Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El 12.5% de los adolescentes apuesta online

El 12.5% de los adolescentes apuesta online
ESPAD es uno de los proyectos más ambiciosos del continente, que realizan los equipos de investigación independientes de más de 40 países. Se trata del informe de mayor envergadura en materia de investigación internacional sobre el uso de sustancias adictivas en adolescentes a nivel mundial. La meta del proyecto es recoger datos comparables sobre el consumo de sustancias entre la población situada entre los 15-16 años de edad, adolescentes escolarizados, en tantos países europeos como sea posible.
Los juegos de azar online para adolescentes europeos, de acuerdo a un artículo publicado por The Guardian, son una pesadilla para los familiares de los menores. Uno de cada ocho adolescentes varones visitan con frecuencia las páginas de juegos de azar en internet, según una encuesta realizada a 96.000 estudiantes procedentes de 35 países del continente.
El trabajo evidencia que, factores de preocupación históricos, como el tabaquismo y la bebida, ya no son tan preocupantes entre los escolares adolescentes, pero a la vez surgen nuevas situaciones que mantienen en vilo a padres, tutores y profesores.

El juego online es mucho más frecuente entre los varones (39%) que entre las mujeres (7%).

 Aparecen nuevos peligros, como el exceso de tiempo que pasan delante de las pantallas, interpretadas como las nuevas drogas psicoactivas del siglo XXI. Los resultados del trabajo muestran que Internet no sólo es una parte integral de la vida diaria para la actual generación de adolescentes, sino que se han generado preocupaciones sobre su uso adictivo.
La población adolescente europea utiliza Internet una media de 5,8 días a la semana. El 83% de las niñas que lo hacen utilizan los medios sociales con más frecuencia que los varones, que lo hacen en un 73% de los casos. El juego online, en cambio, es mucho más frecuente entre los varones (39%) que entre las mujeres (7%).

El dato es más que alarmante si se tiene en cuenta que los juegos de azar online están prohibidos en muchos países europeos.

 Uno de cada ocho adolescentes varones (el 12.5% de los encuestados) asegura que ha participado activamente en juegos de azar con frecuencia en los últimos 12 meses. Las tasas más altas de adolescentes volcados a los juegos de azar online se registran en Croacia, Chipre, Finlandia, Grecia, Montenegro y Eslovenia.
Los autores del estudio afirman que deben adoptarse medidas urgentes «para evitar que los adolescentes desarrollen problemas asociados con los juegos de azar, tales como deudas, déficits psicológicos y desventajas sociales, entre otros».
Las tasas más altas para ese tipo de juegos entre el segmento de varones adolescentes se encuentra en Dinamarca (64%), Suecia (58%), Estonia (55%), Noruega (52%) y Finlandia (51%). A las niñas les interesa mucho menos este tema, con una participación que alcanza el 28% en Dinamarca, el país en la cima del ranking.
Javier Urra, psicólogo adscrito a la Fiscalía de Menores de Madrid y exdefensor del Menor de esta Comunidad cuenta con gran experiencia en el tratamiento de casos de este tipo. Sostiene que no le sorprenden los resultados del informe ESPAD. y se centra de lleno en el escenario en España: «Coincidimos plenamente con los autores de la encuesta. Los juegos de azar online son para los adolescentes españoles la nueva psicoadicción del Siglo XXI. El consumo de juegos de azar se ha disparado en este país entre los chavales porque responde, antes que nada, a una cuestión cultural. Hasta hace poco, la camiseta del Real Madrid, uno de los clubes más populares del mundo, llevaba la publicidad de la mayor casa de apuestas online. En las radios, en la televisión y en el universo digital son cada vez más frecuentes los anuncios de este tipo de empresas», asegura.

«El juego de azar está arraigado en la sociedad española. Los adolescentes lo ven y lo asumen de este modo».

