Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

«El juego es un grandísimo negocio en el mundo»

«El juego es un grandísimo negocio en el mundo»

Declaraciones del empresario sevillano Jacob López. Es dueño de Óptima, líder mundial en software de juegos y apuestas online.

A los ocho años tuvo su primer ordenador y a los doce ya hacía software. Cuando cumplió la mayoría de edad, Jacob López (Sevilla, 1975) dirigía sus propias empresas. Su compañía, Óptima, es la primera que se instaló en Torre Sevilla, donde ha establecido su sede social, una oficina que acaba de ampliar, en la que trabajan casi 70 ingenieros informáticos —como él mismo—, la mayoría sevillanos.

—¿Cómo orientó su actividad al mundo del juego?

—Yo trabajaba en una multinacional de juego online, primero como consultor informático y luego como director, y me especialicé en este sector. Surgió la oportunidad de que montáramos una empresa de servicios y así nació Óptima en el año 2012. Creé la empresa en Gibraltar. Empezamos en el polígono Palmones de Los Barrios y hemos mantenido la oficina en las Torres de Hércules. También tenemos un centro de trabajo en Belgrado y una delegación comercial en Londres.

—¿Cómo ha sido esta evolución?

—Óptima ha cogido una dimensión muy grande porque en 2014 compré el negocio a la multinacional en la que trabajaba, Gteth, que después se ha fusionado con IGT. Esta empresa tiene una plataforma de juegos y se quería salir del mercado de las apuestas comerciales para dedicarse solo a loterías estatales. Me ofrecieron quedarme con su negocio en unas condiciones muy ventajosas. Le compramos la plataforma y nos pasaron todos sus clientes. Desde entonces crecemos exponencialmente. El primer año pasamos de dos millones de euros de facturación a cuatro y ya hemos superado los 6 millones. Ha sido bastante fuerte. Se ha dado una confluencia de factores, hemos tenido también suerte, pero hay que estar ahí y atreverse.

—¿Cuál es el plan de negocio?

—De aquí a tres años queremos llegar a 30 millones de facturación y esperamos duplicar el número de empleados: de los 103 actuales llegar a 200. En Sevilla mantendremos entre el 50 y el 60% de la plantilla y seguiremos ampliando Los Barrios y Belgrado. Es un plan muy agresivo y no descartamos la adquisición de otras empresas que ya estamos mirando en el mercado internacional.

—¿En qué consiste la tecnología de Óptima y cuáles son sus clientes?

—Nosotros proporcionamos nuestro software de juegos a empresas como bwin o Bet365. Desde los servidores, a la administración de esos servidores y el desarrollo de la plataforma desde donde se gestiona todo el negocio, se calculan y pagan las apuestas, se procesan los pagos… Todo eso lo hace nuestro software, que es uno de los más avanzados del mundo. A nivel global, solo tenemos un competidor británico, OpenBet, que ha sido comprado por 290 millones de euros. Tenemos 35 clientes en todo el mundo, como NairaBet en África, un operador de juegos online, casinos, apuestas… que factura un billón al año.

—¿Cual es la estrategia de crecimiento de Óptima?

—Nuestro foco está en mercados emergentes y en los nuevos que se vayan regulando. Hay muchos países que todavía no tienen regulados las apuestas y juegos online, como Estados Unidos. En España, donde la norma se aprobó en 2012, tenemos un solo un cliente, Goldenpark.es, de la firma catalana MGA. Ahora crecemos mucho en África y vamos a empezar en Sudamérica. Acabamos de contratar a Juan Mediavilla, un profesional muy reconocido en el sector, que se va a incorporar como director general y va hacer que demos un salto importante.

—¿Por qué el traslado a Sevilla?

—Yo conozco a mucha gente en Sevilla y contraté a muchos trabajadores de aquí. Hubo un momento en que éramos más de 60 sevillanos en Palmones, así que decidimos traernos aquí la central. También tenemos gente de Gibraltar, ingleses, búlgaros… En mayo del año pasado nos trasladamos a Torre sevilla. Fuimos los primeros en entrar en el rascacielos. Pensamos venirnos en febrero, pero las obras se alargaron. Tenemos 68 trabajadores en la sede y acabamos de ampliar dos módulos, con lo que ocupamos ya casi mil metros cuadrados. Aquí están recursos humanos, la dirección corporativa, el desarrollo, la gestión de operaciones y todo el departamento de investigación y desarrollo.

—A simple vista llama la atención que no haya apenas mujeres en la oficina.

—En Palmones tenemos cuatro mujeres de una plantilla de 15. Allí la ratio es mucho más grande. Sin embargo, sí es verdad que cuando hacemos una oferta de trabajo en temas de tecnología, el 90% de los candidatos que nos llegan son hombres y nos gustaría que hubiera más mujeres. Por otro lado, hay perfiles que necesitamos, como jefes de proyectos o gestores de cuentas, que son muy complicados de encontrar. El idioma es otro factor problemático. Nuestros clientes son todos internacionales. En la empresa todos hablamos inglés y en Sevilla, Andalucía y España no se habla bien inglés. Nosotros tenemos que invertir en formación en idiomas para nuestra gente.

—¿El juego es un negocio boyante?

—El juego es un grandísimo negocio en el mundo. Cualquier cliente mío medio puede realizar más transacciones diarias que cualquier banco de España. Eso impresiona. Mi plataforma soporta 65.000 transacciones por segundo por cada cliente; estamos hablando de muchos millones de operaciones. Y después está la gestión de esas transacciones, la seguridad. Nosotros estamos certificados en los estándares más altos. Acabamos de ganar un premio importante de la comunidad internacional de apuestas al mejor producto. La plataforma de juegos aporta el 90% de nuestro negocio, pero tenemos otras líneas, como software financiero para cambios de monedas, somos partners de Oracle y de Microsoft y desde hace 20 años hacemos el software de gestión para la empresa sevillana Automóviles Berrocal.

Fuente: Sevilla.abc.es / E. Freire