Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Euskadi promueve un nuevo sistema de autoexclusión

Euskadi promueve un nuevo sistema de autoexclusión

Orientado a videojuegos online, está inspirado en el sistema de autoexclusión de juegos de azar.

Resumir implica riesgo de simplificar, pero explicar de manera exhaustiva en qué consiste la Ley de Atención Integral de Adicciones y Drogodependencias equivale a perderse en la densidad de 97 artículos desarrollados a través de numerosos puntos de frondosas explicaciones. La norma ya nació con dos titulares. No se puede fumar en instalaciones deportivas, aunque queden al aire libre. Y el cigarrillo electrónico queda equiparado al tabaco, quedando, por tanto, prohibido su consumo en espacios públicos.

Pero la ley contiene otras muchas medidas para la «promoción activa de una cultura de la salud que fomente hábitos de vida saludables y que incluya la modificación de actitudes y comportamientos de la sociedad hacia las adicciones», según recogen sus principios rectores. Por su consumo, el alcohol y el tabaco acaparan buena parte de protagonismo, pero el documento publicado en el Boletín Oficial del País Vasco también regula el vapeo o las adicciones comportamentales -tecnologías digitales y videojuegos-, además de establecer un régimen sancionador.

¿Cómo controlar las nuevas tecnologías?
La nueva norma no es ajena al contexto de la era de la información y al desarrollo de las nuevas tecnologías. De hecho, establece «limitaciones sobre la oferta de medios susceptibles de generar y promover el uso excesivo de las tecnologías digitales y sus nuevas aplicaciones». Aviso a navegantes de los dichosos smartphones, objeto de una nueva clase de dependencia.

La ley contempla promover el diseño de programas que permitan controlar y limitar el tiempo de conexión a internet, a las redes sociales y a los videojuegos. También propone diseñar «un sistema de autoexclusión de acceso a videojuegos en línea, similar al existente en el ámbito de los juegos de azar»

Fuente: diariovasco.com