 En su opinión, «el juego de azar está arraigado en la sociedad española. Los adolescentes lo ven y lo asumen de este modo. Se reflejan muchas veces en adultos que no les envían el mensaje adecuado. Confunden azar con posibilidades de éxito, y no con esfuerzo. Y las consecuencias no solo son disgustos económicos para ellos y sus padres. Hay otras más graves».
En la misma línea, asegura que “en España está prohibido que los menores de 19 años participen de apuestas online, pero existen diversas argucias para que lo hagan de manera cotidiana. Por ejemplo, que alguien mayor abra una cuenta o les faciliten los datos de su tarjeta de crédito, con la promesa de que compartan sus supuestas ganancias. Ése es otro de los términos arriesgados: ganar y perder. Se confunde el bienestar con el dinero».
Además, Urra señala que «el juego de azar online, como todos los juegos, es muy adictivo. Vemos casos todos los días de adolescentes que pierden su capacidad de atención en los estudios, cambian de amigos, los pierde… Hemos observado situaciones de chavales que esperan a que abran unos grandes almacenes en España, a las 10.00 h, y en vez de ir al colegio se dedican a jugar online desde los ordenadores del lugar, durante todo el día».

«Debemos dirigir otro mensaje a los adolescentes. Decirles que por algo los menores no pueden entrar en los casinos, porque esta es una actividad altamente adictiva».

Desde el punto de vista del psicólogo, «debemos dirigir otro mensaje a los adolescentes. Decirles que por algo los menores no pueden entrar en los casinos, porque esta es una actividad altamente adictiva. Reitero que en la sociedad española el juego y las posibilidades de triunfo mal concebido tienen gran cabida. Ahí está el caso de la Lotería y otros».

Reino Unido es uno de los países donde se registra un mayor aumento de casos en los últimos años.

Del 31% de los adolescentes que realizaban apuestas online en 2007 ha pasado al 44% en 2015. «La investigación sobre factores asociados con el juego indica que el inicio temprano, los amigos del sexo opuesto, y la poca mediación parental, aumentan el riesgo para los juegos. En un gran nivel de casos se demuestra que está relacionado con la intimidación en los niños y la satisfacción de vida más baja en las niñas», informa el trabajo.
La sexta edición de la encuesta Espad ha incluido por primera vez preguntas sobre el uso de internet entre los adolescentes. También muestra que el consumo de drogas ilegales se mantiene estable (con un promedio del 18% de los adolescentes que dicen que haber consumido una sustancia ilícita al menos una vez en su vida). El cannabis sigue siendo la droga más popular y la más fácilmente se encuentra a su alcance.
Un 4% de los adolescentes europeos declara haber probado las nuevas sustancias psicotrópicas (NPS) (a menudo aludidas como «drogas legales» que imitan los efectos de las drogas ilícitas más tradicionales). La encuesta muestra que ahora éstas se utilizan con más frecuencia que las anfetaminas, el éxtasis, la cocaína o el LSD. El consumo más alto de NPS se concentra en Polonia, Estonia, Bulgaria, Croacia e Irlanda.

Una gran mayoría de los encuestados (el 54%) admite que nunca han fumado y menos de una cuarta parte (el 21%) dicen que son «fumadores actuales». El 56% de los encuestados ha admitido que «ha bebido un poco» en el mes anterior a la encuesta. El 46% afirmaron haberlo hecho el año anterior

 En cuanto al alcohol, el 56% de los encuestados ha admitido que «ha bebido un poco» en el mes anterior a la encuesta. El 46% afirmaron haberlo hecho el año anterior, pero los investigadores de esta iniciativa consideran que lo que más hay que tener en cuenta son los «episodios de consumo excesivo», que siguen siendo una preocupación entre los chavales de entre 15 y 16 años de edad, con niveles sin cambios en los últimos 20 años. Es decir, el número de consumidores con serios problemas de alcoholismo se ha mantenido estable en las últimas dos décadas.
Para los autores del estudio existe una creciente evidencia de que el uso excesivo de Internet, los juegos y apuestas online tienen el mismo peligro para llegar a ser adictivo en el mismo nivel que quienes consumen sustancias psicoactivas. Además, observan que hay un fuerte vínculo entre el uso de drogas, incluyendo el tabaco y el alcohol, y los comportamientos de riesgo tales como los juegos de azar online: «Es necesario hacer un esfuerzo especial para prevenir el consumo de sustancias y la participación de menores en los juegos de azar, así como el uso excesivo de internet y los juegos en la infancia y la adolescencia», finaliza el trabajo.