Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Portugal gastó más en Juego

Portugal gastó más en Juego

Los ingresos brutos de los casinos, bingos y juegos operados por la Santa Casa de Portugal aumentaron en el primer trimestre del 2016 un 32% en comparación con igual período del pasado año. En total, los portugueses gastaron 762,5 millones de euros, es decir € 183 millones más que en los primeros tres meses del 2015.

Los números reflejan el fuerte peso de la Santa Casa da Misericórdia de Lisboa, cuyas ventas brutas también se incrementaron un 36%, a 678,8 millones de euros. El desempeño de la institución se ve influenciada por el nuevo juego de apuestas deportivas, lanzado en septiembre de 2015 y que representó el 13% de los ingresos en el primer trimestre. En enero, por ejemplo, las ventas de los juegos que opera la Santa Casa se incrementaron en un 44%, en comparación con el mismo mes de 2015, a 243 millones de euros. Alrededor del 12% de esta cifra se logró con el juego denominado “Placard”.

Los juegos operados por el estado, que incluye Euromillones y Raspadinha, representan el 89% de la actividad del juego público. Las apuestas y los juegos ofrecidos por las salas de bingo y casinos, representan una pequeña parte de los ingresos brutos totales. Este año, con la concesión de las primeras licencias de juego online, será posible tener cifras más completas sobre esta actividad. Betclic fue la primera compañía en legalizar la actividad, casi un año después de estar en vigor la nueva ley sobre juefgo en Internet. Las dos empresas que operan casinos, como la propia Santa Casa,mopstraron interés en formar parte del nuevo negocio.

Los casinos pasaron por un período de seis años consecutivos de pérdidas hasta el 2015, y este año, son capaces de mantener un rendimiento anual positivo. Entre enero y marzo, los ingresos crecieron un 5% comparado con el mismo período del año pasado, alcanzando los 71 millones de euros. Sin embargo, al comparar el resultado con los trimestres anteriores, hay una desaceleración. Las ventas brutas de las cuatro empresas que explotan las concesiones del juego en Portugal, comenzó a declinar en el cuarto trimestre del año pasado (-6% en el tercer trimestre) y continuó la tendencia de caída trimestral en los tres primeros meses de 2016 (-3%).

En el informe financiero 2015, el Estoril Sol (el grupo propietario de los casinos más grandes del país) se describe que, en general, el sector de las apuestas y el juego tuvo una tasa de crecimiento del 8% y la industria generó ingresos por 288 millones de euros. Pero recuerda que “las pérdidas acumuladas de los ingresos en los últimos siete años ascienden a aproximadamente el 25%, y son de alrededor de 100 millones de euros”. Los ingresos del juego financian el 62% del presupuesto para la promoción del turismo de Portugal.

En el primer trimestre, y de acuerdo con el Servicio de Regulación e Inspección de Juegos, los casinos con más ingresos eran Estoril, Povoa do Varzim, Espinho y Algarve, “concentrando alrededor del 88,8% del total”. Estoril, que lleva un promedio de 2.000 clientes de lunes a viernes y cuya concesión pertenece a Estoril Sol, sigue teniendo “una posición dominante en los ingresos brutos del juego de los casinos en Portugal, lo que representa el 50% del total”.

En ocho regiones con casinos, Figueira da Foz (concesionada a Amorim Turismo) y Funchal (Casino Madeira del Grupo Pestana) fueron los únicos que no lograron que los ingresos se incrementaran en el primer trimestre. Los ingresos cayeron un 11,7% y 8,9%, respectivamente.
Las máquinas de juego contribuyeron a casi el 82% de las ventas brutas entre enero y marzo, es decir, 3,8 millones de euros. También hubo un aumento del 45,6% el el póker.

En el bingo, el crecimiento fue gradual: el incremento trimestral promedio fue del 4.3%. Entre enero y marzo de este año, el volumen de juego (que corresponde al total de ingresos brutos procedentes de la venta de cartones de bingo) aumentó en un 5,3%, a casi € 12,5 millones. Fue la más alta desde el segundo trimestre de 2015.

Fuente:www.publico.pt