Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

La querella contra Bet365 admitida a trámite

La querella contra Bet365 admitida a trámite

El operador de apuestas deportivas a través de Internet Bet365 se sentará en el banquillo por vetar y expulsar a jugadores profesionales.

Una plataforma de afectados se ha unido para llevar a los tribunales a la empresa y han tenido éxito, ya que el Juzgado de Primera Instancia número 59 de Madrid ha admitido a trámite la demanda presentada por el despacho Fábrega Abogados, que representa legalmente a la plataforma.

La admisión ha trámite se ha producido después de que la plataforma de jugadores presentara la correspondiente reclamación ante la Dirección General de la Ordenación del Juego (DGOJ), organismo dependiente del Ministerio de Hacienda.

La demanda es una reclamación civil para que Bet365 retire una serie de cláusulas en los contratos que utiliza para vetar a los jugadores ganadores “de forma abusiva y contraria a derecho”. Aunque el nombre comercial de la compañía es Bet365, la denominación de la empresa en España es “Hillside España Leisure S.A.”.

En la demanda, los afectados acusan a Bet365 de “limitar y producir cierres de cuentas de forma masiva e indiscriminada, casi siempre a las cuentas que obtienen ganancias. El abogado que ha presentado la reclamación civil, Ricardo Fábrega, ha explicado que su objetivo es lograr la nulidad de tres cláusulas concretas por considerarlas “abusivas”.

La primera de las cláusulas que han originado la demanda es la 4.2 del apartado B, dedicada al “registro de usuario de Bet365”. En esta disposición la empresa “se reserva el derecho de cerrar o suspender el registro de usuario de un cliente en cualquier momento y por cualquier motivo”, tal como informa en su página web.

Otra de las cláusulas que los afectados consideran “abusiva” y, por lo tanto, “nula” es la 1.1 del apartado D, relativo a los “procedimientos de apuesta”. En ella “Bet365 se reserva el derecho de denegar, total o parcialmente, cualquier apuesta realizada a su entera discreción”. La tercera condición contractual en discordia es la 1.3, también del apartado D, que la compañía “se reserva el derecho de cancelar una apuesta en cualquier momento”.
El objetivo del despacho de abogados es que los tribunales determinen la nulidad de estas cláusulas, que no son exclusivas de Bet365, sino que “se extienden por la mayoría de las empresas del sector, vulnerando los derechos de los apostantes de forma flagrante”.

Hasta el momento la Dirección General de Ordenación del Juego no ha adoptado ninguna medida para restringir estas prácticas y por ello los afectados han decidido acudir a la justicia ordinaria.

Las casas de apuestas introducen estas cláusulas en los contratos para cubrirse ante su incapacidad por controlar todos los mercados secundarios, es decir, aquellos en los que no existe mucha demanda de jugadores y tienen poca liquidez. Por ejemplo, una liga de fútbol femenina de segunda división de un país extranjero o un campeonato juvenil de deportes que no tienen un seguimiento masivo. Los jugadores se especializan en estos nichos y obtienen grandes rentabilidades, aunque finalmente son vetados por las empresas, cerrando incluso cuentas de amigos y familiares, según denuncian los afectados.

De esta forma, el sector de las apuestas deportivas online se enfrenta a una batalla legal que puede modificar la forma que tienen estas empresas de ganar dinero a costa de los jugadores. El despacho Fábrega Abogados prepara demandas también contra Bwin y William Hill por estafar a los clientes mediante la manipulación indiscriminada de las cuotas y, sobre todo, por vetar a los jugadores ganadores.

“Esto es un caso parecido al de las cláusulas suelo de la banca, donde primero se lleva a los tribunales a una entidad y, cuando el juez da la razón al demandante y declara que las cláusulas son abusivas, es el momento de exigir a todas las entidades que las eliminen de los contratos. Nosotros hemos empezado con Bet365 porque es la mayor casa de apuestas online en volumen, pero después presentaremos reclamaciones similares contra Bwin y William Hill, ya que realizan las mismas prácticas fraudulentas”, explica Fábrega.

Estas reclamaciones se producen en un momento en el que el sector del juego a través de Internet está experimentando una explosión de la demanda sin precedentes. En el primer trimestre del año los españoles apostaron 2.661 millones de euros a través de la Red, lo que supone más de 10.600 millones de euros anuales. El crecimiento respecto al pasado año supera el 30%.

Fuente: okdiario.com