Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

“Se amañan hasta los córners”

“Se amañan hasta los córners”

Un corredor de apuestas profesional, especialista en detectar amaños, denuncia cómo las mafias se están adueñando del fútbol.

“¿Si se amañan partidos en Primera? Por supuesto. Te llama el hermano de un delantero para que apuestes 30.000 euros a un resultado de su equipo”

“En Tercera y en Segunda B, la competición se ha podrido en apenas dos años. A los futbolistas les interesa más amañar que jugar”

Empecemos por lo más importante: ¿se amañan partidos en Primera División?

Hombre, por supuesto. Es muy difícil, porque hay muchos ojos observando, pero se hace. Y no sólo arreglos deportivos a final de temporada: arreglos por dinero y en noviembre. Este año, por ejemplo, yo he tenido información de varios partidos. Pero lo que es sangrante es lo que pasa en Segunda B y Tercera.

¿Por qué?

El año pasado, en la última jornada de Tercera, de 180 partidos yo tenía información de unos 20 amaños. Si ponéis que al menos un 40% de los partidos estaban amañados en esa última jornada no os equivocáis. La última fiebre son los córners. Es una genialidad.
Javier lleva cerca de 10 años trabajando, profesionalmente, como corredor de apuestas en el fútbol español -lo que quiere decir, en gran medida, corredor de amaños-. Hace unos meses, al igual que las empresas contratan a los hackers que logran burlar sus sistemas informáticos, una casa de apuestas logró hacerle cambiar de bando. En vez de engañar al sistema, pasó a defenderlo.

Concede esta entrevista a condición de proteger su anonimato. No sólo porque también quiere criticar a las casas: «Saben que las apuestas en Segunda y Tercera están podridas, pero no lo denuncian y engañan a sus clientes». También por precaución: «Yo muevo dos millones de euros, pero a veces, con corredores en verdad potentes, he tenido miedo por mi integridad. Son verdaderas mafias». Y cuenta cómo, por ejemplo, hace cinco años unos ucranianos le ofrecieron a un club de Primera comprarle, «cuando ya estaba salvado», los cinco últimos partidos de liga.