Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Cómo ha crecido el mercado de apuestas online

Cómo ha crecido el mercado de apuestas online

En la actualidad, para nadie resulta sorprendente la posibilidad de tomar cualquier dispositivo conectado a Internet y jugar a unas cuantas partidas de póker o hacer algunas apuestas deportivas. Sin embargo, esto no siempre fue posible, al menos no de forma totalmente legal.

La regulación de las apuestas online es un fenómeno relativamente reciente en España que apenas inició en 2011. A pesar de que ha pasado poco tiempo desde la promulgación de dichas leyes, su impacto ha sido considerable.

Una mirada en retrospectiva
Antes de la creación de la Ley 13/2011, era posible jugar en casinos online, aunque de manera irregular. En ese entonces, operadores extranjeros prestaban sus servicios en el país en un marco poco regulado, mientras los casinos físicos presionaban a las cortes para que declararan a los juegos de azar online como una actividad ilegal.

Viendo este panorama, el gobierno español decidió tomar cartas en el asunto y regular todo el sector de apuestas por Internet. De esa manera, el ente regulador buscaba proteger a los jugadores de prácticas ilegales y ludopatía, mientras percibía ingresos adicionales por impuestos.

El 1 de junio de 2012, la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), organismo encargado de velar por el cumplimiento de las normas mencionadas anteriormente, entregó las primeras 53 licencias a empresas tanto nacionales como extranjeras. A pesar de la cantidad de licencias, 5 operadores lograron hacerse de la mayor parte del mercado español: Bet365, PokerStars, Bwin.Party, William Hill y 888.

En un principio, los únicos juegos autorizados eran loterías (que siguen siendo controladas por el gobierno), apuestas, rifas, concursos y juegos de mesa como póker, bingo, ruleta, Blackjack y bacará. Sin embargo, en 2014 el gobierno español amplío el catálogo de juegos permitidos para incluir tragaperras y apuestas cruzadas, lo que trajo mayor variedad a los jugadores de casinos online.

No todo es color de rosa
Los mayores beneficiados con las nuevas leyes son, por supuesto, los operadores de juego online, los jugadores y el gobierno español. No obstante, el sector de los casinos físicos ha sufrido un gran impacto del que posiblemente no pueda recuperarse.

La incursión de las apuestas online, sumado a la crisis que afectó a la economía a nivel nacional, ha hecho que los casinos físicos no queden bien parados. Grandes proyectos como Las Vegas Sands, avaluado en 35.000 millones de dólares, fueron cancelados por el panorama negativo. De igual forma, Codere, la mayor multinacional de apuestas de España, está a un paso de la insolvencia.

Panorama del juego online hoy en día
Las cosas no podrían estar mejor para las apuestas online. Tal como reporta la revista online VegasMaster, portal especializado en noticias del mercado de apuestas en España, en el primer trimestre de 2016 los españoles apostaron por Internet 2.661 millones de euros, lo que representa un aumento del 33% con relación al trimestre I de 2015. Según pronósticos de la DGOJ, se espera que en el transcurso del presente año la cifra de apuestas alcance los 10.000 millones de euros.

Entre las actividades favoritas de los jugadores online están las apuestas deportivas, el Blackjack y la ruleta.

Estas cifras parecen demostrar que la industria de las apuestas online seguirá consolidándose en los siguientes años, mientras los casinos físicos siguen perdiendo su popularidad.

Fuente: madridiario.es