Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Uruguay a las puertas de su nueva ley para el sector de juego

Uruguay a las puertas de su nueva ley para el sector de juego

Antes de terminar este semestre, el Ministerio de Economía aspira a que Diputados apruebe el proyecto de ley que creará un organismo rector y otro de contralor de los juegos de azar, y esta misma semana los involucrados en el negocio empezarán a ir al Parlamento a dar sus puntos de vista. Sin embargo, el oficialismo aún no tiene asegurados los votos para su aprobación.

El proyecto del Gobierno uruguayo propone una reestructura institucional para los juegos de azar, al crear la Administración Nacional de Casinos y Juegos de Apuestas del Estado, como un servicio descentralizado; y por otro lado, crea la Dirección Nacional de Contralor de Apuestas de Juegos de Azar.

Según la exposición de motivos, se mantienen los principios tradicionales del país para los juegos de azar; y el Estado seguirá teniendo el monopolio del juego; se protege al consumidor y el reparto de dividendos se hará en forma solidaria, volcando recursos a causas sociales.

Respecto a los juegos online, se reconoce que es una discusión que plantea desafíos a las normas vigentes, a los monopolios, a las administraciones tributarias y a los organismos recaudadores. El proyecto establece además sanciones que pueden ir desde una observación, revocación de permisos, multas y prisión para los que exploten juegos sin autorización.

Uno de los artículos del proyecto, que la oposición mira con desconfianza, es el referido a la conducción que tendrá la Administración Nacional de Casinos y Juegos de Apuestas del Estado: la propuesta oficial sugiere “un director general” que será designado por el Poder Ejecutivo.

A nivel del Partido Nacional se entiende que esa persona tendrá el poder absoluto para tomar decisiones en las que hoy interviene el Poder Legislativo. El Ejecutivo, según el texto enviado al Parlamento, propone que haya “procedimientos competitivos” para otorgar permisos de juego en cualquiera de sus modalidades.

Apoyos y oposiciones a nivel político

A nivel político, el Frente Amplio busca unificar posiciones en su interna, mientras que en la oposición, el diputado Jorge Gandini (Alianza Nacional) fue crítico y marcó su “total rechazo” a la autorización de los juegos online. También se opone a que un organismo, de una sola persona en su dirección, tenga la discrecionalidad para definir toda la política de juego.

Gandini comentó al diario uruguayo El Observador que la discusión en el Parlamento fue varias veces relegada, y que nadie del oficialismo “le pone el hombro” en la comisión de Hacienda, donde está radicado el proyecto. En su opinión, con la iniciativa “se está ante un cambio radical de las reglas de juego, al crearse un organismo que sustituirá la actual estructura administrativa, y tendrá poder para autorizar nuevos tipos de juegos que hasta hoy sólo se pueden aprobar por ley, como pasó con los casinos, el 5 de Oro, o el Supermatch”, explicó.

Una visión distinta tiene el diputado frenteamplista Oscar Groba (Espacio 609) para quien en este tema se buscará “un amplio consenso político con todos los partidos”. Opinó que el proyecto –que redactó el Ministerio de Economía y la Dirección Nacional de Casinos– “busca la mejor forma de regular una actividad y que el control se ejerza desde un organismo especializado”.

Su colega Gonzalo Mujica (lista 2121) comentó que en una primera lectura, el texto le pareció bien, porque “lo peor es dejar las cosas como están, donde lo que hay es un gran agujero negro”. Vinculado a las tragamonedas barriales, el diputado acotó que es partidario de “regular” y se definió como “no prohibicionista”.

La iniciativa genera resistencia –además de en la oposición política–, ya que consideran que de aprobarse una modalidad para las apuestas por Internet –algo que está contemplado en el proyecto– podrían aumentarán los casos de ludopatía. Actualmente, Uruguay tiene 25.000 ludópatas y se proyecta que esa cifra trepe a 40.000 en los próximos seis años, según datos aportados por Oscar Coll, director del programa de prevención y tratamiento del juego patológico, que funciona en la órbita de la Universidad de la República.

Su posición la explicará a los diputados de la comisión de Hacienda, que a partir de esta semana empezarán a recibir a diversas delegaciones de representantes de casinos privados, y a quienes operan en un régimen mixto con el Estado, así como a representantes de otros juegos de apuestas, quienes también serán invitados al Parlamento.

Fuente: El Observador (Uruguay)