Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Rumores de fusión entre William Hill y Amaya

Rumores de fusión entre William Hill y Amaya

Tras rechazar la opa de 888 Holdings y Rank Group en agosto, William Hill negocia su fusión con la canadiense Amaya en una operación valorada en unos 4.600 millones de libras (5.100 millones de euros).

El sábado pasado ambas compañías confirmaron que están en conversaciones para una posible fusión de sus negocios. Tanto la casa de apuestas británica como la canadiense atraviesan por un momento delicado. La fuerte competitividad del sector y un mayor incremento de los gastos en impuestos han provocado una ola de fusiones y adquisiciones en el mercado de las casas de apuestas.

William Hill, la casa de apuestas con mayor número de tiendas físicas de Reino Unido, rechazó el pasado mes de agosto una oferta de compra de 888 Holdings y el operador de casinos Rank Group por considerarla “oportunista y compleja”. William Hill, no obstante, necesita aliarse con otro peso pesado del sector para hacer frente a unos gastos que se han incrementado notablemente por las tasas que el Gobierno británico ha aplicado recientemente al juego online.

Una posible fusión con Amaya permitiría a William Hill reforzar su negocio de póker online ya que la canadiense es propietaria de PokerStars, el mayor negocio de póker online del mundo. La operación también sería beneficiosa para Amaya, que ha tenido problemas para hacer crecer su brazo de apuestas deportivas. Ambas compañías negocian una fusión entre iguales para crear un gigante mundial de apuestas online. La operación, que rondaría los 4.600 millones de libras, “está en consonancia con los objetivos estratégicos de William Hill y Amaya y crearía un líder internacional en el sector de apuestas deportivas, póker y casino online”, según explicaron el fin de semana ambas empresas.

Un negocio diversificado
La empresa resultante de la fusión obtendría un 60% de sus ingresos de las apuestas online y el 40% restante de operaciones cursadas en sus tiendas físicas, tanto en Reino Unido como en Nevada (EEUU). Además, tendría un negocio muy diversificado dentro del sector de las apuestas online. Así, el 40% de los ingresos procederían de las apuestas deportivas, un 25% del póker y el resto, de los juegos de casino. William Hill y Amaya se beneficiarían de la venta cruzada de productos a sus clientes. La empresa británica, por ejemplo, tendría acceso a los 100 millones de clientes de PokerStars.

La unión de ambos negocios supondría un ahorro de unos 100 millones de libras en costes en un momento, el actual, en el que los gobiernos están aumentando los impuestos y las regulaciones del sector. Esta mayor presión fiscal ha reducido los márgenes de beneficios de las casas de apuestas, obligando a muchas de ellas a optar por matrimonios de conveniencia para seguir siendo económicamente competitivas.

La unión hace la fuerza
Las compañías del sector se han visto obligadas a reinventarse para hacer frente al progresivo aumento de los gastos. La mayor presión fiscal y la fuerte inversión tecnológica que deben realizar para no perder peso en el mercado de las apuestas online, ha llevado a las empresas del sector a hacer suyo el lema ‘La unión hace la fuerza’.

El baile de fusiones y adquisiciones comenzó en el verano de 2015 con LadBrokes y Gala Coral, en una operación de 3.000 millones de euros. Los siguientes en unir fuerzas fueron Betfair y Paddy Power, cuya fusión se valoró en 8.000 millones. Poco después el fondo de inversión GVC compró Bwin por unos 2.000 millones. William Hill y Amaya podrían ser las siguientes en dar el paso.

Fuente: Expansión