunque es cierto que todavía existen los ‘románticos’ que prefieren tocar las fichas, las cartas y poder tratar con el resto de jugadores o con los crupieres.

Para empezar, la primera diferencia que se encuentra entre los casinos físicos y las salas de juego online es que mientras los primeros cobran entrada por acceder a ellos, los segundos permiten que el usuario entre y salga sin ningún coste. Con un simple proceso de registro, el jugador podrá tener acceso a una gran variedad de juegos. Entrar a los casinos en España suele tener un coste medio de tres euros, aunque en la actualidad muchos de ellos han implantado bonos de entrada de una semana, un mes, un trimestre o un año para intentar competir con la gratuidad de los salas de juego online.

No sin chaqueta

Pero la entrada no es el único peaje que el jugador ha de superar. Para acceder a los casinos online sólo hace falta cumplir dos requisitos indispensables: ser mayor de edad y no estar en la lista de jugadores con problemas de ludopatía. En los físicos, las exigencias son mayores. La vestimenta es un aspecto a cuidar si el jugador no quiere quedarse fuera del local. En la mayoría exigen unas mínimas normas de protocolo que suelen obligar a los hombres a portar una americana, o incluso, un traje en los más elitistas. Además hay que añadir los costes del desplazamiento y el de servicios como pudiera ser el de guardarropas.

Pero los aspectos más atractivos de la salas online y por los que muchas veces suelen ganar la batalla a los casinos físicos son las apuestas mínimas y la variedad de apuestas. Lo normal es que las apuestas mínimas en las tragamonedas online sean más bajas. En la mayoría de casas, con sólo un céntimo el usuario puede acceder al juego. En una tragaperras física es imposible jugar con una cantidad tan baja.

En cuanto a las mesas de juego, en los casinos online hay mucha variedad de apuestas. El jugador puede apostar desde muy pocos céntimos de euro hasta elevadas apuestas tanto si se juega a la ruleta como al blackjack o al resto de juegos de casino. La diferencia se puede palpar si se visita casinos como el de Barcelona o Madrid en los que la apuesta mínima para poder entrar en la ruleta ronda los 2,5 euros de media.

Sin límite de horarios

La comodidad de jugar desde casa no sólo se refleja en los costes o en la vestimenta. La posibilidad de apostar a cualquier hora del día es otro de los aspectos mejor valorados por los jugadores. Los casinos físicos poseen muchas limitaciones de horario. Las salas de juego suelen abrir a media tarde y permanecen cerradas por la mañana. Sin embargo, en los casinos online el jugador tiene la posibilidad de disfrutar de la adrenalina del juego sea cual sea la hora.

Por último, el aspecto geográfico juega, y nunca mejor dicho, un papel importante en la lucha entre lo físico y lo online en las salas de juego. Por norma general, un ciudadano sólo puede acceder al casino más cercano a su hogar, el cual tendrá unas restricciones en cuanto a juegos y apuestas que no permitirán al usuario disfrutar exactamente de las condiciones que busca.

Por el contrario, en los casinos online, el jugador puede acceder a cualquiera de los casinos que tienen licencia para operar en España. Gracias a esto, siempre podrá elegir la mejor opción y los mejores bonos de bienvenida dependiendo del juego al que quiera jugar. En la actualidad, la competencia por ofrecer el mejor bono para jugar a la ruleta online, que es uno de los juegos más populares, es feroz. A mayor competencia, más beneficio para el usuario. Sin embargo, la rivalidad entre los casinos físicos es escasa, porque es muy raro encontrar dos de ellos cerca el uno del otro.

Como en casi todos los sectores, el futuro de los casinos parece estar destinado a acabar absorbido por completo por la nuevas tecnologías e internet. La diversión y la posibilidad de ganar dinero está a tan sólo un click.

Fuente: estrelladigital.es